Escudo de la República de Colombia
A- A A+

Gracias a su trabajo La ciencia en-seña, orientado a potenciar las capacidades de aprendizaje de la población con discapacidad auditiva, la bióloga Mónica Arcila Luna, estudiante de la Maestría en Enseñanza de las Ciencias Exactas y Naturales, recibió el segundo lugar en la categoría Buenas Prácticas Docentes (ciencias naturales), durante la denominada Noche de la excelencia.

  • Los maestros premiados recibieron medalla, trofeo, diploma y un estímulo económico.

    Los maestros premiados recibieron medalla, trofeo, diploma y un estímulo económico.

  • Mónica Arcila Luna, bióloga y estudiante de la Maestría en Enseñanza de las Ciencias Exactas y Naturales de la Facultad de Ciencias.

    Mónica Arcila Luna, bióloga y estudiante de la Maestría en Enseñanza de las Ciencias Exactas y Naturales de la Facultad de Ciencias.

  • Durante la noche de la excelencia se entregaron reconocimientos a 17 docentes y siete instituciones educativas.

    Durante la noche de la excelencia se entregaron reconocimientos a 17 docentes y siete instituciones educativas.

    En 2015 el Ministerio de Educación Nacional creó este evento institucional con el propósito de reconocer a los maestros que se destaquen durante el año por sus prácticas pedagógicas en pro de un mejor aprendizaje de sus estudiantes y con lo cual contribuyen a fortalecer la calidad educativa del país.

    El trabajo de Arcila está dirigido a jóvenes del grado noveno de la Institución Educativa Francisco Luis Hernández Betancur, donde alrededor del 60% de la población presenta algún tipo de discapacidad.

    Los sordos tienen dificultades para aprender a leer en español dado que la lectoescritura está relacionada con la fonología, además  su primera lengua es la de señas; debido al vacío de conocimiento sus competencias en aspectos científicos, sociales, culturales, etc. se retrasan, lo cual los pone en desventaja en el sistema educativo colombiano.

    “Mi trabajo pretende aprovechar las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), para atender este vacío. Aprovechando la plataforma Moodle creamos un curso de genética para que ellos tuvieran todo el material y pudieran estudiar incluso desde casa”, explicó la docente y añadió que los contenidos se trabajaron en formato video tanto en lengua de señas como en castellano, buscando fortalecer la construcción de conocimiento a partir de conceptos y la lectoescritura.  

    Con el apoyo de una intérprete, un modelo lingüístico y un grupo de estudiantes, la docente comenzó a trabajar el curso. “Primero se hizo un listado de los conceptos necesarios, se identificó cuáles tenían seña y cuáles no, revisamos y creamos las señas faltantes para poder construir el material de apoyo, creamos un diccionario de genética virtual donde se encuentra la palabra en español, la seña para esa palabra y el significado en lengua de señas y castellano”, contó. Además, para cada módulo se propusieron actividades de evaluación.

    Según la docente, que ya ajusta dos años trabajando a partir del curso en Moodle, la aceptación de los jóvenes es lo más gratificante pues realmente se ve que están aprendiendo y que disfrutan esta, nueva para ellos, manera de acceder al conocimiento. Tal ha sido el éxito de la propuesta que otros maestros se han interesado en vincular sus contenidos a la propuesta.

    “Respecto al reconocimiento, considero que es valioso en la medida que permite visualizar todas esas otras necesidades educativas que tenemos en el sistema colombiano con los estudiantes, porque no todas las poblaciones pueden medirse igual y creo que es importante que el Ministerio de Educación Nacional reconozca eso y las tenga en cuenta en lo que planean y plantean”, concluyó Mónica Arcila Luna. 

    (FIN/CST)

    3 de febrero del 2017