Escudo de la República de Colombia
A- A A+

Recientemente, en el espacio virtual La UNAL sigue viva, se destacó la participación de las mujeres en la ciencia y sus aportes en la Sede a partir de las experiencias de vida de Jessica Arias Gaviria y Verónica Marrero.

  • Ambas investigadoras hacen parte de Energética 2030.

    Ambas investigadoras hacen parte de Energética 2030.

  • Para conocer más sobre el proyecto IncentivER, desarrollado por Jessica y Verónica, puede ingresar a https://www.energetica2030.co/micromundo/

    Para conocer más sobre el proyecto IncentivER, desarrollado por Jessica y Verónica, puede ingresar a https://www.energetica2030.co/micromundo/

  • “El mundo de la ciencia cuesta mucho trabajo, pero nos costará por igual a hombres y mujeres.Todos tenemos las mismas capacidades de resolver problemas y encontrar soluciones”, Verónica Marrero.

    “El mundo de la ciencia cuesta mucho trabajo, pero nos costará por igual a hombres y mujeres.Todos tenemos las mismas capacidades de resolver problemas y encontrar soluciones”, Verónica Marrero.

    Ambas hacen parte del grupo de investigación en Ciencias de la Decisión y son las desarrolladoras del micromundo IncentivER, un juego de simulación sobre el uso de energías renovables. Con su perspectiva de científicas jóvenes conversaron sobre los retos de su proyecto y la voz femenina en la investigación. 

    Uno de los puntos de discusión fue la sexualización de los empleos: la manera sistemática de la sociedad para determinar qué labores puede hacer un hombre o una mujer. Jessica Arias, ingeniera química y doctora en Recursos Hidráulicos de la Sede aseguró frente al tema que: “en general las mujeres estamos muy por debajo del 50% en ramas de la ciencia y la ingeniería, es un sistema complejo que lleva años diciéndonos qué hacer. Y es trabajo de todos y todas transformar el mensaje y visibilizar nuestro trabajo, mostrándole a las ingenieras en formación que tenemos las mismas capacidades”. 

    Las invitadas recalcaron la importancia de la diversificación de espacios de trabajo, rompiendo paradigmas y limitantes sobre lo que se les impone al nacer. “La paridad en la ciencia se ha comprobado que tiene muchas ventajas para la investigación, tener lo mejor de ambos mundos da más puntos de vista. En el grupo de Ciencias de la Decisión tenemos varios roles y a medida que nos vamos formando los vamos cambiando, empezando como asistentes de investigación, luego asistentes de posgrado con nuestras tesis personales”, comentó Verónica Marrero, ingeniera industrial y estudiante de la Maestría en Ingeniería- Sistemas Energéticos. 

    Pese a que la UNAL Medellín es una Universidad masculinizada, con un 70% de hombres frente a un 30% de mujeres, estas últimas tienen mayor índice de permanencia según datos del diagnóstico de abandono, permanencia y graduación realizado por la Dirección Académica. Para Jessica Arias las cifras no pueden ser otro limitante sino una motivación.

    “Hay que eliminar nuestras propias piedras en el camino, aplicando a los programas, procesos, buscando las carreras que realmente nos harán felices, no quitarnos a nosotras mismas nuestros propios sueños”, dijo. 

    En el conversatorio se concluyó además que la presencia de las mujeres en procesos e investigaciones científicas empieza con el empoderamiento en la infancia, “tenemos que llevar este mensaje de poder científico a las niñas en las zonas rurales, aprovechando la presencia de la Universidad en todos los territorios”, dijo Verónica Marrero. 

    (FIN/DQH)

    3 de diciembre del 2020