Escudo de la República de Colombia
A- A A+

Con el uso de diversas herramientas pedagógicas y sociales por parte de gremios académicos y empresariales, se motiva hoy en día a los jóvenes a crear empresa y/o emprender dentro de una compañía, generando condiciones favorables para la solución de problemas contemporáneos.

  • Durante el segundo semestre del 2021, la Cátedra Universociedad tocará el tema de las juventudes y su relación con la innovación y el emprendimiento. Foto: reproducción.

    Durante el segundo semestre del 2021, la Cátedra Universociedad tocará el tema de las juventudes y su relación con la innovación y el emprendimiento. Foto: reproducción.

  • “Las empresas buscan hoy personas que promuevan innovación, a través de la capacidad de resolver desafíos, generando impacto que puede venir detrás de la solución a una necesidad”, señala Laura López. Foto: Pixabay.

    “Las empresas buscan hoy personas que promuevan innovación, a través de la capacidad de resolver desafíos, generando impacto que puede venir detrás de la solución a una necesidad”, señala Laura López. Foto: Pixabay.

  • No solo la motivación es suficiente para que en un contexto como el colombiano un joven pueda crear empresa. Foto: Pixabay.

    No solo la motivación es suficiente para que en un contexto como el colombiano un joven pueda crear empresa. Foto: Pixabay.

    Dichas herramientas para el emprendimiento fueron analizadas en la Cátedra Universociedad, espacio virtual gestado por la UNAL Medellín, Comfama y la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia -ANDI Seccional Antioquia- y que en esta ocasión buscó “reflexionar sobre la juventud y las empresas, con el fin de aportar y avanzar en la construcción de mejores condiciones para el desarrollo de estos articulándolos a la actividad económica”, aseguró Fernando Cortés moderador de la cátedra.

    A la conversación fueron invitados Juliana Mejía, responsable de Innovación Educativa de Comfama; Laura López, directora de ANDI del Futuro, y Oscar Jaime Restrepo, docente de la UNAL Medellín y coordinador de Universociedad.

    Retos y trabajo por la juventud

    El emprender no es un asunto ligado directamente a los negocios, es una energía activa que permite que una persona genere procesos y proyectos, dando como resultado un impacto social y económico, según se comentó en la cátedra.

    “En el caso de Comfama, el trabajo con jóvenes comienzas con conversaciones que tuvimos con el Laboratorio de Innovación del Banco Interamericano de Desarrollo, cuando viene con grandes inquietudes de cómo promover el emprendimiento joven en Medellín, por lo que construimos una iniciativa conjunta que posibilitara encontrar estos talentos, desarrollarlos y conectarlos con oportunidades”, comentó Juliana Mejía.

    A raíz de esto se construyó una herramienta que permitió reconocer habilidades fuertes para emprender: confianza, apetito al riesgo, perspectiva frente a la rentabilidad, capacidad de vender ideas, empoderar a otros, determinación, conocimiento y empoderamiento.

    “Llegamos a casi tres mil jóvenes, a los cuales se les ha medido ese talento, seleccionando a quienes tienen estas habilidades y vinculándolos a procesos de mentoría enfocados en sus gustos e intereses. Tenemos en nuestro radar 45 empresas con las que hemos generado conexiones que han abierto sus puertas a estos chicos, para que lleguen y desarrollen procesos intraemprendedores (dentro de las compañías) y rutas formativas”, explicó Mejía.

    Para trabajar por el crecimiento económico juvenil, el sector empresarial colombiano cuenta con la ANDI del Futuro, una comunidad de emprendedores que tienen presencia en siete regiones del país, con 300 compañías agremiadas que promueven diferentes programas con la juventud, mostrando a esta población como transformadora de realidades.

    “Nuestro camino en la ANDI con la juventud inicia hace 15 años, donde identificamos a las personas con un deseo de emprendimiento, haciéndolos cercanos a las dinámicas gremiales. También acompañamos estrategias en públicos universitarios, con semilleros de ideas, vinculando a nuestras empresas con jóvenes, en modelos de negocios digitales, que necesitan personas con un entendimiento diferente de los mercados”, comentó Laura López.

    ¿Qué motiva a las nuevas generaciones a emprender?

    En el conversatorio se plantearon diversas razones por las que los jóvenes buscan rutas de emprendimiento, entre las que se encuentran:

    • La constate pregunta de ¿qué hacer con mi vida y cómo construirme?
    • El sistema educativo vincula a ciertas profesiones y orientaciones educativas, pero para muchos y muchas hay ciertos cuestionamientos frente a querer explorar y continuar el camino académico.
    • El inconformismo positivo frente a entender cómo quiero cambiar las realidades y transformarlas.
    • Mayor aceptación social y visibilidad a los emprendedores.

    “Muchos de los jóvenes que hemos identificado con talento para el emprendimiento no son necesariamente los mejores estudiantes, pues el sistema educativo tradicional no les ha quedado tan a la medida, pero se evidencia una capacidad impresionante para desarrollar soluciones a para las empresas”, señaló Juliana Mejía.

    No solo la motivación es suficiente para que en un contexto como el colombiano un joven pueda crear empresa o ascender dentro de una compañía, pues los procesos de mentorías son fundamentales en este camino.

    “Cuando realizamos un acompañamiento, estudiamos que la idea tenga características de viabilidad, sostenibilidad, innovación y generación de valor. Entendemos que muchos de estos proyectos en su etapa inicial no son rentables, pero parte del proceso de mentorías podrán decirnos si al final lo será o no, por lo que es clave tener equipos multidisciplinarios, saber rodearse de las personas que aportarán a futuro”, aseguró Laura López.

    “En el caso de Comfama iniciamos con el fortalecimiento de talentos del ser, con una mentoría emocional, que nos permite identificar cómo llega la persona al proceso. De allí se vincula a través de sus gustos e intereses a un circuito más a la medida de un sistema de flujo, con mentorías temáticas para fortalecer curiosidades y conocimientos”, dijo Juliana Mejía.

    El rol de la academia en la formación de capital humano

    Teniendo en cuenta los procesos formativos, es innegable el papel de las instituciones de educación superior en la capacidad emprendedora de los jóvenes, siendo esta la primera instancia en la creación de habilidades que le permitan ser competitivo en el mundo laboral.

    “Hay que quitarle el peso a las universidades de que sus graduandos salgan con empresa, pues el papel de la universidad debería ser formar una serie de competencias en su vida profesional, como la búsqueda de información, la innovación o la creatividad, dejándoles muy claro que emprender no es solo crear empresa, es también crecer dentro de una, y ambas son completamente válidas”, comentó Laura López.

    “Creíamos que nuestro papel estaba en formar profesionales que están al servicio de las compañías, pero hemos hecho poco en términos de formar con capacidad de emprendimiento, por lo que surgen competencias diferentes a las tradicionales. Hay que motivar a los jóvenes de nuestros pre y posgrados a que las decisiones que toman son transformadoras, por ejemplo, en la UNAL se ha desarrollado este tema muy de la mano de la formación interior, sus expectativas y retos”, concluyó el docente Oscar Restrepo.

    Para conocer más sobre emprendimiento juvenil, o los demás temas de la Cátedra Universociedad puede ingresar a: https://www.youtube.com/channel/UC9KV1pUV5HznpgvV37ZAP8w

    (FIN/DQH)

    7 de septiembre del 2021