Escudo de la República de Colombia
A- A A+

Un vicio que lo apasiona, eso es para Juan David Chávez Giraldo el deporte. Este profesor de la Facultad de Arquitectura de la Sede logró medalla de plata en la categoría Máster durante el primer Campeonato Nacional de Aguas Abiertas del 2015, realizado el sábado 18 de abril en Guatapé.

Pese al choque que tuvo con otro nadador en los primeros 300 metros y que le afectó el brazo izquierdo, Juan David mantuvo su rendimiento y logró el segundo lugar en la competencia con un tiempo de 41:30, separado solo por siete segundos del oro.

Este reto era un preámbulo para el Panamericano Master de Natación  que se realizará en Medellín entre el 17 y el 27 de junio. El profesor Chávez, que participará en dos pruebas de natación: 400 y 800 metros estilo libre, y en la competencia de aguas abiertas, se ha estado preparando desde octubre del 2014 para enfrentar este desafío.

La meta para junio es imponer una nueva marca, pues en el panamericano del 2005, realizado en Santo Domingo, consiguió  un récord que se mantuvo hasta el 2011 y “tengo la ilusión de volver a hacer el récord”, dice.

Juan David Chávez entrena seis días a la semana y combina ejercicios en tierra y en agua. Asegura que es importante complementar el trabajo que se hace en la piscina con gimnasio, trote y bicicleta, estos últimos ayudan a mejorar la capacidad aeróbica, lo que resulta conveniente para las pruebas de distancias largas, como la que nadó este sábado.

Además del entrenamiento físico, el deportista resalta la importancia de la preparación psicológica. “El estado mental es fundamental en todos los deportes y mucho más en pruebas de aguas abiertas porque uno tiene que estar preparado para superar cosas impredecibles como la profundidad del agua,  los animales, las condiciones climáticas y de hidratación, en fin, se necesita una fuerza de voluntad grande”. 

El profesor, que siempre ha sido deportista de alto rendimiento, explica que la constancia y la disciplina también son imprescindibles para mantener el nivel. Desde los cuatro años Juan David ha estado en contacto con la natación, por eso asegura que en su vida nadar es como un vicio, una pasión tan necesaria como comer o dormir, que lo ha mantenido siempre equilibrado.

Este deportista consagrado sabe que “en los deportes individuales más que competir o superar al otro, el reto es superarse a sí mismo y estar por encima de las propias capacidades, lo que lo lleva a uno a autoexigirse según objetivos individuales”, expresa. Por eso se mantiene firme en su propósito de volver a hacer record en los panamericanos de junio y dejar nuevamente en alto el nombre de la U.N.