Escudo de la República de Colombia
A- A A+

Entre 2015 y 2018 Anónimo, que para entonces no se llamaba así, vistió la camiseta de la Selección Colombia, collares de arepas y de flores, se puso bufanda y tapabocas, cargó una silleta, estuvo encapuchado y hasta denunció que “nos están matando”. Durante esos tres años permaneció firme, testificando el día a día de la Universidad Nacional de Colombia en Medellín desde uno de los costados del bloque 25. Ahora, sin embargo, atestigua la cotidianidad desde la Plazoleta de la Luz.

  • Daniel Esteban García Moná es el artista creador de Anónimo.

    Daniel Esteban García Moná es el artista creador de Anónimo.

  • La escultura está hecha de concreto con veladuras de azul e incrustaciones en limadura de hierro. Foto cortesía.

    La escultura está hecha de concreto con veladuras de azul e incrustaciones en limadura de hierro. Foto cortesía.

  • La comunidad Universitaria se apropió de la pieza y al convirtió en un elemento para apropiarse del espacio y habitarlo. Foto cortesía.

    La comunidad Universitaria se apropió de la pieza y al convirtió en un elemento para apropiarse del espacio y habitarlo. Foto cortesía.

  • Durante tres años la escultura ocupó uno de los costados del Bloque 25. Foto cortesía.

    Durante tres años la escultura ocupó uno de los costados del Bloque 25. Foto cortesía.

  • La idea es que Anónimo siga narrando e interpelando el devenir de la comunidad desde su nuevo pedestal en la Plazoleta de la Luz.

    La idea es que Anónimo siga narrando e interpelando el devenir de la comunidad desde su nuevo pedestal en la Plazoleta de la Luz.

    Anónimo, que lleva ese nombre desde su reubicación en el campus universitario, es una escultura de 1.80 de altura, hecha de concreto con veladuras de azul e incrustaciones en limadura de hierro. La obra es el resultado del proceso de investigación y creación del artista plástico, Daniel Esteban García Moná, egresado de la Institución.

    “Esta escultura fue creada en 2015, cuando era estudiante, y surgió en el contexto de la materia Taller Central 5 dirigida por Ana Claudia Múnera. La propuesta era hacer una pieza de gran formato para generar una intervención del espacio público que, a su vez, deviniera en una interacción con el espectador”, explicó el artista. Con Anónimo ese propósito se logró a cabalidad.

    La escultura se ubicó a fuera del bloque 25 y, en una ocasión, contó Daniel, “con motivo de un partido de la Selección Colombia la vestí con una camiseta del equipo, pero la cosa no terminó ahí; me llevé una sorpresa muy bonita porque la gente la siguió vistiendo, es decir, se empezaron a apropiar de ella”.

    La obra pasó de ser la producción artística de un estudiante a convertirse en un elemento de relación con el otro, de esta manera adquirió sentido más allá de sí misma: “incluso se volvió un bastidor para que los mismos estudiantes de Artes Plásticas plantearan sus piezas entorno a ella”, dijo García Moná.

    A finales de 2018, sin embargo, por asuntos administrativos la escultura fue removida y Daniel adelantó los trámites necesarios con la Secretaría de Sede para donar la obra a la Universidad; como parte del proceso se decidió, también, cambiar el lugar de la pieza para hacerla más visible entre la comunidad universitaria.

    Lo importante de esto, resaltó el artista, “es hacer hincapié en que la escultura dejó de ser mía hace mucho y se convirtió en un detonante colectivo y eso debe seguir siendo. Es decir, la pieza es de todos y la idea es que en esta plazoleta también siga siendo intervenida, que siga cambiando y, sobre todo, que continúe siendo el testimonio de lo que sucede en nuestra actualidad”.

    Aunque Anónimo no tenía un nombre asignado, el artista decidió nombrarlo así animado por la idea de que su trabajo siga siendo un sujeto en gris oscuro que suscite la suficiente intriga como para generar una relación diferente con el espacio público. “En ese sentido, preguntas cómo quién es, qué hace o por qué está ahí, son un buen punto de partida para dilucidar el anonimato del sujeto”, refirió García Moná.

    Su gris opaco es un llamado a la vida. Anónimo lleva en su esencia la necesidad de potenciar un espacio no desde la usurpación sino desde la conciencia sobre su cotidianidad.

    (FIN/CST)

    26 de julio del 2019