Escudo de la República de Colombia
A- A A+

Fue fundado en 1951 en la UNAL Medellín bajo el nombre de Instituto Forestal, conjuntamente con la creación del pregrado en Ingeniería Forestal. Desde sus inicios se han caracterizado por una visión amplia orientada a la conservación de estos ecosistemas y demás áreas silvestres, además de ser pioneros en la silvicultura de bosques plantados, aprovechamiento de recursos forestales y transformación de bienes de origen forestal. Su legado fue reconocido por empresas, docentes y egresados.

  • Al evento asistieron egresados, docentes y colaboradores de la Facultad de Ciencias Agrarias. Foto: Unimedios.

    Al evento asistieron egresados, docentes y colaboradores de la Facultad de Ciencias Agrarias. Foto: Unimedios.

  • La profesora María Claudia Díez Gómez, directora del Departamento de Ciencias Forestales de la Facultad de Ciencias Agrarias, ofreció una conferencia magistral. Foto: Unimedios.

    La profesora María Claudia Díez Gómez, directora del Departamento de Ciencias Forestales de la Facultad de Ciencias Agrarias, ofreció una conferencia magistral. Foto: Unimedios.

  • Uno de los invitados especiales fue el profesor Jorge Ignacio del Valle. Foto: Unimedios.

    Uno de los invitados especiales fue el profesor Jorge Ignacio del Valle. Foto: Unimedios.

  • Empresas y colaboradores hicieron distinciones al programa de Ingeniería Forestal. Foto: Unimedios.

    Empresas y colaboradores hicieron distinciones al programa de Ingeniería Forestal. Foto: Unimedios.

  • Guillermo Vásquez Velásquez, Decano de la Facultad de Ciencias Agrarias de la UNAL Medellín. Foto: Unimedios.

    Guillermo Vásquez Velásquez, Decano de la Facultad de Ciencias Agrarias de la UNAL Medellín. Foto: Unimedios.

    El Instituto Forestal, hoy Departamento de Ciencias Forestales, y el pregrado en Ingeniería Forestal cumplieron 70 años de actividad académica ininterrumpida, tiempo durante el cual han aportado al país a través de sus distintas investigaciones; por eso celebró recientemente con un evento académico en el que se manifestó el reconocimiento por parte de varias entidades e instituciones que exaltaron la labor que han desarrollado en estos años.

    Una de las personas que felicitó tanto al programa de pregrado como al Departamento fue el señor Gobernador de Antioquia (e) Luis Fernando Suárez Vélez, quien mediante un video expresó que: “Proteger los bosques, conservar las fuentes hídricas, las cuencas y la fauna no es una preocupación nueva. Desde la primera mitad del siglo XX académicos de la UNAL vieron esta necesidad. Son 70 años en los que la Sede le ha entregado al país más de 1.200 profesionales. Nos alegra profundamente este aniversario en momentos en que programas como este son fundamentales para hacer frente al cambio climático. Nos alegra saber que contamos con la academia como aliada en este propósito”.

    Asimismo, el secretario de Medio Ambiente y Sostenibilidad de Antioquia, doctor Carlos Ignacio Uribe Tirado, leyó el Decreto Especial 070002980 del 18 de agosto de 2021 de reconocimiento en el que se destaca “la calidad de docentes, investigadores y asesores en el campo forestal”, así como “el alto nivel y la excelencia académica”.

    Por su parte, en representación del profesor Juan Camilo Restrepo Gutiérrez, Vicerrector de la Sede Medellín de la Universidad, profesor Juan Carlos Ochoa, Director Académico de la Sede, dijo que “estamos orgullosos, después de 70 años, del aporte de nuestros Ingenieros Forestales a la innovación y al desarrollo de la Nación, pero no solo en la formación es donde nuestra Sede expresa su compromiso con la conservación ambiental, reconocemos el esfuerzo reflejado en la reacreditación del programa por ocho años y la generación de nuevos estudios posgraduales. Auguramos muchos años más de existencia y aporte a la sociedad”.

    Otros reconocimientos y mensajes de felicitación los hicieron la Sociedad Antioqueña de Ingenieros y Arquitectos (SAI), la Reforestadora Integral de Antioquia (RIA), la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco) Seccional Antioquia, la Federación Nacional de Industriales de Maderas (Fedemaderas) y la Asociación Colombiana de Ingenieros Forestales (ACIF).

    La profesora María Claudia Díez Gómez, Directora del Departamento de Ciencias Forestales, agradeció a las entidades y mencionó que “representa una motivación grande para seguir construyendo en el ámbito de las ciencias forestales”.

    Impacto y aportes del Departamento en Ciencias Forestales y de la Ingeniería Forestal

    Guillermo Vásquez Velásquez, Decano de la Facultad de Ciencias Agrarias de la UNAL Medellín, contó que el inicio de Ingeniería Forestal se dio con cinco estudiantes que migraron a esta carrera luego de haber comendo Ingeniería Agronomía; ellos hicieron algunas asignaturas en Costa Rica dado que para ese entonces el Instituto no contaba con profesores en las áreas de silvicultura, cosecha forestal y transformación de madera.

    En general, destacó que a lo largo de 70 años se han realizado estudios en todas las regiones biogeográficas de Colombia para la conservación y el aprovechamiento de bosques, adaptación de especies introducidas a la flora nacional, entre otros, por lo que tanto el trabajo de estudiantes, profesores, laboratorios y “convenios nacionales e internacionales de investigación y extensión son un acervo académico generado en el Instituto Forestal, hoy Departamento de Ciencias Forestales, que de muchas maneras ha impactado a Colombia en su conocimiento, creatividad, desarrollo de instituciones, legislación e desarrollo social, etcétera”.

    Asimismo, destacó que el Departamento creó el único programa de nivel tecnológico existente en la UNAL y en su evolución académica dio paso, en los años ochenta, a la primera maestría en Bosques y Conservación Ambiental que hubo en Colombia, y el primer doctorado en Ecología, el único que se ofrece entre todas las sedes de la Universidad.

    Por otro lado, algunos egresados, estudiantes, profesores y colaboradores celebraron la efeméride y el aporte que el pregrado en Ingeniería Forestal de la Sede ha hecho al país. Una de las asistentes fue la ingeniera María del Pilar Restrepo Mesa, Jefe de la Unidad de Conservación del Agua de EPM y Coordinadora del Capítulo de Ingenieros Forestales de la Sociedad Antioqueña de Ingenieros y Arquitectos (SAI).

    Para ella, la fecha es significativa para celebrar “la misión de la formación de nuevos profesionales capaces de seguir enfrentando los retos que tenemos, no solamente en lo local, regional y nacional sino como planeta. Tenemos todas las herramientas académicas y tecnológicas, capacidades humanas y profesionales para poner al servicio de estas realidades en este momento, que es el de seguir actuando con mucha más contundencia”.

    Como Restrepo Mesa, el ingeniero Aníbal Restrepo Arango, otro egresado, celebró la historia del programa, teniendo en cuenta que, dijo, tuvo “profesores que fueron un lujo” y que entonces le enseñaron sobre ordenación forestal. En ese mismo sentido, el decano Vásquez Velásquez destacó también la calidad académica que incluso se dio desde un inicio, pues destacó que gracias a un convenio con la Universidad del Estrado de Michigan (Estados Unidos) vinieron varios docentes a dictar los cursos. Las clases las ofrecían en inglés y otro profesor, Eduardo Luis Landa, hacía traducción simultánea.

    Por su parte, el doctor Sergio Trujillo Turizo, Gerente de RIA, manifestó que, desde hace 20 años, quienes han acompañado el devenir de la Empresa han sido Ingenieros Forestales de la Sede y que “hoy más que nunca es una disciplina que necesita el planeta de manera urgente. Hay que consolidarla, y estimularla para que continúe hacia delante, teniendo en cuenta las inclemencias del cambio climático, cuya causa principal es el desacertado manejo de los recursos naturales y el forestal”.

    En Ingeniería Forestal ha logrado avanzar en reconocer la “integralidad”, “la importancia de la fauna, los suelos, la flora, la polinización, todos estos sistemas que son fundamentales para nuestra supervivencia y que lamentablemente pareciera que no lo hemos logrado, que a pesar de los esfuerzos tan bonitos y loables se siguen perdiendo”, afirmó el director del Área Curricular de Bosques y Conservación Ambiental de la Facultad de Ciencias Agrarias, profesor Gabriel Jaime Colorado.

    Para él, la fuerza de generar conocimiento es la que lleva adelante al programa de pregrado. No obstante, considera que es fundamental que las ideas de crecimiento no deben tomar el pensamiento crítico a la ligera y sí “en ciertas direcciones, que es lo que, a partir de la academia, los paradigmas y la capacidad para cambiarlos, se esperaría que estemos logrando”.

    Desafíos de la educación forestal

    En los próximos años el programa de Ingeniería Forestal de la UNAL Medellín se debe asegurar “de estar preparado para hacer frente a exigencias de un mundo cambiante, con nuevas necesidades, alternativas y preocupaciones”, además, se necesitan profesionales “que aporten a mejorar el entendimiento de las contribuciones de los bosques y árboles a sectores productivos y de conservación de los recursos naturales”, según la docente Díez Gómez.

    En aras de apuntarle a ese propósito es pertinente alinearse a la educación centrada en resultados de aprendizaje de los estudiantes. También, propender por un balance curricular entre las ciencias básicas y aplicadas, y las denominadas habilidades blandas a fin de que desarrollen pensamiento crítico, autonomía, trabajo en equipo, adaptabilidad y liderazgo.

    Adicionalmente y de acuerdo con la profesora, las proyecciones educativas se deben enmarcar en el Global Forest Education Project, un proyecto internacional liderado por organizaciones como la agencia de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Internacional de las Maderas Tropicales (ITTO) para traer las estrategias a un plano local más específico.

    Al respecto, consideró importante mejorar la comunicación en integración entre los diferentes niveles de la educación que hay en el Departamento de Ciencias Forestales, que cuenta con programas tecnológicos, de pregrado y posgrado, a fin de evaluar la contribución de cada uno en el desarrollo del País, y tratar de que sea un sistema conectado. Asimismo, profundizar la identidad de la profesión en un país como Colombia, con un gran diversidad y alto potencial para el desarrollo de estas ciencias.

    Si bien ya existen, para ella un reto adicional es fortalecer las conexiones tanto con el sector público como con el privado, otras instituciones de educación forestal y el público en general, ya que según la profesora eso puede contribuir a mejorar la comprensión del entorno social y económico de los sitios donde se realizan las actividades.

    Rutas para la enseñanza de la Ingeniería Forestal a futuro

    Ingeniería Forestal de la Sede es aún la única carrera de este tipo que se ofrece en la UNAL. A lo largo de su trayectoria, el programa ha formado a más de 1.200 profesionales y ha contribuido a desarrollar el potencial forestal de Colombia. Ahora, 70 años después de su creación, se enfrenta a otros retos como el de adoptar nuevas tecnologías de la industria para generar grandes bases de datos que permitan mejor la predicción y manejo de los bosques, según Díez Gómez.

    Entre las perspectivas de la enseñanza de las ciencias forestales a futuro, mencionó que los desarrollos están enmarcados en distintas estrategias locales e internacionales. Una de ellas es la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, de relevancia para el programa universitario especialmente en temas relacionados con el agua, los bosques y la mitigación del cambio climático, temas “que ha hecho parte de los objetivos de formación”. La misma organización internacional proclamó el periodo 2021-2030 como la Década para la Restauración de Ecosistemas, una tarea en la cual Ingeniería Forestal ha trabajado.

    Otro aspecto importante del programa de pregrado son los bosques plantados. En el País hay cerca de 540.430 hectáreas de un potencial de 24 millones en zonas aptas para los cultivos comerciales. Las cifras de demanda de madera, pulpa para papel y cartón, y otros productos forestales dan cuenta de una amplia demanda no satisfecha. Se estima que para el 2030 la demanda global de madera será de 2400 millones de metros cúbicos por año. A este aspecto también está ligada la Iniciativa 2019 Cadena de Suministros Legales en el mercado internacional de la Organización Internacional de las Maderas Tropicales. 

    En el marco nacional, por su parte, hay condicionamientos relacionados con el accionar de la Ingeniería Forestal para proyectar la carrera hacia el futuro. En este sentido se debe partir del contexto colombiano, un país caracterizado por su gran diversidad tanto en los aspectos biológicos, ambientales climáticos y edáficos, como en los sociales y culturales que “enriquecen el trasegar de las ciencias forestales”, destacó la profesora Díez Gómez. 

    Entre otros aspectos, la conservación y uso sostenible del recurso hídrico han sido premisas del pregrado en Ingeniería Forestal, que también se ha enfocado en analizar la interacción con coberturas vegetales y las afectaciones antrópicas. Son cerca de 60 millones de hectáreas en bosques naturales, mencionó la docente, “pero unido a ese patrimonio y riqueza hay una alta tasa de deforestación que para el 2020 alcanzó más de 170.000 ha/año con una pérdida mayor en la Amazonía, lo que marca una realidad en la que debemos concentrarnos”.

    Estas últimas reflexiones se realizaron como parte de la Conferencia Magistral: "Perspectivas de la Enseñanza de las Ciencias Forestales Hacia el Futuro" que se realizó recientemente a propósito de la conmemoración.

    (FIN/KGG)

    6 de septiembre del 2021