Escudo de la República de Colombia
A- A A+

Calma. Esa tal vez es la virtud que mejor identifica a José Vicente Betancur Ospina, técnico operativo del Laboratorio de Semillas y Regeneración Forestal de la Universidad Nacional de Colombia en Medellín y miembro de la Brigada de Emergencia de la Institución desde su fundación hace 19 años.

  • José Vicente Betancur es uno de los fundadores de la Brigada de Emergencias de la Sede.

    José Vicente Betancur es uno de los fundadores de la Brigada de Emergencias de la Sede.

  • José Vicente Betancur Ospina, técnico operativo del Laboratorio de Semillas y Regeneración Forestal de la Facultad de Ciencias Agrarias.

    José Vicente Betancur Ospina, técnico operativo del Laboratorio de Semillas y Regeneración Forestal de la Facultad de Ciencias Agrarias.

  • La vocación de servicio lo ha movido desde siempre.

    La vocación de servicio lo ha movido desde siempre.

  • José Vicente juega baloncesto con el equipo de la Universidad hace más de 20 años.

    José Vicente juega baloncesto con el equipo de la Universidad hace más de 20 años.

    José Vicente habla despacio, en un tono suave pero firme. Su voz moderada es la misma que desde los 14 años, cuando descubrió que quería salvar vidas, ha guiado a cientos de personas en procesos de rescate.

    “Yo estudiaba en la Institución Educativa Juan de Dios Uribe de Andes (Antioquia), y en una temporada de lluvias muy fuerte ocurrieron unas avalanchas cercanas al colegio y con otros cinco compañeros nos fuimos a hacer socorrismo de cuenta nuestra: nos metimos al barro para ayudar a salvar vidas. Ese chip del servicio quedó grabado en mí”, cuenta.

    A los 14, todavía un niño, empezó a formarse con el cuerpo de Bomberos de Andes, desde entonces José Vicente no ha dejado de vincularse a diferentes grupos de rescate sin ánimo de lucro. Fue jefe de scout del grupo 157 de Bello durante 13 años, socorrista de la Defensa Civil y miembro del cuerpo de Bomberos de Bello.

    La vocación de servicio lo ha movido desde siempre, sin embargo, en 1992, cuando ingresó por encargo a la UNAL Medellín, dejó un poco de lado esa disposición y se concentró en crecer profesionalmente, aunque nunca abandonó su formación como socorrista. En el 2000 las circunstancias de la vida volvieron a encausarlo por el camino de “ayudar a otros”.

    “En 1999 se empezó a hablar en la Universidad de crear la Brigada de Emergencias y me invitaron a participar de ese proceso. Al principio eran solo reuniones hasta que finalmente en el 2000 se conformó la brigada. Éramos siete personas”, recuerda.

    José Vicente es padre fundador de la Brigada de Emergencias de la UNAL, familia a la que ha consagrado los últimos 19 años de su vida y a la que quiere seguir entregándose.

    “Para mí esta es una vocación y un don que me llena de satisfacción, en el que el mayor pago es la gratitud y, en ocasiones, la oportunidad de volver a ver a quien se le ayudó y verificar que pudo continuar su vida tranquilamente”, resalta.

    Aunque en la Universidad no tiene que afrontar grandes impases, y asegura que en 19 años el gran porcentaje de atenciones han sido situaciones de estrés básicas, sí está preparado para ellas. José Vicente ha estudiado sobre atención, promoción y prevención, socorrismo, primeros auxilios, ayuda psicosocial y muchos otros temas relevantes para su ejercicio como voluntario. Sin embargo para él, más importante que todos los cursos y títulos es la formación personal y sentir que en lo profundo arde la llama del servicio que no espera recibir nada a cambio.

    Por eso para él portar el uniforme de la Brigada de Emergencias de la UNAL es un honor. El buzo y el chaleco rojos, el pantalón azul y las insignias no solo lo identifican como parte de una familia que “trabaja hombro a hombro por un mismo objetivo”, también representan el sello de quien es capaz de resguardar la vida de otros incluso arriesgando la propia.

    Además de la calma y el don de servicio, José Vicente se identifica como una persona respetuosa, solidaria, seguidora de la norma, ágil, reflexiva y analítica que es capaz de tomar la mejor decisión, o al menos la más acertada, en situaciones límite.

    El complemento de vida y de vocación para José Vicente ha sido el deporte: juega baloncesto con el equipo de la Universidad hace más de 20 años, deporte que practica desde niño en las posiciones de alero y armador; también gusta del ciclismo, el balonmano, la natación, el atletismo y el tejo, “con lo que nunca pude fue con el fútbol”, comenta jocoso y añade que a la actividad física le debe entre otras cosas, “formación en valores y mantenerse en forma”.

    José Vicente concibe la vida desde la esperanza y la entrega desinteresada, por eso quiere seguir aportándole a la Brigada de Emergencias y a la Institución lo mejor de sí. “Yo tengo la idea de seguir perteneciendo a este equipo que para mí es hogar durante muchos años más y apoyar el quehacer de nuestra casa que es la Universidad”, concluye.

    (FIN/CST)

    13 de septiembre del 2019