Escudo de la República de Colombia
A- A A+

Impactar positivamente desde la educación y la investigación a niños de comunidades vulnerables, es el propósito del Semillero Voluntariado de los Niños Científicos de la Universidad Nacional de Colombia. Se trata de una iniciativa de la Dirección de Investigación y Extensión de la UNAL en Medellín de la que ya se benefician 15 menores entre los 9 y 11 años de la Nueva Villa de La Iguaná.

  • 15 niños de la comunidad Nueva Villa de La Iguaná se benefician del Programa.

    15 niños de la comunidad Nueva Villa de La Iguaná se benefician del Programa.

  • El Semillero Voluntariado Niños Científicos de la U.N. comenzó en 2019.

    El Semillero Voluntariado Niños Científicos de la U.N. comenzó en 2019.

  • Mediante el arte los niños fortalecen aspectos como autocuidado y cuidado del otro.

    Mediante el arte los niños fortalecen aspectos como autocuidado y cuidado del otro.

  • Mediante el arte los niños fortalecen aspectos como autocuidado y cuidado del otro.

    Mediante el arte los niños fortalecen aspectos como autocuidado y cuidado del otro.

  • La idea con el programa es impactar poco a poco a más niños de esta comunidad y de otras, también vulnerables, de la ciudad.

    La idea con el programa es impactar poco a poco a más niños de esta comunidad y de otras, también vulnerables, de la ciudad.

    La estrategia nació en 2016 con el propósito de ofrecerles a los niños actividades que les permitieran explorar, crear e investigar durante los periodos de vacaciones. No obstante, en 2019, debido a su crecimiento y acogida, el programa se abrió hacia la dimensión de extensión solidaria.

    “El Voluntariado es una estrategia que estamos desplegando con el fin de involucrar a los miembros de la comunidad universitaria en nuestro programa de proyección social, por eso necesitamos que más y más personas: estudiantes, profesores y empleados, sumen su grano de arena a este ejercicio que es una forma de retribuirle a la sociedad todo lo que como universidad pública recibimos de ella”, expresó la profesora Claudia Patricia García García, directora de Investigación y Extensión.

    Gracias al Voluntariado los niños entran al campus universitario y realizan actividades que los acercan a un ambiente que los anima a investigar y a estudiar como una manera de divertirse y aprender jugando. “Esto los impacta favorablemente; sus padres, y mediante ellos la comunidad en general, nos ven como un ente que propicia en su entorno un beneficio mediante la educación”, añadió la Directora.

    Al respecto, Nairus Jorhanna Rojas Alejos, madre de uno de los 15 niños que se benefician del Voluntariado contó que cuando Guillermo (su hijo) regresa de la Universidad cuenta todo lo que vivió con los amiguitos “y asegura que cuando sea mayor va a estudiar allá porque es un lugar muy bonito, con espacios para la lectura y donde puede jugar fútbol. Yo estoy muy complacida porque este Programa le ha creado la iniciativa y el entusiasmo de estudiar más adelante”.

    Las actividades, que empezaron el 30 de mayo, se realizan los jueves en la jornada de la tarde e irán hasta el 22 de agosto. “Por ahora estamos trabajando solo en el área de arte y en ello nos apoya la estudiante de último semestre de Artes Plásticas, Lizeth Ramírez”, explicó Gloria Cecilia Arroyave, instructora y funcionaria de la Dirección de Investigación y Extensión.

    Las actividades potencian las capacidades de los niños en aspectos como autorregulación, autorreconocimiento, autocuidado, cuidado del otro: la familia, los amigos, el barrio, entre otros.

    “El arte como un sistema de sanación y catarsis ayuda a sacar a flote situaciones que permanecen latentes como traumas, o simplemente a explorar lo que les gusta y lo que no, la manera como perciben su realidad, el modelo educativo y, en general, el entorno que los rodea que no siempre es fácil”, dijo Lizeth Ramírez, estudiante vinculada al Voluntariado y quien está haciendo su trabajo de grado enfocado hacia la pedagogía desde el arte y al voluntariado social universitario.

    Ulises, Nicol, Camila, Sofía, Guillermo, Shefa, Fabián, Feliángel, Daniel, Justin, Nelmaris, Alex, Gilaris, Juan José y Yoseyryn. Esos son los nombres de los menores para quienes el programa Niños Científicos representa “una bendición”, “alegría”, “amor”, “aprender”, “hacer amigos” y, entre muchas otras ideas, “la posibilidad de soñar” y “una oportunidad para ser más felices”.

    En esta medida, para Gloria Arroyave lo que está haciendo la UNAL mediante el programa de voluntariado con los niños de la Nueva Villa de La Iguaná es una tarea que, a futuro, debería replicarse con otras comunidades vulnerables de la ciudad.

    “Es importante resaltar que los niños son el futuro y, aun así, muchas veces son ellos los más vulnerables. Este tipo de actividades nos permite como Universidad, no solo ser buenos vecinos sino también, ofrecer otras alternativas que les dan oportunidades a esos chiquitos. Con este Voluntariado estamos propiciando actividades de extensión solidaria y de responsabilidad social universitaria”, precisó la funcionaria.

    En el corto y mediano plazo, el propósito es que el Voluntariado crezca de tal manera que pueda beneficiar a más niños. En ese sentido, la Directora de Investigación y Extensión recordó que “el cambio real de la sociedad se logra a través del conocimiento”.

    “La idea es hacer grupos de 15 niños y que cada día de la semana se trabaje con uno diferente en actividades puntuales. Entonces, por ejemplo, el grupo de los lunes, zootecnia; el de los martes, óptica; los miércoles, refuerzos en el Aula Taller de Matemáticas; los jueves continuar con artes; y los viernes robótica o electrónica, este todavía lo estamos gestionando”, aclaró Gloria Arroyave.

    El Semillero Voluntariado de los Niños Científicos U.N. fue posible gracias al apoyo de Fodun, de las cinco facultades, de la Dirección Académica y al liderazgo de la Dirección de Investigación y extensión de la UNAL en Medellín desde donde quieren convocar a todos los miembros de la comunidad universitaria a apoyar esta iniciativa de proyección social.

    (FIN/CST)

    2 de julio del 2019