Escudo de la República de Colombia
A- A A+

La Facultad de Arquitectura de la U.N. Sede Medellín, a través de la Escuela del Hábitat, y de común acuerdo con la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia, organizó un programa académico especial que se planteó como objetivo hacer una lectura integral de la problemática territorial en la vereda Granizal del municipio de Bello. En un acto público los estudiantes de la Sede que participaron presentaron los hallazgos.

  • El trabajo se adelantó con la comunidad de la vereda Granizal. Foto cortesia Escuela del Hábitat.

    El trabajo se adelantó con la comunidad de la vereda Granizal. Foto cortesia Escuela del Hábitat.

  • En un acto público se socializaron los hallazgos con la comunidad.

    En un acto público se socializaron los hallazgos con la comunidad.

  • Según el diagnóstico la Característica principal de la vivienda es la autoconstrucción y presenta hacinamiento. Foto cortesia Escuela del Hábitat.

    Según el diagnóstico la Característica principal de la vivienda es la autoconstrucción y presenta hacinamiento. Foto cortesia Escuela del Hábitat.

  • El profesor Fabián Beethoven Zuleta fue el coordinador del programa académico especial.

    El profesor Fabián Beethoven Zuleta fue el coordinador del programa académico especial.

  • Los estudiantes presentaron posibles propuestas de transformación de la vivienda y el hábitat en las que se seguirá trabajando el año próximo.

    Los estudiantes presentaron posibles propuestas de transformación de la vivienda y el hábitat en las que se seguirá trabajando el año próximo.

    Durante el transcurso del semestre, en el que participaron estudiantes de Arquitectura, Construcción, Ingeniería Industrial, Ambiental, Geológica, Historia y otros programas, se hicieron varios talleres de  acercamiento al territorio para analizar aspectos como la infraestructura de la vivienda, las problemáticas de riesgo geotécnico, las condiciones de insalubridad, y problemas de carácter social y cultural.

    “Sobre todo eso hicimos grupos de trabajo y talleres en la vereda y unos laboratorios en la Universidad a los que se vincularon líderes de las organizaciones sociales de Granizal para juntos analizar y pensar las distintas situaciones que afectan a la comunidad”, contó el profesor Fabián Beethoven Zuleta, coordinador del programa.

    La vereda Granizal, que está en jurisdicción de Bello, es un asentamiento informal. Nació hace unos 20 años y alcanza una población de casi 25 mil habitantes, provenientes de diferentes geografías del departamento de Antioquia que han llegado desplazados al territorio. El asentamiento carece de agua potable, energía y alcantarillado, situación que afecta la calidad de vida de quienes allí residen.

    Entre los aportes que se lograron gracias al trabajo de los estudiantes  destacan la construcción del mapa del territorio gracias a un sistema de información geográfica y la categorización de los tipos de vivienda.

    Frente al ejercicio, María Elizabeth Puerta y Jesús Horacio Londoño, habitantes y líderes comunitarios de Granizal, resaltaron la labor y el compromiso de los jóvenes e indicaron que si bien el trabajo adelantado es muy positivo en la vereda, hay algunas problemáticas urgentes que deben atenderse como lo referente a acueducto y alcantarillado.

    Al respecto, Yesika Giraldo y Ana Isabel Quintero, de la Vicepresidencia de Agua y Saneamiento de EPM y quienes estuvieron presentes en el espacio de socialización, indicaron que a través del programa Unidos por el Agua el municipio de Medellín y Bello están generando acercamientos para llevar a la vereda la iniciativa Pila Pública, una estrategia que busca que lugares sin acceso a este recurso puedan acceder a él. 

    Cristian Camilo Marín Correa, uno de los estudiantes que participó en el programa, se refirió a la importancia de lo que se consiguió en Granizal: “fue un trabajo que requirió de mucho compromiso tanto de nosotros como de la comunidad y realmente ambas partes aprendimos mucho, fue un intercambio mutuo que nos permitió generar visiones de futuro para proyectar un mejor territorio”.

    Por su parte, la estudiante Carolina Ossa Atehortúa habló de la necesidad de continuar el trabajo con la comunidad, sobre todo, desde el punto de vista de generar cultura alrededor de temas como el manejo de residuos sólidos, aprovechamiento de espacios, talleres con los niños, jóvenes y personas de la tercera edad, entre otras estrategias que podrían mejorar las condiciones de la población.

    “Antes de entrar a intervenirla se necesita crear consciencia de lo que se puede hacer antes de depender de cualquier estudio técnico, para empezar a generar dinámicas diferentes. Se trata de querer mejorar desde adentro y que los aportes externos complementen ese trabajo”, dijo Ossa.

    En el espacio también participó John Campuzano como representante de la Secretaría de Medio Ambiente de Bello. La idea para el 2017 es que la Universidad siga vinculada a la vereda Granizal a través de un proyecto de extensión solidaria. 

    (FIN/CST)

    12 de diciembre del 2016