Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
A- A A+

Con vigencia de cinco años, un convenio marco entre la Sede y la empresa Libero Cobre, dedicada a la exploración geológica de cobre y otros minerales, lo hará posible y permitirá también la transformación del metal. El propósito es contribuir en la transición energética con el desarrollo de motores y generadores eléctricos, por ejemplo.

  • El cobre es una posibilidad para contribuir a la transición energética. Foto: tomada de Pixay.com

    El cobre es una posibilidad para contribuir a la transición energética. Foto: tomada de Pixay.com

  • El CIMEX actualmente evalúa qué cantidad potencial de cobre hay en el proyecto Mocoa. (Imagen de referencia). Foto: tomado de bit.ly/3U4sVml

    El CIMEX actualmente evalúa qué cantidad potencial de cobre hay en el proyecto Mocoa. (Imagen de referencia). Foto: tomado de bit.ly/3U4sVml

  • Luis Hernán Sánchez Arredondo, profesor de la Facultad de Minas. Foto: Oficina de Comunicaciones de la Facultad de Minas.

    Luis Hernán Sánchez Arredondo, profesor de la Facultad de Minas. Foto: Oficina de Comunicaciones de la Facultad de Minas.

    “El mundo va a necesitar cobre en la transición energética, porque tiene propiedades claves que lo hacen importante para ese propósito”, dice Luis Hernán Sánchez Arredondo, profesor del Departamento de Materiales y Minerales de la Facultad de Minas de la UNAL Medellín y líder del proyecto en la Sede.

    Las características más relevantes del cobre son la conductividad eléctrica, que es la más alta de los metales no preciosos; la eficiencia térmica mayor a la del aluminio en un 60%, su facilidad para moldearlo y que es totalmente reciclable, aspectos que destaca el docente.

    Estas particularidades representan ventajas en la medida en que, para la producción de energías limpias se requieren alternativas a la generación por métodos tradicionales, por lo que son necesarios motores (actualmente importados) o generadores eléctricos que se esperan desarrollar con cobre y como parte del convenio, en Mocoa (Putumayo).

    Sin embargo, es la meta a largo plazo. El paso inicial son los análisis de laboratorio que se llevan a cabo con 50 kilogramos del material molido que se evalúa mediante pruebas que emplean técnicas de flotación y de pirometalurgia a fin de determinar la manera más adecuada de obtener el metal de muestras de láminas.

    Según los resultados que arroje el estudio se avanzará hacia la segunda fase que será aumentar la escala de experimentación y pruebas, además de realizar el montaje en el Instituto Técnico del Putumayo, con el cual también se tiene convenio, y socializar el proyecto con la comunidad, primordial “para demostrar que es un proceso limpio de beneficio”, comenta el profesor Sánchez Arredondo.

    En ese sentido, aclara que la etapa actual es de exploración, “no de explotación”. Lo que se está haciendo es buscar yacimientos: “Lo que hay es un pórfido; que es una roca ígnea subvolcánica enriquecida en minerales que contienen cobre, como la calcopirita”, añade.

    En un proceso minero hay tres fases: la conceptual, la pre-viabilidad y la viabilidad. La UNAL Medellín y Libero Cobre, por ahora, trabajan en la primera. Previamente se han hecho perforaciones para la exploración.


    Aportes y formación

    Como parte del convenio marco se realizarán varios proyectos como establecer la línea base de aguas y sedimentos activos finos de corrientes en el área de dos títulos otorgados por la Agencia Nacional de Minería. Al proyecto están vinculados estudiantes de los pregrados en Ingeniería Química, Ingeniería Geológica, Ingeniería de Minas y Metalurgia, y de la Maestría en Ingeniería - Recursos Minerales de la Facultad de Minas.

    Los análisis están a cargo de tres grupos de investigación: Centro Nacional de Geoestadística, que realizará los mapas cartográficos; en Ingeniería y Gestión de Negocios de la Economía Agrominera (Ígnea) y en Tecnologías Aplicadas (Gita).

    “Salir a las aulas, estar en el campo, y relacionarse con las comunidades a ellos los enriquece, porque hacer exploración no es solamente mirar rocas, sino también analizar la parte forestal y lo que hay alrededor de un recurso geológico”, dice el docente Sánchez Arredondo.


    Potencial

    En Colombia, según el profesor, hay posibilidades para encontrar yacimientos de cobre. Actualmente Libero Cobre cuenta con perforaciones con las cuales adquirió áreas de interés que son potencialmente enriquecidas en el metal. Por ahora, menciona, el Grupo de Investigación Instituto de minerales CIMEX está realizando un estudio a fin de establecer la cantidad que puede existir en el proyecto Mocoa.

    Por su parte, para Ian Harris, presidente de Libero Cobre, migrar a materias primas que impulsan la economía mundial es necesario, porque la cantidad de petróleo es limitada y por la crisis climática.

    “Este modelo de cooperación empresa - universidad es el inicio de una colaboración que impactará directamente en el proceso de la transición energética que requieren la región y el país”, mencionó por su parte la profesora Verónica Botero Fernández, decana de la Facultad de Minas.

    La apuesta de la sinergia genera expectativas. El docente Sánchez Arredondo, expone: “Una de las cosas más maravillosas por las cuales me entusiasmé con este convenio es que Libero Cobre es una empresa que tiene muy planeado qué hacer en el futuro en caso de encontrar algo. Hay una manera de medir ventajas y desventajas en el desarrollo de un proyecto minero y es estudiar desencadenamientos hacia atrás y adelante en caso de que resulte algo positivo”.

    (FIN/KGG)

    10 de noviembre de 2022

    window.dataLayer = window.dataLayer || []; function gtag(){dataLayer.push(arguments);} gtag('js', new Date()); gtag('config', 'G-VPLQ9PRSJ3');