Escudo de la República de Colombia
A- A A+

¿Qué ha hecho que las bibliotecas perduren a través de los siglos, superando, incluso, el avance tecnológico de estos tiempos posmodernos y casi futuristas? Sonia María valencia Grajales, jefe de la División de Bibliotecas de la Universidad Nacional de Colombia Sede Medellín, tiene la respuesta: “es en una biblioteca y con un bibliotecario donde encuentras las respuestas correctas”.

  • La biblioteca Efe Gómez es el corazón de la U.N. Sede Medellín. Foto cortesía.

    La biblioteca Efe Gómez es el corazón de la U.N. Sede Medellín. Foto cortesía.

  • El Maker Space es un espacio para desarrollar nuevas miradas con base en la tecnología.

    El Maker Space es un espacio para desarrollar nuevas miradas con base en la tecnología.

  • Celebración 20 años de la biblioteca: los empleados hacen posible este sueño.

    Celebración 20 años de la biblioteca: los empleados hacen posible este sueño.

  • La Sala da Innovación es una apuesta por la innovación y la creatividad.

    La Sala da Innovación es una apuesta por la innovación y la creatividad.

  • La Biblioteca Efe Gómez tiene enormes desafíos que está dispuesta a resolver.

    La Biblioteca Efe Gómez tiene enormes desafíos que está dispuesta a resolver.

    Valencia Grajales no se refiere solo a la búsqueda de información, sino también a la capacidad de resolver mediante diferentes servicios todas las necesidades de los usuarios; al menos así ha sido durante 22 años el caso específico de la Biblioteca Efe Gómez. Por eso, este 23 de abril, día en que internacionalmente se hace un homenaje al libro y a las bibliotecas, es también una buena fecha para conmemorar el quehacer del corazón de la U.N. Sede Medellín.

    “Con más de 20 años conectando los ejes misionales de la Universidad de manera democrática, podemos decir que la Biblioteca Efe Gómez es el alma de la Sede y un espacio que ha sabido adaptarse a los cambios; hoy somos una biblioteca del siglo XXI”, afirma Valencia Grajales y sostiene que, en ese sentido, el silencio habitual de este templo del saber no solo ha servido para acompañar las largas jornadas de estudio de los universitarios, sino, y sobre todo, para escuchar las necesidades de sus usuarios.

    De ahí que la Biblioteca Efe Gómez cuente con repositorios digitales que están disponibles en medios electrónicos 24/7, pero, además, le ha apostado a ofrecer servicios innovadores en materia de conocimiento, de creación y de expresión.

    “Por ejemplo, tenemos jornadas de Bibliotecas 24 horas para apoyar los procesos académicos de mayor importancia durante el semestre; el Maker Space, un lugar para aprender a hacer prototipos o modelar en 3D y hacer realidad proyectos desde otras miradas y propuestas; y la Sala de Innovación donde ofrecemos formación para adoptar modelos de innovación a cualquier proceso creativo y capacitaciones en presentaciones que son de gran apoyo incluso para la formación profesional”, explica la jefe de la División de Bibliotecas.

    En el proceso evolutivo de la Biblioteca Efe Gómez, que es un continuo, Valencia Grajales destaca la disposición y la capacidad del personal pues han estado siempre a la altura de los retos y, muchas veces, han propuesto nuevas posibilidades de respuesta a los desafíos crecientes.

    Para las bibliotecas, así como para el libro, la idea de su desaparición, por efectos de la tecnología, ha sido una amenaza constante en los últimos años; sin embargo, afirma Sonia Valencia Grajales, en tanto existan universidades, habrá biblioteca, pues no se puede pensar en una casa académica de formación sin corazón; “seguro tendremos bibliotecas siempre cambiantes y cada vez más evolucionadas e innovadoras”.

    El intelectual francés Jacques Bénigne Bossuet llegó a afirmar que “en Egipto se llamaba a las bibliotecas el tesoro de los remedios del alma. En efecto, curábase en ellas de la ignorancia, la más peligrosa de las enfermedades y el origen de todas las demás”. En la U.N. Sede Medellín, la Biblioteca Efe Gómez tiene el desafío de seguir atenta al cambio de los tiempos, de mantener la mente abierta y disponerse con una actitud renovadora al servicio y, sobre todo, “de no dejar de ofrecer esa cura que sacie la sed de conocimiento de nuestra comunidad académica”, concluye Valencia Grajales.

    (FIN/CST)

    23 de abril del 2019