Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
A- A A+

Desde 2009 el Voluntariado Universitario y Social de la UNAL Medellín comparte, sobre todo, con población víctima del conflicto de los barrios La Iguaná y Pinares de Oriente, con quienes recientemente desarrollaron una actividad de integración para celebrar a los niños.

  • Las jornadas pueden ser recreativas y culturales o de refuerzo académico. Foto: Unimedios.

    Las jornadas pueden ser recreativas y culturales o de refuerzo académico. Foto: Unimedios.

  • El Voluntariado Universitario y Social de la UNAL Medellín se gestó en 2009. Foto: Unimedios.

    El Voluntariado Universitario y Social de la UNAL Medellín se gestó en 2009. Foto: Unimedios.

  • El Voluntariado Universitario y Social realiza su labor principalmente en La Iguaná y en Pinares de Oriente. Foto: Unimedios.

    El Voluntariado Universitario y Social realiza su labor principalmente en La Iguaná y en Pinares de Oriente. Foto: Unimedios.


    Unamos los corazones / Que haya diversidad / Y que vivamos en paz todos en nuestra ciudad

    Fue solo una estrofa de una de las trovas que interpretó Elías Echavarría, el profeta. A lo cual su compañero Mateo Jiménez, Dinamita, le contestó:

    Que en La Iguaná y en Robledo / y también en cualquier parte / se levante Medellín por la cultura y el arte.

    Ambos mostraron recientemente su arte como trovadores durante una jornada lúdica que organizó el voluntariado institucional de la UNAL Medellín en el marco del Día del Niño. Músicos, bailarines y cuenteros compartieron un rato de esparcimiento con la infancia del barrio La Iguaná, cuya cancha fue el sitio elegido para saltar lazo, jugar fútbol, basquetbol, hula hula y rana.

    Matías Tirado Ramírez, de 7 años, dijo que le gustó, principalmente, pintarse la cara y disfrutar con sus amigos, igual que Wilmar Rojas Martínez, de 9 años, quien se interesó por “todo”, como mencionó, mientras que, María Camila Acevedo, de 14 años, disfrutó de “compartir con muchos niños”.

    De las actividades recreativas y de las presentaciones de cuentería y danza disfrutaron no solo niños sino también adultos como Yajaira Piña, abuela de una de bebé participante, quien comentó que “está muy bueno” que la Universidad “genere estos espacios para los niños, para que se entretengan”.

    La UNAL Medellín “es como si fuera la casa de nosotros, somos vecinos y siento que se trata de una contribución, ya que nos une el comercio y las vías, y lo más natural es que tengamos ese acercamiento. Ha sido maravilloso, porque se han visto los frutos. Los niños acá son muy solos porque los papás trabajan y la idea es hacer cosas lúdicas que complementan el estudio”, mencionó Eliana Melina Ochoa, presidenta de la Junta de Acción Comunal de La Iguaná.

    La campaña de solidaridad, además del componente cultural y recreativo, incluye refuerzos académicos y la entrega de kit escolar, para responder a necesidades ante contextos de bajo nivel educativo, alto porcentaje de repitencia y deserción, como a la difícil situación socioeconómica agudizada por la pandemia y el incremento en el costo de vida, de acuerdo con el profesor Rafael Rueda Bedoya, de la Escuela del Hábitat de la Facultad de Arquitectura de la UNAL Medellín y líder de la iniciativa, para quien “un niño que deserta del sistema educativo es un proyecto de vida que se enreda y se pierde”.

    Para Julián Darío Quintero, estudiante de Ciencia Política y coordinador del Voluntariado Universitario y Social, la labor de servicio social que desempeña es una oportunidad para “fortalecer la integralidad en el conocimiento. Uno no va a la universidad a formarse únicamente en lo académico y laboral sino también como ser humano, en valores, principios y el entendimiento de que hay comunidades que necesitan acompañamiento y calor humano. Es una gratitud muy grande la que uno siente”.

    La campaña de solidaridad continuará en La Iguaná, pero también en el barrio Pinares de oriente. En Ambos lugares el Voluntariado Universitario y Social realizará refuerzos académicos hasta el 20 de mayo y entregarán kits escolares, con la premisa de fortalecer el compromiso ético de la Sede y sus valores asociados, orientadores de la actividad misional y de gestión institucional, además de acompañar a comunidades vulnerables para contribuir en que puedan avanzar hacia la paz territorial.

    (FIN/KGG)

    5 de mayo de 2022