Escudo de la República de Colombia
A- A A+

Desde 2011 la Universidad Nacional de Colombia Sede Medellín, a través de la Dirección de Investigación y la División de Bibliotecas, inició un proceso de capacitación en vigilancia tecnológica, herramienta estratégica que se usa para realizar de manera sistemática observación, captación, selección y análisis de información, útil para la toma de decisiones.

  • La vigilancia tecnológica aprovecha bases de datos en sus búsquedas para acceder a información estructurada.

    La vigilancia tecnológica aprovecha bases de datos en sus búsquedas para acceder a información estructurada.

  • El profesor Sergio Orduz accedió al servicio de vigilancia tecnológica.

    El profesor Sergio Orduz accedió al servicio de vigilancia tecnológica.

  • Al servicio de vigilancia tecnológica se accede a través de la División de Bibliotecas.

    Al servicio de vigilancia tecnológica se accede a través de la División de Bibliotecas.

    En el caso de la U.N. el servicio se ha encaminado a apoyar la labor de los grupos de investigación. Ángela Benítez Goes, bibliotecóloga especialista en Gestión Empresarial, explicó que “cuando un grupo tiene proyectado hacer una investigación es pertinente hacer antes un ejercicio de vigilancia tecnológica que permita un acercamiento al tema, mirar los avances y, de esta manera, optimizar recursos”.

    Desde que inició el proceso con los grupos, en la Sede se han realizado ejercicios de vigilancia en temáticas diversas: prótesis de miembros inferiores, secado de carbón en microondas, nanotecnología de alimentos, alimentos en polvo, ecología de peces de agua dulce, péptidos antimicrobianos, control biológico de hormigas cortadoras de hojas, entre otros.

    El profesor Sergio Orduz Peralta, de la Escuela de Biociencias, ha trabajado durante años el tema de desarrollo de péptidos antimicrobianos, dado que los trabajos de grado de dos de sus estudiantes tenían que ver con este asunto y con la creación de prototipos el docente se acercó a la Biblioteca.

    “Queríamos ver qué había en el mercado y qué había en términos de procesos de investigación que nos permitiera ver si existía o no algún potencial, en la biblioteca me asignaron dos personas para hacer cada uno de los estudios de vigilancia tecnológica”, contó el profesor.

    Una vez el solicitado el estudio de vigilancia tecnológica, el personal responsable de la Biblioteca define, de la mano con el experto que puede o no ser el solicitante del servicio, la metodología, el alcance que tendrá el ejercicio, la necesidad real con base en la temática a bordar y en los objetivos.

    “Con la información hacemos un análisis de viabilidad, definimos qué recursos y  hacemos una micro cultura que es como entender el tema desde nuestra posición como bibliotecólogas. Con ello, sacamos los términos clave para desarrollar las ecuaciones que se ingresan a los motores de búsqueda: bases de datos que son información estructurada como Scopus, Web of Science, Sciencedirect, entre otras, y a lugares de información no estructuradas como portales web, centros de investigación, de noticias, etc.”, explicó la bibliotecóloga, también especialista en Gestión Empresarial, Paola Restrepo Mazo bibliotecóloga.

    Los datos encontrados son sistematizados y permiten hacer análisis que son, finalmente, validados por el experto. En el caso de la experiencia de los estudiantes del profesor Orduz, que querían desarrollar un líquido para mantenimiento de lentes de contacto y un gel de aplicación tópica, gracias a la información obtenida permitió identificar la alta demanda del sector y la posibilidad comercial de los productos.

    “El servicio es realmente útil a los investigadores, ahora, la Biblioteca no tiene acceso a mucha información, sin embargo, en este caso, con pocos recursos lograron hacer un estudio que arrojó resultados valiosos. Este ejercicio  de  investigar qué hay en la frontera del conocimiento del campo de trabajo y quiénes están ahí deberían hacerlo la mayoría de los profesores”, concluyó el docente.

    En términos de investigación, la vigilancia tecnológica aporta al proceso de toma de decisiones por cuanto reduce la incertidumbre, genera alertas sobre tendencias, ayuda a identificar oportunidades, amenazas, debilidades y fortalezas, facilita la asignación de recursos, determina las posibilidades para proteger los procesos y resultados, permite detectar posibles aliados o pares académicos así como nuevas líneas de investigación y, en general, representa una ventaja competitiva para los investigadores.

    El interés de la División de Bibliotecas con este servicio es hacer un nuevo aporte a los procesos misionales de la Universidad, capitalizando sus capacidades.

    6 de mayo del 2016