Escudo de la República de Colombia
A- A A+

Tiene 18 años y desde hace unos seis dedica, sagradamente de lunes a domingo, entre dos y cuatro horas a su pasión: el patinaje artístico. Gracias a su disciplina Eliana obtuvo oro y plata en el II Campeonato Nacional Interclubes de Patinaje Artístico que se realizó recientemente en Bogotá.

  • Eliana obtuvo oro y plata en el II Campeonato Nacional Interclubes de Patinaje Artístico.

    Eliana obtuvo oro y plata en el II Campeonato Nacional Interclubes de Patinaje Artístico.

  • Eliana Bedoya García tiene 18 años y es estudiante de Ingeniería Física de la U.N. Sede Medellín.

    Eliana Bedoya García tiene 18 años y es estudiante de Ingeniería Física de la U.N. Sede Medellín.

    Eliana, que  también estudia Ingeniería Física en la Universidad Nacional de Colombia Sede Medellín, conoce muy bien la disciplina, el esfuerzo y, en ocasiones, el sacrificio que implica practicar un deporte de manera competitiva y, además, hacer una carrera en una institución que demanda todo su compromiso.

    Según recuerda tenía cinco o seis años cuando empezó su vida deportiva y ajetreada: “practiqué patinaje, natación, atletismo, gimnasia, estuve en pintura, teatro, música… yo estaba en todo, en principio porque mis papás me metían para que aprovechara el tiempo y por eso siempre he sido muy activa, pero poco a poco me salí de cosas y como a los 12 volví a patinar”, cuenta Eliana y es enfática en que ahora el patinaje artístico es casi, casi su vida entera.   

    En el 2012, cuanto tenía 13 años, empezó a competir y la disciplina empezó a traer sus frutos. De las tres modalidades en las que se clasifica el patinaje artístico sobre ruedas en el país: figuras, danza y libre, Eliana compite en dos: figuras, en la que ocupó el segundo lugar y en danza donde se quedó con el primer puesto del Nacional.

    Para ella las medallas son el mejor estímulo a su esfuerzo: “ganar es que el trabajo se vea reflejado. Yo compito con niñas que llevan patinando desde los siete años y superarlas significa que he avanzado muy rápido, de hecho yo no pensé ganarles, pero es una recompensa a la disciplina”, cuenta.

    Cuando Eliana no está entrenando o compitiendo está estudiando, así que su tiempo libre es poco, no obstante, en los espacios de ocio se dedica a leer: ciencia, historia o literatura juvenil; también disfruta tomar fotos y, por su puesto, estar con la familia, su gran apoyo, y con los amigos del colegio o la universidad.

    A sus 18, Eliana tiene clara una cosa: no quiere dejar de patinar. “No me imagino mi vida sin patinar y si me retiro me gustaría no dejar el mundo del patinaje, también me gustaría poder combinar mi profesión con mi pasión”, señala.

    En ese aspecto se refiere a una de sus entrenadoras, la ingeniera Luz Cristina Urrea Castaño, “ella es como mi modelo a seguir en patinaje: es ingeniera química, tiene su empresa de maquillaje artístico, entrena a niñas y sigue siendo deportista. Para mí sería ideal poder combinar todas esas facetas”.

    A propósito, Eliana confiesa que ya empezó aplicar lo aprendido en la carrera en su manera de patinar. Conceptos como torque, apoyo, fuerza, rotación y otros pasan de la teoría a la acción en la manera de patinar de esta jovencita.

    Su futuro, es claro, no lo conoce, pero está trabajando para que su sueño sea en unos años su realidad: Eliana Bedoya García quiere ser una exitosa ingeniera física y seguirá patinando. 

    (FIN/CST)

    05 de mayo del 2017