Escudo de la República de Colombia
A- A A+

Paisajes de Agua, re-componer a Pescaíto, y Ronda Ambiental, núcleos de Vida, fueron las dos propuestas que resultaron finalistas y recibieron mención honorífica en el concurso BID UrbanLab 2016 del Banco Interamericano de Desarrollo, que para su segunda versión tuvo como foco la comunidad del barrio Pescaíto, uno de los barrios más populosos y conocidos de Santa Marta.

  • Una de las propuestas de los estudiantes de la U.N. era generar en el barrio espacios para la reconciliación.

    Una de las propuestas de los estudiantes de la U.N. era generar en el barrio espacios para la reconciliación.

  • Pescaíto es uno de los barrios emblemáticos de la ciudad de Santa Marta (foto tomada de: http://noticias.universia.net.co/net/images/educacion/c/co/con/concurso-universitario-sobre-urbanismo-ofrece-5-000-dolares.jpg)

    Pescaíto es uno de los barrios emblemáticos de la ciudad de Santa Marta (foto tomada de: http://noticias.universia.net.co/net/images/educacion/c/co/con/concurso-universitario-sobre-urbanismo-ofrece-5-000-dolares.jpg)

  • La otra propuesta buscaba solucionar el problema de las inundaciones en el barrio. (Foto tomada de: http://deracamandaca.com/wp-content/uploads/2013/10/Pescaito-colector.jpg).

    La otra propuesta buscaba solucionar el problema de las inundaciones en el barrio. (Foto tomada de: http://deracamandaca.com/wp-content/uploads/2013/10/Pescaito-colector.jpg).

  • Uno de los retos de la Facultad de Arquitectura es formar estudiantes integrales que respondan a los retos que les presenta el entorno laboral.

    Uno de los retos de la Facultad de Arquitectura es formar estudiantes integrales que respondan a los retos que les presenta el entorno laboral.

    Simón Wilches, estudiante de Arquitectura, y Daniel Rendón Herrera, arquitecto, fueron los artificies de la propuesta Ronda Ambiental, núcleos de Vida. Centro Equitativo Pescaíto. Los jóvenes  aprovecharon el actual contexto de posacuerdo y el marco para la paz y con base en ello plantearon un proyecto en torno a la equidad que propiciara la recomposición social.

    “La propuesta era hacer de la arquitectura y el urbanismo la oportunidad para gestar espacios de encuentro para la cultura, el deporte y todo aquello que hace parte de la memoria de la sociedad; no era solo un tema de construcción de edificios bonitos y ciudades bien pensadas sino de elementos constructivos y espacios que permitieran realmente el encuentro ciudadano”, explicó Rendón Herrera.

    Por su parte, el estudiante Diego Alejandro Patiño, que junto a Laura Victoria Echandía, Víctor Manuel Gómez y Catherine Vélez, estuvo al frente de la propuesta Paisajes de Agua, re-componer a Pescaíto, contó que tras identificar el manejo de las aguas lluvia como un problema para la comunidad del barrio, lo tomaron como una oportunidad para abordar el proyecto que presentaron al concurso.

    “Por la urbanización y el suelo tan duro, la tierra no tiene la capacidad de absorber el agua lluvia, entonces el proyecto proponía recuperar esa capacidad del ambiente para auto sustentarse mediante unos ecodren, que son  elementos que permiten que el agua que genera inundaciones vuelva a la tierra en un ciclo constante con ella”, dijo.

    En la segunda edición del concurso BID UrbanLab, que invita a estudiantes universitarios a desarrollar soluciones creativas e innovadoras para los problemas urbanos actuales, participaron alrededor de 120 propuestas provenientes de 16 países de América Latina.

    Para ambos grupos, la participación en este certamen internacional representó la oportunidad de trascender la formación académica y pensarse de una vez en lo que será su futuro entorno profesional.

    “Además  de que es un reconocimiento muy grande saber que fuimos destacados entre 120 propuestas, también es importante esta dinámica de que en cierto tiempo debes resolver problemas físicoespaciales o sociales o económicos y enfrentarse a eso es muy interesante”, destacó el estudiante Diego Patiño.

    Finalmente, los jóvenes resaltaron que en cuanto al componente social, uno de los elementos claves del concurso, la arquitectura debe buscar ser integral y brindar elementos y herramientas que les permitan a los profesionales entender todo tipo de contexto para ofrecer soluciones ajustables las necesidades particulares de cada lugar y comunidad. 

    (FIN/CST)

    1 de marzo del 2017