Escudo de la República de Colombia
A- A A+

Alejandra Marín Gómez, candidata a doctora en Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Colombia, fue la única asistente del país al curso de Ganadería y Cambio Climático organizado por el Instituto Agronómico Mediterráneo de Zaragoza (España). Aplicó con una investigación que realiza en Antioquia para analizar la altura idónea de pasturas y reducción de emisiones de metano generadas por ganadería.

  • Alejandra Marín Gómez, estudiante de doctorado en Ciencias Agrarias de la Sede. Foto: cortesía.

    Alejandra Marín Gómez, estudiante de doctorado en Ciencias Agrarias de la Sede. Foto: cortesía.

  • Estudiantes de distintos países participaron en el curso de Ganadería y Cambio Climático organizado por el Instituto Agronómico Mediterráneo de Zaragoza (España). Foto: cortesía.

    Estudiantes de distintos países participaron en el curso de Ganadería y Cambio Climático organizado por el Instituto Agronómico Mediterráneo de Zaragoza (España). Foto: cortesía.

  • Alejandra Marín Gómez realiza el doctorado en cotutela con la Universidad Federal de Río Grande (Brasil). Foto: cortesía.

    Alejandra Marín Gómez realiza el doctorado en cotutela con la Universidad Federal de Río Grande (Brasil). Foto: cortesía.

  • La estudiante de la Sede fue la única representante colombiana en el curso internacional.

    La estudiante de la Sede fue la única representante colombiana en el curso internacional.

    En el curso se abordaron temáticas relacionadas con metodologías para medir la captura de carbono y de óxido nitroso del suelo de la orina del ganado, entre otras.

    “Una de las cosas que más me gustó del curso fue que una de las personas encargadas de hablar de los factores de emisión a nivel internacional del IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático) nos capacitó en hacer los cálculos de gases efecto invernadero”, afirma.

    Información útil para la medición de gases

    El pasto kikuyo es ampliamente utilizado en los sistemas de producción lechera en Colombia. Esta especie de forraje es la que la investigadora estudia y la base del modelo de pastoreo que desarrolló: el rotatuino, el cual tiene en cuenta al ganado como indicador del momento óptimo en el que deben entrar al área a consumir su alimento.

    Marín Gómez encontró que 20 cm es la altura ideal para que los bovinos ingresen a una franja a pastar y de 12 cm, cuando se deben retirar del área. El esquema tradicional permite al ganado consumir la máxima cantidad de forraje en determinada área.

    Marín Montoya también hizo la medición de emisión de metano con collares de PVC y tubos que puso cerca de la boca y la nariz de vacas Holstein. Encontrar técnicas para hacer las determinaciones es difícil teniendo en cuenta que se trata de gases, pero este fue un componente importante del Curso.

    “Eso fue un gran aprendizaje porque normalmente hay unas guías que indican cómo calcular las emisiones de cada sector. Sin embargo, cuando se está directamente con personas expertas se hace una experiencia más interesante por la posibilidad de hacer simulaciones para sitios con ciertas características a través de las bases de datos, ya que entre países, e incluso entre regiones hay muchas variaciones que pueden causar un efecto en los resultados finales”, agrega.

    En la organización del programa de formación también participó la FAO, la Alianza Global de Investigación sobre Gases de Efecto Invernadero en Agricultura (Global Research Alliance), el Centro Internacional para la Investigación Agrícola en las Áreas Secas (Icarda) y la Iniciativa 4 por 1000 de la Red REMEDIA (red científica sobre mitigación de Gases efecto invernadero en el sector agroforestal).

    (FIN/KGG)

    27 de marzo de 2019