Escudo de la República de Colombia
A- A A+

El 19 de octubre en el Campus El Río el estudiante de Ingeniería Física John Esteban Mosquera Mosquera recibía una clase en el Laboratorio de Soldadura cuando se desplomó y cayó desmayado, sus compañeros y profesor lo sacaron del lugar y llamaron a la brigada de emergencias. Ignacio Restrepo Valencia y Carlos Enrique Jaramillo acudieron al llamado y estabilizaron al estudiante que fue llevado a la clínica Cardiovascular donde permaneció durante cuatro días.

  • Este año la brigada ha respondido a más de 100 emergencias.

    Este año la brigada ha respondido a más de 100 emergencias.

  • La U.N. Sede Medellín cuenta con el apoyo voluntario de 22 brigadistas.

    La U.N. Sede Medellín cuenta con el apoyo voluntario de 22 brigadistas.

  • Olga Patricia Mora Herrera, líder de la brigada de emergencias.

    Olga Patricia Mora Herrera, líder de la brigada de emergencias.

  • Desde hace 17 años la brigada de emergencias de la U.N. Sede Medellín presta su apoyo voluntario a toda la comunidad universitaria.

    Desde hace 17 años la brigada de emergencias de la U.N. Sede Medellín presta su apoyo voluntario a toda la comunidad universitaria.

  • Carlos Alberto Zárate, secretario de Sede.

    Carlos Alberto Zárate, secretario de Sede.

    John Esteban padece bradicardia sinusal, una situación en la que los latidos del corazón se originan y se transmiten de forma normal, pero son más lentos de lo necesario. El día del accidente su frecuencia cardíaca era inferior a 60 latidos por minuto, la rápida respuesta de los brigadistas salvó la vida del joven.

    “Yo le agradezco mucho a la brigada porque en la clínica me dijeron que había sido muy afortunado por la intervención oportuna. No sé qué hubiera podido pasar si ellos no me atienden, entonces estoy realmente agradecido por el trabajo que ellos hacen voluntariamente en la Universidad”, comentó el estudiante.

    Desde hace 17 años la brigada de emergencias de la Sede, adscrita a la Sección de Seguridad y Salud en el Trabajo, atiende los eventos masivos y las emergencias que se presentan en la Institución. Gracias al compromiso voluntario de sus 22 integrantes el equipo es uno de los más preparados de la ciudad.

    “La nuestra es una labor silenciosa y una labor de todos los días. Trabajamos con mucho amor porque creo que llevamos adentro el espíritu voluntario, esto no lo hacemos por conveniencia ni obligación sino porque lo tenemos en el alma y somos una de las mejores porque además de buena capacitación, nos sobra corazón”, dijo Olga Patricia Mora Herrera, líder de la brigada.

    Álvaro Mideros, uno de los fundadores de la brigada, contó que pese a las dificultades que han enfrentado en las casi dos décadas de trabajo, ser brigadista vale la pena porque significa estar siempre al servicio de los demás.

    A propósito, Mery Calle, también precursora, extendió la invitación a todos los miembros de la comunidad universitaria que deseen unirse a esta familia comprometida con salvar vidas. “Las puertas están abiertas para todo aquel que quiera servir y tengan dispuesto el corazón para ayudar porque esto se lleva en el corazón. Nosotros andamos con la camiseta puesta en todo momento y los invito a hacer parte de esta labor”.

    Como vocero del equipo directivo de la U.N. Sede Medellín, el profesor Carlos Alberto Zárate Yepes, secretario de Sede, reconoció y gratificó la labor de los brigadistas: “Lo que ustedes hacen es muy importante, es un servicio real y necesario y estamos agradecidos porque sabemos que es un completamente voluntario, por eso también les pedimos que continúen y de nuevo muchas gracias”.

    En 2016 la brigada de emergencias atendió a unas 180 personas entre estudiantes, profesores, empleados y visitantes que necesitaron de primeros auxilios. Gracias a su entrega y vocación de servicio la U.N. es un lugar más seguro. 

    (FIN/CST)

    15 de diciembre del 2016