Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
A- A A+

Se vincularon a una jornada de plantación programado por la Vicerrectoría de la Sede, la Unidad de Gestión Ambiental (UGEA) y la Facultad de Ciencias Agrarias de la UNAL Medellín con la que se buscó contribuir con las acciones establecidas por el Gobierno nacional para avanzar en la meta de plantar, al 2022, 180 millones de árboles en el país. 

 

  • Los árboles plantados serán monitoreados. Foto: Unimedios.

    Los árboles plantados serán monitoreados. Foto: Unimedios.

  • La mayoría de asistentes a la jornada de siembra fueron estudiantes de pregrado. Foto: Unimedios.

    La mayoría de asistentes a la jornada de siembra fueron estudiantes de pregrado. Foto: Unimedios.

  • Los árboles plantados servirán para recuperar el Bosque Seco Tropical. Foto: Unimedios.

    Los árboles plantados servirán para recuperar el Bosque Seco Tropical. Foto: Unimedios.

  • La jornada de siembra tuvo gran acogida. Foto: Unimedios.

    La jornada de siembra tuvo gran acogida. Foto: Unimedios.

  • León Morales Soto y funcionarios de la Estación Agraria Cotové dieron indicaciones de cómo hacer la siembra. Foto: Unimedios.

    León Morales Soto y funcionarios de la Estación Agraria Cotové dieron indicaciones de cómo hacer la siembra. Foto: Unimedios.

     

    Aproximadamente en dos hectáreas de la Estación Agraria Cotové, en un terreno restringido al paso del ganado y con un sistema de riego apropiado, estudiantes y funcionarios de la UNAL Medellín plantaron recientemente algarrobo (Hymenaea courbaril), cedro (Cedrela odorata), diomate (Astronium graveolens) y piñón de oreja (Enterolobium cyclocarpum), entre otros.

     

    De acuerdo con León Morales Soto, asesor de la UGEA de la UNAL Medellín en la curaduría del Arboretumy Palmetum de la Sede, los árboles con los que se busca realizar la restauración se pueden convertir en perchas para la avifauna, es decir, las aves se pueden posar en ellos y propiciar así la dispersión de semillas y favorecer la sucesión vegetal.

     

    Según cifras de la Secretaría de Ambiente y Sostenibilidad de Antioquia, la comunidad universitaria y funcionarios públicos plantaron más de 3.600 árboles que donó la Gobernación de Antioquia, y se plantaron con un distanciamiento de tres metros entre sí. Se les aplicó hidrorretenedor que mejora la absorción y retención de agua y nutrientes en el suelo. Según Guillermo Vásquez Velásquez, decano de la Facultad de Ciencias Agrarias de la UNAL Medellín, se espera que la sobrevivencia sea alta: “Aunque haya algún nivel de mortalidad, es indudable que aquí se va a formar un bosque que dé continuidad a otros remanentes”. 

     

    “Cuando eso suceda podremos decir que tuvimos el éxito de constituir un nuevo bosque con el impacto ambiental importante como ser refugio de fauna silvestre, regulación hidrológica, captura de carbono para mitigación del cambio climático”, aseguró. Las plántulas serán monitoreadas a medida que se desarrollen; se les evaluará el crecimiento en altura y diámetro, por ejemplo.

     

    Proteger el Bosque Seco Tropical ante su vulnerabilidad

     

    Santa Fe de Antioquia, donde está situado el área de plantación, es una de las zonas de Bosque Seco Tropical de Colombia. Sin embargo, de este ecosistema solo queda el 8% en el país. La cobertura original está distribuida en seis regiones del Caribe, valles interandinos y Orinoquia, según el Reporte Bio 2020 del Instituto Alexander von Humboldt, que también indica que el 92% del área de pérdida tiene “oportunidades de recuperación y transiciones hacia la sostenibilidad”.

     

    En Santa Fe de Antioquia, específicamente hay 2,7% del total de bosque seco tropical que aún queda en Colombia, según Alejandra Bedoya, ingeniera ambiental de la Secretaría de Desarrollo Rural y Medio Ambiente de ese municipio que en 2022 espera implementar un plan de conservación.

     

    En labores de este tipo las universidades tienen un rol importante y máxime la UNAL Medellín, dijo Morales Soto, por tener a la Estación Agraria Cotové, que es un referente en la región: “Ojalá se pudiera, como lo hemos soñado, establecer protocolos de recuperación de áreas deterioradas y su mantenimiento”, mencionó. En ese sentido, afirmó que se espera que la plantación realizada recientemente sea un laboratorio para aprender sobre la adaptación de las especies y que después se pueda replicar a una escala mayor. 

     

    El secretario de Ambiente y Sostenibilidad de Antioquia, Carlos Ignacio Uribe, también estuvo presente en la jornada de plantación y mencionó que “la invitación es unirnos a cuidar el planeta y decirle sí a su protección”.

     

    La satisfacción de contribuir

     

    Luego del proceso de cargar plántulas, abrir hoyos, plantar árboles y fertilizarlos, labores que llevaron a cabo bajo un sol intenso, algunos con música y entre risas cómplices, los estudiantes se fueron con la satisfacción de contribuir a una causa importante.

     

    Ingrid Ortiz Yepes, estudiante de Ingeniería Forestal, creció en la naturaleza. Eso, dijo, le creó un vínculo con los árboles, y otro gracias a la carrera profesional que eligió. Por eso decidió participar en la jornada de plantación: “Es bonito sentir que puede dejar huella plantando un árbol así no lo vuelva a ver más, porque es algo que aporta a otras generaciones ante el cambio climático, que nos afecta a todos”. Este, consideró, es un servicio que cada uno debería hacer.

     

    Si sus papás lo hubieran visto plantando un árbol no le hubieran creído, manifestó Juan Esteban Herrera Gaviria, estudiante de Ingeniería Ambiental: “Aquí aprendí a hacer el hueco, a saber de cuánta profundidad debe ser. Siento un montón de satisfacción porque uno como joven tiene la responsabilidad de sacar adelante este tipo de cosas porque si no nadie lo hace. Es muy gratificante”.  

     

    En el proceso, contó María Paulina Castro, estudiante de Ingeniería Forestal, también fue interesante retroalimentarse del conocimiento de los profesores y de las personas que laboran en la Estación Agraria Cotové, quienes guiaron a los estudiantes sobre la manera adecuada de realizar la plantación. 

     

    Al plantar especies de árboles propias de la zona se recuperan áreas degradadas por las intervenciones como el pastoreo, la tala y el uso del suelo, según Juan Pablo Arenas, estudiante de Ingeniería Forestal, quien se motivó a asistir a la jornada de siembra para “poner su granito de arena”.

     

    Esa fue, principalmente, la intención de la mayoría. Al terminar la jornada el decano Vásquez Velásquez les dijo: “los árboles que plantaron hoy van a vivir muchos más años que ustedes o sus hijos. Hay un profundo significado en dejarlos allí para que la naturaleza haga su trabajo”.

     

    (FIN/KGG)

    9 de diciembre del 2021