Escudo de la República de Colombia
A- A A+

Consciente de la importancia de incluir la investigación en la formación de pregrado, el Semillero de Investigación Construcción y Ciencia, adscrito a la Facultad de Arquitectura de la Sede, incentiva en los estudiantes el pensamiento crítico, la autonomía y el interés por investigar.

El pregrado en Construcción, que en noviembre cumplirá  47 años, tiene la ventaja de contar con un ciclo de formación integral que abarca desde pregrado, especializaciones y maestría hasta una propuesta de doctorado que actualmente se está consolidando.

Bajo ese marco de referencia se creó en 1998 el Grupo de Investigación en Construcción, el cual desarrolla cinco líneas de investigación: gestión inmobiliaria, investigación en interventoría, construcción sostenible, patología y tecnología, que sirven como base para desarrollar la actividad de la Maestría en Construcción y a las que se asocian alrededor de diez proyectos de profesores de la Facultad.  

Por su parte, el Semillero de Investigación Construcción y Ciencia nació hace aproximadamente diez años, este es coordinado por el profesor John de Jesús Muñoz Echavarría, Sociólogo, Especialista en Planeación Urbano Regional y magíster en Administración. En el semillero participan 12 estudiantes de Construcción y cada uno desarrolla un proyecto propio pues la idea del profesor Muñoz es, precisamente, estimular la autonomía.

En ese sentido el coordinador de la actividad investigativa opera como un dinamizador y un animador de los procesos que emprenden los estudiantes, quienes deben aprender a investigar investigando, es decir, haciendo. El profesor Muñoz asegura que “el estudiante es autónomo y piensa por sí mismo, por tanto es él quien debe decidir su proyecto y no el profesor; eso genera algo muy importante y es que cada estudiante va construyendo su propio camino”.

Para Ricardo Benavides, estudiante de sexto semestre de Construcción, participar del semillero le ha permitido “entender el mundo de manera compleja e integral, pues la investigación aporta una visión amplia de los fenómenos en un mundo que cada vez le exige más a los profesionales olvidarse del otro y abordar todo desde lo simple”.

De manera paralela a la formación en técnicas y herramientas de investigación, el semillero incentiva la participación de los estudiantes en actividades académicas y culturales enfocadas en formar profesionales integrales. Es por eso que los miembros del equipo idearon otras estrategias de formación como un grupo de lectura en el que se abordan diversos temas de manera organizada y sistematizada; y la implementación de recorridos urbanos como un plan conocer la ciudad.

Laura Martínez, de sexto semestre de Construcción, reconoce la importancia de la investigación desde el pregrado y de hacer práctica esa investigación; fue ella quien propuso los recorridos por la ciudad teniendo en cuenta la importancia de conocer el espacio desarrollará su futuro ejercicio profesional.

El profesor Muñoz asegura que aunque los grupos y semilleros de investigación son antiguos en el pregrado, solo hace unos cinco años se revitalizó la actividad investigativa. “Antes la investigación era muy baja y como consecuencia, en ese entonces, los pares académicos solo reacreditaron el programa por cuatro años”, dice.

Tras la última visita de pares académicos, hace dos años, Construcción fue reacreditada por seis años, lo que Muñoz atribuye al fortalecimiento de la investigación en los semilleros, principalmente. 

Juan Fernando Patiño, estudiante de noveno semestre de Construcción, cree que lo más importante de la investigación en la formación pregradual es que “permite generar una postura crítica frente a la academia, los problemas sociales y la realidad”. Y asegura que el semillero le enseñó a ver las cosas de una manera integral  no solo desde lo técnico.

Finalmente, el profesor resalta que “el gusto por la investigación debe partir del mismo concepto de la formación, porque uno se forma con elementos nuevos y para desarrollar elementos nuevos necesariamente hay que investigar”.