Escudo de la República de Colombia
A- A A+

Recientemente el vicerrector de la UNAL Medellín, Juan Camilo Restrepo Gutiérrez, realizó el balance social de la vigencia 2020, un año que trazó desafíos dadas las condiciones de paro académico y de pandemia, y que pudo sortearse a partir de una gestión coordinada entre distintas dependencias de la Sede. 

  • Juan Camilo Restrepo Gutiérrez, vicerrector de la UNAL Medellín. Foto: reproducción.

    Juan Camilo Restrepo Gutiérrez, vicerrector de la UNAL Medellín. Foto: reproducción.

  • A diciembre del 2020 en la Sede había 13.109 estudiantes. 11.709 de ellos de pregrado, 410 de especializaciones, 752 de maestría y 238 de doctorado. Foto: Unimedios.

    A diciembre del 2020 en la Sede había 13.109 estudiantes. 11.709 de ellos de pregrado, 410 de especializaciones, 752 de maestría y 238 de doctorado. Foto: Unimedios.

  • El programa Niños Científicos virtualizó tres cursos y gracias a la metodología logró acoger a 28 participantes de varias ciudades colombianas. Foto: Unimedios.

    El programa Niños Científicos virtualizó tres cursos y gracias a la metodología logró acoger a 28 participantes de varias ciudades colombianas. Foto: Unimedios.

  • Se desarrollaron acciones enmarcadas en la estrategia Campus Sostenible. Foto: Unimedios.

    Se desarrollaron acciones enmarcadas en la estrategia Campus Sostenible. Foto: Unimedios.

    Durante la rendición de cuentas el Vicerrector comentó que el aprendizaje colaborativo fue el eje de la Dirección Académica que, destacada por su aporte a las regiones del país, permitió la acreditación de 17 posgrados entre 6 y 8 años, y avanzar en el proceso de re-acreditación de nueve pregrados. “Hay 5% de programas en espera de resolución y uno que está en proceso inicial de acreditación”, destacó. 

    “A lo largo del 2020 creamos el programa de pregrado en Ciencias de la Computación, las especializaciones en Nanotecnología Aplicada a la Industria del Petróleo y Gas, en Inteligencia Artificial, en Ingeniería Contra Incendios y Explosiones, y en Sistemas e Información Académica. También el Doctorado en Estética”, agregó. 

    Adicionalmente, iniciativas pedagógicas de distintas facultades fueron apoyadas por el Laboratorio de Innovación Académica, que también fortaleció procesos de enseñanza en entornos virtuales mediante 43 videos tutoriales, cursos a 326 docentes y 1260 aulas en la plataforma Moodle. Además, se hizo el curso nivelatorio en matemáticas básicas en el que participaron 605 admitidos. 

    Ante el aislamiento obligatorio por la pandemia la Biblioteca Efe Gómez fue la primera en implementar servicios gratuitos de préstamos y devoluciones a domicilio de libros y tabletas. El Vicerrector destacó también en su intervención la adquisición del Aula móvil (2019), con capacidad para 20 personas, y cuyo objetivo es llevar estrategias de educación superior a la región. 

    Asimismo, fue exitosa la participación de estudiantes en los Grupos de Estudio Autónomo (GEA) en las asignaturas de física, química y matemáticas, de las cuales se efectuaron 2.980 tutorías. La apuesta “es un ejercicio muy importante para acompañar a alumnos en ciencias básicas”, manifestó.

    Todas estas estrategias corresponden al Énfasis estratégico 1, del Plan Global de Desarrollo (PGD) 2019 – 2021, enfocado hacia una organización centrada en el aprendizaje colaborativo. 

    Avanzar hacia la investigación y la cultura

    La UNAL Medellín adelantó acciones con respecto al segundo Énfasis estratégico del PGD, que se orienta a avanzar en el futuro próximo hacia la investigación y creación artística como factor de desarrollo social, innovación social, económica, y emprendimiento con valor creado. 

    La Sede participó en la Convocatoria de Investigación Alianza Sedes Andinas y de presencia nacional con 16 proyectos y otros 19 de posdoctorado financiados por Colciencias. En una de Minciencias hubo dos propuestas aprobadas, 11 estancias posdoctorales y 28 jóvenes talento. La UNAL Medellín, adicionalmente, lideró otra del G8 con 54 iniciativas de las cuales 24 fueron aceptadas, entre otras de las que hizo parte.  

    Por otro lado, el Vicerrector señaló, específicamente, la movilidad internacional de 33 docentes en 2019, 21 profesores extranjeros, 268 estudiantes de la UNAL Medellín y 132 alumnos extranjeros.

    Además, la Institución logró 9 patentes, 1 diseño industrial y 11 registros de software. Otro logro destacado fue el del Laboratorio de Calidad del Aire (Calaire), que se convirtió en el único acreditado en Colombia para la calibración de fotómetros. Otros 18 laboratorios se dotaron con implementos necesarios y a 15 se les hizo mantenimiento de equipos. 

    Durante la pandemia el laboratorio One Health de la Sede ha desempeñado una labor activa y ha tenido un rol fundamental en el departamento, pues participa en una red regional de laboratorios que busca hacer investigación asociada al covid-19, trabajo en el que interviene como coejecutor, y hace parte de alianzas con la Gobernación de Antioquia y la Alcaldía de Medellín. 

    La cultura y el bienestar de la comunidad universitaria es también importante para la Sede, por eso según el Vicerrector, se puso “en marcha la Red Cultural, una deuda que tenía la UNAL frente a la sociedad antioqueña. En la consolidación comenzamos a trabajar desde julio del 2019 con el comité coordinador, que estableció acciones de orientación. Luego logramos hacer un inventario cultural entre ese mes y diciembre”. En 2020 se construyeron los nodos y se inauguró el micrositio. 

    Se creó la Unidad de Servicios Compartidos, se consolidó el programa UN Emprende y se creó la plataforma digital cuyo propósito es ofertar productos de investigación y servicios de laboratorios tanto para público interno como externo. 

    La UNAL Medellín no dejó de ser recorrida por estudiantes de colegios. En 2020 6.351 alumnos de 10 y 11 realizaron, de manera virtual, 146 visitas guiadas a los campus. De la misma forma hubo participación en 20 ferias educativas y se ofreció educación continua a 15.200 personas en 126 programas, lo que permitió ingresos de 1.600 millones de pesos. 

    Labores para aportar a la región

    El énfasis 3 se refiere a que la UNAL como proyecto cultural de la nación se orienta a la construcción desde el conocimiento de una sociedad flexible, sostenible y en paz que se transforma y adapta permanentemente.

    En ese sentido, se participó en la creación de una escuela del valle del software y en la construcción del Plan Especial de Manejo y protección como estrategia de ordenamiento territorial. 

    Se trabajó, también, en la política pública de discapacidad para la ciudad e hizo parte de la creación de la Escuela de Ecología Urbana, proyecto liderado por el Área Metropolitana del Valle de Aburrá en compañía del Grupo G8. 

    A la UNAL Medellín le fue aprobado el primer proyecto con recursos de regalías por 3.000 millones para construir el Centro de Producción Porcícola y la creación de un campus oriente. Otro gran logro fue la vinculación de la Alcaldía de Medellín al proyecto Universidad Ciudad, que busca transformar sectores cercanos a la Sede con estrategias como ciclorruta,  ruta universitaria, gestión de predios y conectividad con el Cerro El Volador. 

    El cuidado del medioambiente fue una de las prioridades. A través de la campaña Campus Sostenible se realizaron jornadas de siembra de árboles, se instalaron paneles solares y se impulsaron estrategias para reducir el impacto del plástico de un solo uso. 

    En contexto de pandemia se realizó la campaña Estamos Contigo UN mediante la cual se ha promovido la conciencia del autocuidado y se han implementado protocolos de bioseguridad. 

    Apoyo e innovación

    En la vigencia 2020 se logró el aumento de beneficiarios del apoyo económico, la implementación del Comité Técnico del Sistema Integrado de Gestión Académico Administrativo y Ambiental (SIGA) para la Gestión de Procesos Transversales. 

    La Sede ocupó el tercer lugar a nivel mundial en el Ranking de Universidades Sostenibles Green Metric, puso en funcionamiento la planta de compostaje de residuos orgánicos y mejoró el Sistema de Gestión de Proveedores. Asimismo, implementó el pago con tarjetas de crédito para las matrículas de pregrado y posgrado. 

    Con respecto a infraestructura, trasladó varios laboratorios como el de Venenos Naturales y el de Fuentes Históricas, caracterizó el inventario forestal en campus urbanos e invirtió $1200 millones en la remodelación de la Biblioteca Hernán Garcés Gómez, ubicada en el Bloque M5 de la Facultad de Minas. 

    Asimismo, se instaló un sistema de iluminación exterior con reducción del 55% en el consumo energético y se hizo gestión de estudios y diseños para proyectos de infraestructura en fase tres. 

    Entre las labores administrativas destacadas estuvo la Alianza Integra, convenio con la Universidad de Antioquia para desarrollar proyectos estratégicos como apoyo a la elaboración del Plan de Desarrollo de Medellín. Como parte del Plan Campus 2020 – 2040 se cumplió el Acuerdo 48 del 2014 - POT de la ciudad y se realizaron socializaciones, encuentros con diferentes actores de la comunidad universitaria y dos mesas orientadoras. 

    Con respecto a asuntos fiscales, el Vicerrector comentó que “el presupuesto que teníamos proyectado para 2020 era de 348.839 millones. Finalmente, el recaudo que se logró obtener por impactos (covid-19, anormalidad académica y afectación a las fuentes de financiación) fue de 323.644 millones que equivalen al 93%”.

     Desafíos que impuso la covid-19

    El Laboratorio One Health de la Sede ha tenido un rol preponderante en investigación sobre covid-19. Tiene importante relación con la Universidad de Wisconsin – Madison y con instituciones de educación superior del Grupo G8 que potencian su actividad. 

    En la gestión de la pandemia la Sección de Seguridad y Salud en el Trabajo realizó acompañamiento de casos de infecciones respiratorias agudas y covid-19. Asimismo, la UNAL Medellín entregó elementos y kits de protección para prevenir la enfermedad. 

    Aunque el 2020 trazó distintos desafíos, el Vicerrector mencionó que fue el año de la academia, pues contribuyó desde su quehacer. Por ejemplo, profesores desarrollaron iniciativas de protección o han planteado escenarios de reactivación económica. “Hay múltiples acciones que podemos mostrar que la Universidad, en su esencia fundamental, es la puesta al servicio de la sociedad y los gobiernos su conocimiento y trabajo en torno al desarrollo o solución de problemas específicos que puedan vivir las comunidades”. 

    (FIN/KGG)

    4 de junio del 2021