Escudo de la República de Colombia
A- A A+

Las emisiones de dióxido de carbono -CO2- son una de las preocupaciones de la Sede en torno al medio ambiente, por lo que desde la estrategia Campus Sostenible se han puesto en marcha acciones y programas que favorecen a la disminución de este contaminante.

  • Las líneas de trabajo de Campus Sostenible son: Crisis climática; gestión integral de energía y agua; gestión de residuos sólidos; transporte y calidad de agua; paisaje y recursos naturales; alimentación y bienestar; educación y cultura de campus sostenible. Foto: cortesía Oficina de Comunicaciones Facultad de Minas.

    Las líneas de trabajo de Campus Sostenible son: Crisis climática; gestión integral de energía y agua; gestión de residuos sólidos; transporte y calidad de agua; paisaje y recursos naturales; alimentación y bienestar; educación y cultura de campus sostenible. Foto: cortesía Oficina de Comunicaciones Facultad de Minas.

  • La UNAL Medellín lidera estrategias encaminadas a la reducción de emisiones de CO2.

    La UNAL Medellín lidera estrategias encaminadas a la reducción de emisiones de CO2.

  • Paneles fotovoltaicos instalados en el bloque M8B del Campus Robledo. Foto: cortesía Oficina de Comunicaciones Facultad de Minas.

    Paneles fotovoltaicos instalados en el bloque M8B del Campus Robledo. Foto: cortesía Oficina de Comunicaciones Facultad de Minas.

     

    A propósito de la conmemoración del Día Mundial por la Reducción de Emisiones de CO2, el 28 de enero, la UNAL Medellín se recuerda el compromiso que tiene con este tema. “ Nuestro gran objetivo es llegar a ser lo que se conoce como un campus carbono neutral: que lo que emitimos sea igual a lo que logramos capturar, pues generamos actividades en ambos frentes”, asegura Santiago Arango Aramburo, profesor del Departamento de Ciencias de la Computación y la Decisión de la Facultad de Minas y líder de la estrategia Campus Sostenible. 

    Este objetivo se espera alcanzar en el 2030, y en torno a él se ha conformado una línea base de trabajo en compañía de profesores y estudiantes que resuelve la pregunta: ¿cómo estamos en términos de emisiones? 

    Cifras de emisiones en la Sede

    La UNAL Medellín realizó en el 2019 un estudio de huella de carbono según laISO 14064, una ecoetiqueta identificativa de la totalidad de gases de efecto invernadero (GEI) emitidos directa o indirectamente por la Institución. 

    Entre los resultados se encuentran qué los tres campus urbanos generaron 7.250 toneladas de CO2 en ese año, lo que significa que la realización de las actividades cotidianas de la Sede a portaron una huella de carbono de 0.432 toneladas por persona. 

    Las labores en la Sede que más emisiones generan son: El desplazamiento de la comunidad universitaria en medios de transporte que usan combustibles fósiles, las aguas residuales y otras actividades como el consumo de energía eléctrica y la generación de residuos sólidos.

    Campus Sostenible: apuestas por la reducción de CO2 

    Esta estrategia que busca llevar la sostenibilidad ambiental a todos los campus de la Sede, tiene su plan de acción a 25 años, y de manera progresiva ha concretado acciones y proyectos que disminuyen las emisiones de CO2, entre ellas se encuentran: 

    -Estaciones de carga para vehículos eléctricos:las llamadas “electrolineras” le apuestan a cambiar las cifras de emisiones generadas por transporte, por lo que se han venido instalando en los campus Robledo y El Volador, con una capacidad del 100% de suministro eléctrico para 200 carros y 420 bicicletas al mes, que evitarán la emisión de 32.910 kg de CO2 al año, con una disminución en la circulación de 10 vehículos al día en ambos espacios.  

    -Paneles fotovoltaicos: La captura y uso de energía solar por medio de esta tecnología ha reducido en el bloque M8B del Campus Robledo 8.902kg de CO2 en un año. Y se espera que en los 25 años que abarca el proyecto se logren reducir 222 toneladas. 

    Actualmente en el bloque 52 del Campus El Volador se realiza también la instalación de estos módulos, que estarán funcionando en el mes de marzo y proyectan una reducción de 11.108kg de CO2 en un año, lo que se traduce en 277.7 toneladas en 25 años. 

    -Arborización:A través de los años con el Sistema de Gestión Ambiental de la Sede se ha implementado un modelo de arborización, que contribuye a la captura del 1.74% del CO2. En esta línea se realizó la siembra de 150 árboles en el Campus Robledo, y se espera continuar el proceso en El Volador, que cuenta con una ventaja arbórea importante debido a su ubicación geográfica.

    -Optimización de la energía eléctrica: Aunque los porcentajes de emisión de CO2 causados por el consumo de energía eléctrica son difíciles de medir por la imposibilidad de saber de que fuente de generación vienen, las acciones para mejorar este servicio se han dirigido a la actualización de las microrredes de energía, la revisión de los consumos energéticos de los equipos de laboratorios y las actualizaciones tecnológicas en iluminación interna y externa en los campus de la Sede.

    -Mejor disposición de residuos sólidos: el manejo de estos desechos genera también un impacto en las emisiones de dióxido de carbono, por lo que en compañía de la Oficina de Gestión Ambiental de la Sede se han mejorado los procesos de separación en la fuente, el uso de residuos orgánicos para la elaboración de abono y compostaje, la instalación de bebederos de agua para mitigar el uso de plásticos y la caracterización de residuos sólidos realizada en el campus Robledo que arrojó datos importantes para su manejo.  

    “La UNAL como proyecto científico, cultural y colectivo de la nación debe ser el referente para las ciudades y departamentos como promotor de nuevas implementaciones estratégicas, tecnológicas y culturales sobre las emisiones de CO2, y otros problemas que nos competen como la huella hídrica, el consumo energético, de combustibles y el uso de materiales contaminantes”, asegura Juan Pablo Suarique Agudelo, ingeniero electricista de la Unidad de Gestión Administrativa de Infraestructura y Proyectos de la Facultad de Minas. 

    Acciones desde la comunidad universitaria

    La reducción de emisiones de CO2 no solo es un compromiso institucional, sino de todos los que habitamos la ciudad. Para contribuir al tema desde su vida diaria puede:

    • Usar transporte público siempre que pueda.
    • Usar medios alternativos sin emisiones como bicicletas y monopatines, etc. 
    • Optimizar el uso energético en casas y oficinas: (apagar computadores, luces y desconectar equipos que no se usen). 
    • Optimizar el recurso hídrico: (uso de aguas lluvia). 
    • Vaciar la papelera del correo electrónico, pues el almacenamiento de esta información requiere unos servidores físicos con refrigeración, que, a mayor uso, gastarán más energía. 

    “Con todos nuestros esfuerzos en el tema de emisiones y en general con Campus Sostenible hemos fortalecido los pilares de la sostenibilidad: economía, equidad y medio ambiente, generando un Observatorio de Objetivos de Desarrollo Sostenible, en el que semanalmente trabajamos y pensamos en más acciones, guiados por la normativa de las Naciones Unidas, con la meta de tener próximamente una cátedra en la Universidad”, concluye el profesor Santiago Arango Aramburo. 

    (FIN/DQH)

    1 de febrero del 2021