Escudo de la República de Colombia
A- A A+

Representantes de las ocho sedes de la Universidad Nacional de Colombia se reunieron en Medellín para hacer seguimiento de su gestión, analizar las prioridades ambientas de la Institución y proponer soluciones al respecto.

  • Esta fue la cuarta reunión del Comité Técnico Nacional de Gestión Ambiental.

    Esta fue la cuarta reunión del Comité Técnico Nacional de Gestión Ambiental.

  • Carmen Elena Zapata Sánchez, directora de la Oficina de Gestión Ambiental de la Sede Medellín.

    Carmen Elena Zapata Sánchez, directora de la Oficina de Gestión Ambiental de la Sede Medellín.

  • Herney Ramírez Franco, coordinador Nacional de Gestión Ambiental.

    Herney Ramírez Franco, coordinador Nacional de Gestión Ambiental.

    El Comité Técnico Nacional de Gestión Ambiental se creó mediante la Resolución 35 de 2012 y sus funciones están dirigidas a la formulación de propuestas y recomendaciones para el desarrollo de la Política Ambiental de la Universidad Nacional de Colombia. Desde agosto de 2016 el Comité, integrado por el coordinador Nacional de Gestión Ambiental, los responsables de las Oficinas de Gestión Ambiental de cada sede y un representante del Instituto de Estudios Ambientales, se reúne mensualmente de manera virtual o presencial. 

    “Este es el cuarto encuentro que hacemos y el segundo presencial. Nosotros reconocemos que hemos logrado muchas cosas pero también que tenemos dificultades porque la U.N. es muy grande y diversa y cada sede tiene un comportamiento ambiental diferente”, dijo el profesor Herney Ramírez Franco, coordinador Nacional de Gestión Ambiental.

    Anualmente la Universidad Nacional de Colombia se somete a la evaluación ambiental del ranking Green Metric el cual mide el estado ambiental de instituciones universitarias y empresas en el mundo. De las más o menos 400 universidades participantes a nivel mundial la U.N. ocupa el puesto 67, en Latinoamérica el cuarto y el primero en el contexto nacional. Si bien esto da cuenta del buen ejercicio de la U.N., Ramírez Franco reconoce que aún falta trabajo.

    “En Bogotá es prioritario atender el problema de los vertimientos y de las calderas que generan material particulado. En Medellín hemos detectado dificultades a nivel de suelos y ha habido derrames de tanques. En San Andrés tenemos situaciones por los manejos en laboratorios y disposición de reactivos. Y en Palmira se consume mucha energía debido al uso de aire acondicionado, para mencionar solo algunos de los temas que tenemos que atender si no queremos exponernos a sanciones”, dijo el funcionario.

    Actualmente, una de las tareas más urgentes del Comité, a fin de lograr un adecuado comportamiento ambiental en todas las sedes de la Universidad, tiene que ver con revisar y actualizar la matriz legal en cuanto a la normativa vigente en el país con respecto a aguas. Ese fue uno de los compromisos asumidos durante los tres días de reunión en Medellín en los que, además, los funcionarios recibieron capacitación técnica en temas como manejo energético, de aguas y riesgos de corrupción, entre otros.

    “La política que manejamos es que debemos garantizar  a la comunidad universitaria en general un ambiente sano desde todo punto de vista: aire, espacio público, manejo de aguas y residuos, etc. Además, nosotros como U.N. tenemos que estar comprometidos con dar ejemplo al país; para ello es que trabajamos”, concluyó el profesor.

    (FIN/CST)

    29 de noviembre del 2016