Escudo de la República de Colombia
A- A A+

Comunidades sostenibles y cadenas de suministro de oro es un proyecto que integra ingeniería responsable y conocimientos locales con el propósito de diseñar, implementar y evaluar soluciones para la minería artesanal en América Latina. La UNAL Medellín, la Universidad Minuto de Dios, la Escuela de Minas de la Universidad de Colorado, la Academia de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos y la Universidad de Texas-Arlington, participan de él conjuntamente.

  • La integración de la ingeniería con los procesos comunitarios, les da a los estudiantes una mirada más integral de su profesión. Foto cortesía.

    La integración de la ingeniería con los procesos comunitarios, les da a los estudiantes una mirada más integral de su profesión. Foto cortesía.

  • El proyecto Comunidades sostenibles y cadenas de suministro de oro integra ingeniería responsable y con conocimientos locales. Foto cortesía.

    El proyecto Comunidades sostenibles y cadenas de suministro de oro integra ingeniería responsable y con conocimientos locales. Foto cortesía.

  • La delegación también visitó diferentes espacios de la UNAL Medellín.

    La delegación también visitó diferentes espacios de la UNAL Medellín.

  • Como parte del proceso están trabajando con mineros artesanales y de pequeña escala. Foto cortesía.

    Como parte del proceso están trabajando con mineros artesanales y de pequeña escala. Foto cortesía.

  • Estudiantes colombianos y estadounidenses están integrando sus saberes en esta experiencia. Foto cortesía.

    Estudiantes colombianos y estadounidenses están integrando sus saberes en esta experiencia. Foto cortesía.

  • La UNAL Medellín, la Universidad Minuto de Dios, la Escuela de Minas de la Universidad de Colorado, la Academia de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos y la Universidad de Texas-Arlington participan en el proyecto. Foto: cortesía.

    La UNAL Medellín, la Universidad Minuto de Dios, la Escuela de Minas de la Universidad de Colorado, la Academia de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos y la Universidad de Texas-Arlington participan en el proyecto. Foto: cortesía.

    La ingeniería humanitaria está detrás de este y otros proyectos de su tipo. El profesor Juan Lucena, director del programa de Ingeniería Humanitaria de la Escuela de Minas de la Universidad de Colorado, explicó que este concepto está basado en el propósito de enseñarles a los estudiantes de diferentes ramas de la ingeniería cómo aplicar sus conocimientos y habilidades a situaciones humanitarias, por ejemplo, el desarrollo comunitario.

    “Lo humanitario significa que se les ayuda a los seres humanos sin importar su filiación política, género, raza, clase social, en fin. La ingeniería como profesión se ha demorado mucho en abordar estas prácticas; fue en los 90 cuando empezaron a aparecer en diferentes partes del mundo organizaciones como las que hoy se llaman Ingenieros sin Fronteras”, contó el profesor Lucena.

    Según el docente las ingenierías pocas veces tienen una relación directa con las comunidades: “generalmente los ingenieros se preparan para trabajar en la empresa privada, en diseño, producción y procesos con ánimo de lucro”; sin embargo, la experiencia con prácticas humanitarias les permite otro tipo de aprendizajes y herramientas como trabajo en equipo o diseñar con presupuestos muy bajos y recursos limitados.

    Una de las cosas más valiosas, agregó el profesor, “es que los estudiantes aprenden a pensar más allá de ellos mismos y de sus intereses individuales y empiezan a reflexionar sobre asuntos globales trascendentes como la pobreza, el cambio climático, la polución, la contaminación, entre otros”.

    Como parte del proyecto una delegación de profesores y estudiantes de pregrado y posgrado de las instituciones involucradas estuvo en el municipio de Andes (Antioquia) donde se viene desarrollando un trabajo con comunidades mineras artesanales y de pequeña escala desde hace un año. El propósito de la visita fue caracterizar algunos de los problemas de los mineros a partir de la comprensión de sus realidades.

    Por ejemplo, explicó Lucena, “trabajamos con un minero que tiene un entable donde hay muchos relaves que generan pasivos ambientales: mercurio, arsénico, metales pesados, en fin, que tienen que ser remediados porque el entable todavía tiene oro. Entonces, la idea es cómo ayudarles a mineros con base en entender sus dinámicas y en el conocimiento que da la ingeniería”.

    Más allá de las relaciones internacionales y de la fuerza cooperativa interinstitucional, el profesor Oscar Jaime Restrepo Baena, del Departamento de Materiales y Minerales de la Facultad de Minas, señaló que este proyecto colaborativo es importante porque “si bien la minería no es una de las ramas más relevantes de la economía nacional, sigue siendo una realidad, tenemos, sobre todo, mucha minería artesanal y de pequeña escala, que también debemos mirar”.

    Del mismo modo, Restrepo Baena hizo hincapié en que el país tiene mucho que aprender en cuando a ingeniería humanitaria, “el trabajo en esa área es muy importante precisamente porque nosotros tenemos que trabajar con las comunidades y este concepto les da a los estudiantes una mirada social que debe estar siempre presente”.

    En cuando a la ingeniería de minas, específicamente, el profesor Restrepo Baena declaró que en Colombia esta tiene la necesidad de modernizarse, como parte del camino para afrontar ese reto, el próximo año el país recibirá la XXXI reunión anual de la Sociedad de Profesores de Minería, la cual preside el profesor Oscar Jaime.

    “Esta sociedad científica es muy importante porque ella define el norte de la ingeniería de minas, el cual está relacionado con asuntos como la cuarta revolución industrial, la idea de la sostenibilidad y con herramientas que deben ir de la mano de la formación integral de los ingenieros”.

    Ingenieros de unos 45 países visitarán Colombia el próximo año con motivo de la Conferencia; “así que esta será una oportunidad para proyectar una imagen positiva de país, de ciudad y, por supuesto, de Universidad”, concluyó el profesor Restrepo Baena.

    (FIN/CST)

    25 de julio del 2019