Escudo de la República de Colombia
A- A A+

El objetivo es desarrollar sistemas fáciles de portar y que no sean invasivos para actualizar el censo de variables físico-químicas en ciencias de la vida y los materiales. Al frente de ese propósito está el grupo de investigación Óptica y Procesamiento Opto Digital de la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional de Colombia en Medellín.

  • La microscopía holográfica digital sin lentes es una aproximación a procesos de formación de imágenes de objetos en la escala de los micrómetros.

    La microscopía holográfica digital sin lentes es una aproximación a procesos de formación de imágenes de objetos en la escala de los micrómetros.

  • Jorge Iván García Sucerquia, profesor Escuela de Física de la Facultad de Ciencias.

    Jorge Iván García Sucerquia, profesor Escuela de Física de la Facultad de Ciencias.

  • La microscopía se utiliza en el diagnóstico de enfermedades, mayoritariamente.

    La microscopía se utiliza en el diagnóstico de enfermedades, mayoritariamente.

  • Heberley Tobón Maya, estudiante de último semestre de Ingeniería Física.

    Heberley Tobón Maya, estudiante de último semestre de Ingeniería Física.

    En búsqueda de ese objetivo, trabajan en la construcción de una fuente de iluminación de bajo costo para sistemas de diagnóstico soportados en microscopía holográfica digital sin lentes para el municipio de Apartadó. Iniciativa que corresponde a uno de los 35 proyectos ganadores de la convocatoria InnovaAntioquia 2019.

    Para explicar el trabajo, el profesor Jorge Iván García Sucerquia parte de la pregunta ¿por qué vemos un objeto? Y la respuesta es muy simple, apunta, lo vemos porque está iluminado.

    “Lo mismo sucede en un microscopio: necesitamos contar con una fuente de iluminación y esta, en un microscopio sin lentes, tiene que cumplir una característica esencial y es la magnificación, es decir, que a medida que se va propagando en el espacio libre, la imagen que proyecta vaya creciendo en tamaño para que la cámara digital la pueda registrar”, explica el profesor García.

    La fuente de iluminación, además, tiene que ser capaz de producir y almacenar la información del objeto en un fenómeno que se llama interferencia, que requiere que las fuentes sean coherentes, o sea, que mantengan una relación causal en el tiempo y el espacio de manera que la información que se adquiere se preserve a medida que crece en tamaño y se propaga hasta alcanzar la cámara para el registro, tras el cual se envía al computador en el que se procesa.

    La microscopía se utiliza en el diagnóstico de enfermedades, mayoritariamente. Para el caso específico del municipio de Apartadó, el grupo le apunta a la detección de la malaria en campo, afectación que encuentra en la subregión del Urabá antioqueño un foco endémico. “La visión que tenemos, complementa el profesor, es desarrollar a un microscopio con valor de 10 dólares y que sea portátil”.

    La estrategia para llegar a ese microscopio, cuenta el profesor, ha sido desarrollar la microscopía holográfica digital sin lentes. “Esta es una aproximación a procesos de formación de imágenes de objetos en la escala de los micrómetros y que no requiere lentes. Ello se consigue a partir de entender los mecanismos de propagación de la luz en el espacio libre y saber que ahí está toda la información. Luego, lo que hay que hacer es utilizar un poco de matemática en un computador para extraer esa información que la luz obtuvo del objeto cuando viajó a través de él”, explica García Sucerquia.

    De ahí que el proyecto para Apartadó implicó que el grupo se concentrara en cómo generar la fuente puntual de iluminación de bajo costo.

    Heberley Tobón Maya, estudiante de último semestre de Ingeniería Física vinculado al proyecto, fue quien tomó la iniciativa frente a la convocatoria InnovaAntioquia. Al respecto destacó que la propuesta del Centro de Ciencia y Tecnología de Antioquia (CTA) y la Secretaría de Productividad y Competitividad del departamento, les permitió entrar en contacto con una comunidad interesada en desarrollar investigación en temas orientados a resolver problemas del contexto.

    “Además recibimos espacios de formación en temas como vigilancia tecnológica y propiedad intelectual, y un apoyo económico de 10 millones de pesos en materiales e infraestructura para fabricación”, cuenta el estudiante.

    Por ahora el microscopio, que está pensado para ver todo lo que esté en el rango de 2 a 100 micrómetros, ronda los 50 dólares. La meta es llegar a fabricarlo para que cueste 10.

    (FIN/CST)

    25 de noviembre del 2019