Escudo de la República de Colombia
A- A A+

El mundo entero conmemora durante 2019 los 500 años de la muerte de Leonardo Da Vinci, y recuerda su mente holística, el insaciable apetito por la ciencia, y la habilidad para adelantarse a los acontecimientos de la época. A Leonardo le alcanzaron sus 67 años de vida para incursionar en todos los campos del conocimiento, desde la pintura hasta la ingeniería militar, pasando por la hidráulica, la mecánica y la anatomía, sin descuidar el mundano arte de la culinaria, que ejercía, con aires de sibarita, en Los Tres Caracoles, su restaurante de Florencia.

  • En la tercera sesión de la Cátedra Saberes con Sabor, el doctor Jorge Reynolds mostró los dibujos anatómicos de Leonardo Da Vinci.

    En la tercera sesión de la Cátedra Saberes con Sabor, el doctor Jorge Reynolds mostró los dibujos anatómicos de Leonardo Da Vinci.

  • A falta de un soporte adecuado, el renacentista fabricó su propio papel y lápiz con ropajes de lino usado y caña de bambú.

    A falta de un soporte adecuado, el renacentista fabricó su propio papel y lápiz con ropajes de lino usado y caña de bambú.

  • Jorge Reynolds Pombo es ingeniero electrónico de Trinity College en Cambrige, doctor Honoris Causa de seis universidades del país y miembro de 45 sociedades científicas.

    Jorge Reynolds Pombo es ingeniero electrónico de Trinity College en Cambrige, doctor Honoris Causa de seis universidades del país y miembro de 45 sociedades científicas.

  • El doctor Reynolds compartió la novedad de publicar un libro titulado Da Vinci y el corazón en el marco de la conmemoración de los 500 años de la muerte del genio.

    El doctor Reynolds compartió la novedad de publicar un libro titulado Da Vinci y el corazón en el marco de la conmemoración de los 500 años de la muerte del genio.

    Uno de esos campos explorados por Da Vinci, el de la anatomía, fue el tema central de la reciente sesión de la Cátedra Saberes con Sabor, dictada por el ingeniero electrónico Jorge Reynolds Pombo, Miembro de la Misión de Sabios de la Presidencia de la República.

    Como doctor Honoris Causa de varias universidades en áreas de salud, bioingeniería y biociencias, Reynolds Pombo se rinde fascinado ante el conocimiento que adquirió Leonardo acerca del funcionamiento del sistema cardiovascular, en una época en la que la investigación en cadáveres humanos estaba totalmente prohibida por la Santa Inquisición.

    “Da Vinci fue una persona excepcional desde el punto de vista que uno quiera: inventor, futurista, creador, artista...”, afirma el doctor Reynolds. “Todo el mundo lo conoce como el autor del cuadro más importante del mundo, la Mona Lisa, pero, en sí, su gran obra fue en una variedad de actividades diferentes a la pintura”.   Para él, lo más interesante de Leonardo es que sus teorías y sus inventos, que han resistido la prueba de 500 años, debieron parecer en su época como planteamientos de ciencia ficción.

    En Saberes con Sabor, el doctor Jorge Reynolds compartió con los asistentes una serie de dibujos anatómicos hechos por Da Vinci, en los que hizo una descripción detallada del sistema cardiovascular. Los dibujos están incluidos en los códices del renacentista que conserva el gobierno de Inglaterra en el Castillo de Windsor, y que solo en el año de 1976 fueron expuestos al público.

    “La obra de anatomía de Da Vinci es fascinante” –dice el doctor Reynolds. “En el año 2011 se reunieron en Europa varios anatomistas de diferentes países para hacer un estudio minucioso del trabajo hecho por Leonardo. A la luz de los métodos modernos, consideraron que estos dibujos eran en un 97% perfectos”, precisa Reynolds.

    Pero la genialidad de Leonardo no solo se refleja en la perfección de sus trazos y en el interés genuino por el conocimiento, sino también en la recursividad propia de un verdadero científico. El doctor Reynolds se devuelve 500 años para analizar en el contexto la verdadera dimensión de su trabajo gráfico: a falta de un soporte adecuado para plasmar los dibujos, Da Vinci fabricó su propio papel con ropajes de lino usados. Para garantizar una mayor calidad del trazo, se inventó su propio lápiz con una caña de bambú, a la que le introducía una emulsión de colofonia y limaduras muy finas de plata. Y en aras de alcanzar la simetría y la perfección de sus esquemas, diseñó y elaboró cinco modelos de compás.

    Es bastante conocido el listado de los demás diseños de Leonardo que fueron precursores de grandes inventos: la máquina voladora, el helicóptero, el paracaídas, el tanque de guerra, el traje de buceo, el anemómetro... Pero el doctor Reynolds destaca la influencia de sus diseños en la construcción de un prototipo que los cirujanos actuales usan en muchos hospitales del mundo para minimizar los efectos invasivos de las cirugías de corazón. Se trata del Robot Da Vinci, inspirado en un humanoide creado por el renacentista, a base de poleas y piñones, que permite hacer operaciones de gran precisión.

    Según el doctor Jorge Reynolds, el científico y artista Da Vinci les contaría a los jóvenes de hoy: “Yo creo que es de gran importancia para la juventud ver cómo cosas que hoy son novedades se hicieron hace 500 años, con medios verdaderamente imposibles de imaginar. Hoy día vamos a la papelería, compramos las tintas y los colores, y el computador nos ayuda a hacer todos los trabajos. Y sí, llegamos a hacer cosas muy lindas y muy precisas… Pero hay que pensar que en esa época había que hacer el papel, y había que tener la genialidad de inventar un lápiz y de mezclar los colores de acuerdo con lo que él quería imprimir. El mensaje que nos deja es que, con empeño, muchas ideas que hoy son ciencia ficción, mañana pueden volverse realidad”, concluye.

    (FIN/FC)

    9 de septiembre del 2019