Escudo de la República de Colombia
A- A A+

—Pero, ¿tu hijo ya se operó?

—Y, ¿qué se tiene que operar?

—Pues, ¿es que él es hombre o mujer?

—¡Es hombre!

—Por eso, ¿entonces se operó?

—Por eso, ¿qué se tiene que operar?

—…

“Entonces el silencio, resultado de ese intercambio de preguntas, dio pie a la reflexión”, expresó Claudia López, miembro de la ONG FAUDS (Familiares y Amigos Unidos por la Diversidad Sexual), y uno de los cuatro libros vivos con quienes la comunidad universitaria pudo conversar a propósito del espacio Lecturas Vivas que propició la Biblioteca Efe Gómez.

  • El primer encuentro de Lecturas vivas se concentró en el tema de diversidad sexual.

    El primer encuentro de Lecturas vivas se concentró en el tema de diversidad sexual.

  • Con esta apuesta se pretende recuperar la oralidad.

    Con esta apuesta se pretende recuperar la oralidad.

  • La idea también es acercar a los lectores con los autores.

    La idea también es acercar a los lectores con los autores.

  • Este primer ejercicio se logró con el apoyo del Proyecto Diversidad Sexual e Identidades de Género de la Alcaldía de Medellín.

    Este primer ejercicio se logró con el apoyo del Proyecto Diversidad Sexual e Identidades de Género de la Alcaldía de Medellín.

    “Esta apuesta busca posibilitar una nueva experiencia para los usuarios; por un lado, queremos recuperar el tema de la oralidad que ha ido perdiendo importancia, por otro queremos generar un contacto directo entre los autores de las historias con los lectores”, explicó Alba Nelly Alzate Tabares, jefe servicios de la Biblioteca.

    En la primera lectura viva, que se organizó con el apoyo del Proyecto Diversidad Sexual e Identidades de Género de la Alcaldía de Medellín, participaron cuatro autores: Alexandra Herrera Enciso con Mi padre, una mujer transexual; John Restrepo con Líder, puta y borracha; Analu Laferal con Abolir el género, y Claudia López con Soy mamá de un hijo trans. “Cada uno de ellos es su propio libro y una experiencia de vida interesarte para conocer”, explicó la funcionaria.

    Para John Restrepo, la palabra como un hecho escrito es un ejercicio de memoria “y, en mi caso, tiene que ver con la posibilidad de que no se repitan ciertas historias; en esa medida hay que contar siempre”.

    John es uno de los líderes sociales de la comuna 8 y hace parte de Casa diversa, el primer colectivo LGTBI de Medellín que fue reconocido como víctima del conflicto armado del país y fue objeto de reparación por parte del Estado.

    Él encontró este espacio como una posibilidad de establecer un diálogo cercano. “Creo que las conversaciones reales se dan en la medida en que me puedo encontrar con el otro; además este ejercicio tiene inmerso un reto y es que nos implica aparecer desnudos o como somos frente a nuestros interlocutores”, comentó.

    Para López, por su parte, la metodología fue también la posibilidad de hacer pedagogía desde el amor frente a un tema que no deja de ser complicado en la sociedad: la aceptación de la diversidad.

    “En mi caso creo que a partir de las conversaciones con la gente pudimos hacer un ejercicio muy lindo que llamamos el ABC y es empezar a contar qué es género, qué es identidad, qué es sexo biológico, qué es orientación, en fin, toda esa terminología. Este espacio permitió que FAUDS contará su historia mediante la de una mamá e hicimos pedagogía”, destacó López.

    La idea es que Lecturas vivas se convierta en un ejercicio continuo de la Biblioteca que haga posibles todo tipo de conversaciones e interacciones y sin temas vedados.

    (FIN/CST)

    23 de octubre del 2019