Escudo de la República de Colombia
A- A A+

Con múltiples obras civiles, adecuaciones, remodelaciones y traslados en los diferentes campus, la Dirección de Ordenamiento y Desarrollo Físico y la Oficina de Planeación buscan darle coherencia al servicio y misión de cada edificio de la Universidad, apostándole además al cuidado del medio ambiente.

  • Además de las obras físicas, la Oficina de Gestión Ambiental ha desplegado en este trienio una serie de proyectos e intervenciones en temas como plagas y vectores, flora y fauna, gestión de aguas y residuos. Foto: Cortesía Dirección de Ordenamiento y Desarrollo Físico.

    Además de las obras físicas, la Oficina de Gestión Ambiental ha desplegado en este trienio una serie de proyectos e intervenciones en temas como plagas y vectores, flora y fauna, gestión de aguas y residuos. Foto: Cortesía Dirección de Ordenamiento y Desarrollo Físico.

  • El propósito de los mejoramientos en la infraestructura de los campus es reordenar la Sede y optimizar recursos. Foto: Cortesía Dirección de Ordenamiento y Desarrollo Físico.

    El propósito de los mejoramientos en la infraestructura de los campus es reordenar la Sede y optimizar recursos. Foto: Cortesía Dirección de Ordenamiento y Desarrollo Físico.

  • Las salas de lactancia construidas los campus El Volador y Robledo dan cumplimiento a la ley 1823 del 2017 y brindan un espacio físico privado de fácil acceso para las madres lactantes de la comunidad universitaria. Foto: Cortesía Dirección de Ordenamiento y Desarrollo Físico.

    Las salas de lactancia construidas los campus El Volador y Robledo dan cumplimiento a la ley 1823 del 2017 y brindan un espacio físico privado de fácil acceso para las madres lactantes de la comunidad universitaria. Foto: Cortesía Dirección de Ordenamiento y Desarrollo Físico.

    Estos avances y mejoramientos de infraestructura obedecen a un plan de acción trazado para el trienio 2018-2021, y cuentan la asignación de 30 mil millones de pesos destinados a los diferentes proyectos, que están encaminados a la modernización de espacios para el desarrollo de las funciones académicas, investigativas y de extensión culturales de la Universidad. 

    En los dos primeros años de este plan, en la UNAL Medellín se gestaron 27 proyectos relacionados con la infraestructura, y según Gustavo Córdoba García, director de Ordenamiento y Desarrollo Físico de la Sede, “estas obras que estamos realizando hacen parte de un engranaje y son la respuesta a un trabajo de planificación concertada con el Consejo de Sede, la alta dirección, las facultades y que responde al Plan Campus”. 

    Consolidar la manzana de laboratorios 

    Uno de los ejes fundamentales de la reorganización que busca la Sede es tener reunidos en un mismo sector a la mayor cantidad de laboratorios posibles, según sean sus especificaciones técnicas, requerimientos de energía, vertimientos de agua y otras normativas ambientales. 

    Para cumplir esto, en los bloques 16, 19 y 19A del Campus El Volador se están realizando adecuaciones y traslados, y así desmontar la carga de los laboratorios a unos edificios cuyas vocaciones son de índole más académica y administrativa.

    Algunas de las intervenciones vinculadas a la organización de laboratorios son los traslados de: 

    • Laboratorio de Metrología e Insectos y Biotecnología al bloque 16. 
    • Laboratorio de Ecología y Evolución de Insectos, laboratoristas y Escuela de Química del bloque 11 al 16. 
    • Laboratorio de Venenos Naturales y Microbiología de Aguas y Alimentos al bloque 16. 
    • Laboratorios de Fuentes Históricas y Estudios Geográficos y Territoriales al primer piso del bloque 19. 
    • Adecuación del espacio Laboratorio BIORUM.

    “Las personas que usan los laboratorios conocen sus protocolos de seguridad, agrupándolos lograremos que menos personas ajenas ingresen a los edificios y evitamos riesgos y posibles accidentes”, afirma Gustavo Córdoba García. 

    Edificios para usos administrativos, una oportunidad de conservación 

    Con el traslado y unificación de los laboratorios también se avanzará en la meta de concentrar la parte administrativa y financiera de la Sede en los bloques 41, 42 y 42A, pues por su carácter de Bien Interes Cultural de la Nación -BIC-, antigüedad y/o vocación podrán albergar un uso acorde a su estatus, aforos controlados y actividades menos demandantes de infraestructura de soporte. 

    Actualmente se realiza la ampliación y adecuación del bloque 42 que constará de dos niveles dotados con zonas de trabajo colaborativas, salas de reuniones, cafetin, y baños en el primer nivel, accesibles para personas con movilidad reducida. En este espacio estará ubicado el personal de la Dirección Financiera y Administrativa.

    “Ya tenemos el visto bueno de la curaduría para la ampliación del Bloque 42A,  que recibirá todo el tema de archivo, y dejará espacios libres en el Bloque 41, que será reformado próximamente con la idea de revitalizarlo, con estos mismos fines administrativos, teniendo en cuenta sus condiciones patrimoniales”, afirma Marco Aurelio Londoño, jefe de la Sección de Planeación Territorial. 

    En el transcurso del trienio también se han realizado intervenciones en algunos edificios del Campus El Volador como el traslado de las oficinas de Bienestar Universitario al bloque 11A, la construcción de la Sala de Lactancia en el bloque 14, la instalación de subestaciones eléctricas para el 51 y  52 y otra para el 24 y 25, el mejoramiento del acopio de residuos sólidos, peligrosos y compostaje, y la instalación de 84 paneles fotovoltaicos en el bloque 52. 

    De igual forma en el Campus del Rio se han realizado algunos mantenimientos tanto preventivos como correctivos, además de la compra e instalación de carpas que protegerán del clima a los vehículos de la Institución. 

    Acciones en el Campus Robledo 

    El plan de infraestructura de la Sede también ha desplegado acciones, reformas y mejoras en los edificios de la Facultad de Minas, que junto a las iniciativas desarrolladas por la estrategia Campus Sostenible han llevado a este espacio a vibrar en torno al cuidado del medio ambiente. 

    Algunas de intervenciones que se realizan en este campus entre el 2019 y el 2021 son: 

    • Modernización de la biblioteca Hernán Garcés González del bloque M5 conservando su valor patrimonial mediante adecuación interior de espacios físicos y dotación de mobiliario. 
    • Construcción de la Sala de Lactancia en el bloque M9. 
    • Implementación del sistema de aprovechamiento de aguas lluvias en el bloque M2 para baterías sanitarias y los experimentos del Laboratorio de Hidráulica. 
    • Actualización tecnológica de la iluminación interna del bloque M3. 
    • Obra civil y adecuación de acopios de residuos sólidos, peligrosos y compostaje. 
    • Instalación de 84 paneles solares en el bloque M8.
    • Instalación de electrolineras: estaciones de carga para vehículos eléctricos.

    Estaciones Agrarias también se renuevan 

    Estos espacios, vitales para las actividades de docencia, investigación y extensión de la Facultad de Ciencias Agrarias también han sido intervenidos por la Dirección de Ordenamiento y Desarrollo Físico, encaminando estas reformas al cumplimiento de las normativas ambientales y el bienestar animal. 

    Algunas de las obras más representativas son: 

    • Proyecto piloto de Piscicultura en Cotové, con obras civiles y adecuaciones con la finalidad de proporcionar un espacio necesario para el almacenamiento y manipulación de residuos evitando problemas de salud pública. 
    • Sistemas hidrosanitarios de aguas lluvias y fertirriego en Paysandú.
    • Reparación locativa de los alojamientos estudiantiles en Cotové, San Pablo, Paysandú y Piedras Blancas. 
    • Obra civil de bodegas de agroquímicos y fertilizantes en Cotové. 

    Todas las obras e intervenciones en los campus de la Sede aportan a los propósitos misionales de la Institución, aunque actualmente la mayoría de las actividades se realizan desde la virtualidad, se espera regresar pronto a las actividades presenciales, como lo comenta Gustavo Córdoba García.

    “Es importante continuar con las obras de infraestructura no solo por tiempos de contratación sino porque no nos vamos a quedar totalmente en la virtualidad, y menos en la parte educativa. Aunque también se ha hecho una inversión en digitalizar más la Sede, con equipos, oficinas y aulas con elementos más tecnológicos con el propósito de seguir trabajando a distancia de ser necesario, pero sin descuidar un elemento fundamental que es desatrazarnos de unas instalaciones físicas que por falta de recursos no se habían trabajado fuertemente”. 

    (FIN/DQH)

    26 de marzo del 2021