Escudo de la República de Colombia
A- A A+

           

 

A través de un convenio interinstitucional entre el Fondo Sueconoruego de Cooperación para la Sociedad Civil Colombiana, la Corporación Transparencia por Colombia, la Corporación Libertad y Democracia y la Facultad de Ciencias Humanas y Económicas de la Universidad Nacional de Colombia Sede Medellín se gestó la Feria de Agendas Ciudadanas por la Paz y la Trasparencia.

El evento hace parte de un proyecto que pretende construir agendas ciudadanas en torno a los temas de transparencia, rendición de cuentas y participación política. La idea, además, es que de allí salgan propuestas y recomendaciones que sean incluidas en el plan del gobierno del próximo alcalde de Medellín. 

Angélica Peláez Agudelo, del Laboratorio de Ciencias Sociales de la Facultad de Ciencias Humanas y Económicas, dijo que “el ejercicio era vincular a las organizaciones sociales para que sus propuestas queden incluidas acá y que los ciudadanos se sientan identificados”. 

Por ese motivo los convocados a nutrir las agendas fueron, en su mayoría líderes de organizaciones sociales, de veedurías ciudadanas y de organismos de control social.

El ejercicio, explicó Peláez, consistió en que los asistentes analizaran propuestas relacionadas con transparencia, rendición de cuentas, participación ciudadana, paz, visibilidad de la información pública, control y sanción, fortalecimiento institucional y posconflicto.

“Cada tema tenía un formato de evaluación en el que se calificaba el nivel de importancia de la propuesta. La idea es que con eso nosotros hagamos un proceso de sistematización en donde las propuestas que tengan mayor nivel de importancia para la gente las incluyamos en la versión de agendas ciudadanas que va para los planes de gobierno de los candidatos a la Alcaldía de Medellín”, dijo.

Camilo Grajales, politólogo de la Universidad Nacional de Colombia que hace parte del proyecto, contó que durante la feria también se socializó la nueva Ley Estatutaria de Participación Democrática.  Según él, “esta ley permite flexibilizar los mecanismos ya existentes de participación y le da un componente muy fuerte al control social pues reconoce todos los ejercicios de este tipo hechos por los ciudadanos. Además va a crear el Consejo Nacional de Participación y va a comenzar a desarrollar mecanismos para que el ejercicio del control social pueda tener recursos financieros”.

Samuel Castaño, líder social y coordinador del comité veedor del Puente Madre Laura, aseguró que “es importante construir una conciencia social acerca de los cambios estructurales que deben platearse desde las comunidades para trasformar la sociedad”.

Aunque Castaño reconoce que construir agendas ciudadanas es un proceso a largo plazo, está convencido de que quienes trabajan en pro de ello son “los topos de la construcción de la sociedad del futuro”. 

5 de agosto de 2015