Escudo de la República de Colombia
A- A A+

Con apenas un año de vida Jairo Alexander Osorio Saraz fue llevado a vivir al municipio de El Banco (Magdalena), allí creció en medio de un ambiente campesino que le hizo amar la ruralidad, así como conocer sus mayores necesidades; por eso desde muy pequeño supo que quería dedicar todos sus esfuerzos al agro colombiano. Su nueva ocupación como Secretario de Agricultura y Desarrollo Rural de Antioquia es uno de los peldaños más importantes que escala hacia ese propósito que se trazó hace poco más de dos décadas.

  • El profesor Jairo Alexander Osorio Saraz es el nuevo Secretario de Agricultura y Desarrollo Rural de Antioquia.

    El profesor Jairo Alexander Osorio Saraz es el nuevo Secretario de Agricultura y Desarrollo Rural de Antioquia.

  • El profe ve en el campo colombiano las potencialidades que el país necesita para encarar con éxito el futuro. Foto: cortesía.

    El profe ve en el campo colombiano las potencialidades que el país necesita para encarar con éxito el futuro. Foto: cortesía.

  • Jairo Alexander Osorio Saraz es profesor de la U.N. desde el año 2003.

    Jairo Alexander Osorio Saraz es profesor de la U.N. desde el año 2003.

  • Sus principales retos serán dinamizar y visibilizar el Fondo para el fomento del sector rural agropecuario, Antioquia Siembra; y poner en ejecución el Plan de Ordenamiento Territorial Agropecuario (POTA).

    Sus principales retos serán dinamizar y visibilizar el Fondo para el fomento del sector rural agropecuario, Antioquia Siembra; y poner en ejecución el Plan de Ordenamiento Territorial Agropecuario (POTA).

  • El profesor Osorio Saraz es amante del campo, aficionado a los cotejos futbolísticos entre amigos, al vallenato y a la compañía de su familia. Foto: cortesía.

    El profesor Osorio Saraz es amante del campo, aficionado a los cotejos futbolísticos entre amigos, al vallenato y a la compañía de su familia. Foto: cortesía.

    En sus últimos años de escuela en el Colegio Nacional Mixto de Bachillerato, al que recuerda con cariño, Alexander empezó a cuestionarse qué estudiar. Quería una ingeniería, pero no Civil que era el eco más fuerte que llegaba a El Banco, además de las carreras de Medicina o Derecho. En sus búsquedas descubrió Ingeniería Agrícola en la Universidad Nacional de Colombia en Medellín, su ciudad natal, además. Y decidió que esa sería su profesión.

    “Yo tenía a la U.N. como mi referente de mayor calidad académica y en el pueblo nos decían que solo pasaban los más inteligentes”, comenta. Y, aunque dice que para esa época no era muy buen estudiante, “ahora sí”, advierte, decidió tomar el riesgo y presentarse. No pasó, pero eso lo hizo enfocarse con más ahínco en su intención de ser parte de la Universidad Nacional de Colombia.

    En un segundo intento optó por dos alternativas: Ingeniería Sanitaria en la Universidad de Antioquia e Ingeniería Agrícola en la U.N. Pasó a ambas con uno de los mejores puntajes y eligió la que, realmente, era su primera opción.

    “Para mí, un pueblerino que no solo se enfrentaba al ambiente universitario sino también a la vida en una ciudad grande, fue muy importante que la Universidad me acogiera; desde el primer día acá me sentí en familia y así ha sido siempre”. En 1998 se graduó como Ingeniero Agrícola, hizo una especialización en Legislación Ambiental en la Universidad de Medellín y una Maestría en Ingeniería de Materiales y Procesos en la Facultad de Minas de su alma máter.

    Años después empezó como profesor de la U.N. e hizo estudios de doctorado y posdoctorado en la Universidad Federal de Viçosa (Brasil). “Yo fui docente ocasional un tiempo y luego, mediante convocatoria pública me vinculé definitivamente a la Institución. Eso fue el 11 de abril de 2003, ya son 16 años”, destaca.

    El profesor Alexander se ha desempeñado incluso desde sus años de estudiante al área de construcciones. “Me he inclinado por el tema de materiales alternativos de construcción”. Durante su formación doctoral, sin embargo, exploró otro tema que en Colombia aún no ha sido muy aprovechado: la bioclimática aplicada a la agroindustria, es decir, a la producción animal y vegetal.

    Desde 2003 el profesor ha ocupado diversos cargos académico-administrativos: coordinador de carrera de Ingeniería Agrícola, director de extensión de la Facultad de Ciencias Agrarias, director del Departamento de Ingeniería Agrícola y de Alimentos, y decano por tres periodos (2012 – 2018). “Esa experiencia y el contacto con el medio externo me enriqueció la mirada más allá de lo académico” dice; así mismo, afirma que ella será determinante durante el ejercicio de su cargo como secretario departamental.

    A propósito del nombramiento, cuenta que el Gobernador de Antioquia, Luis Pérez Gutiérrez, le confió dos tareas precisas para estos casi siete meses que le faltan de gestión: por un lado, dinamizar y visibilizar el Fondo para el fomento del sector rural agropecuario, Antioquia Siembra; y por otro lado, poner en ejecución el Plan de Ordenamiento Territorial Agropecuario (POTA), que se aprobó en 2018 y que diseñó la Universidad Nacional de Colombia Sede Medellín, en los 125 municipios del departamento.

    “Esas serán mis dos grandes tareas, entre otras que tienen que ver con terminar de consolidar las políticas agropecuarias, ya está la de agricultura familiar, ahora vamos a enfocarnos en la de jóvenes rurales para el departamento”, destaca el nuevo Secretario. En el mismo sentido, añade que el voto de confianza no es solo hacia él sino también y sobre todo hacia la U.N. “De algún modo, yo seré la representación de la Universidad en el gobierno departamental”.

    Para un académico como el profesor Alexander, el pensamiento crítico ha sido durante muchos años la sustancia de su quehacer y asegura que en su nuevo rol este es todavía más importante porque, además, tiene la posibilidad de ser constructivo.

    “Todos los que nos formamos en el sector rural alguna vez soñamos con aportarle nuestro grano de arena y cuando el Gobernador me hizo la invitación para participar en su gabinete, yo le respondí que para mí era un honor porque en mi profesión ese es un placer y un sueño cumplido en tanto representa la posibilidad de hacer aportes más tangibles al sector agropecuario”.

    El nuevo Secretario de Agricultura y Desarrollo Rural de Antioquia profesa un amor ilimitado por el campo y es consciente de que el sector rural antioqueño, y en general el colombiano, necesita mucha atención. “Cuando uno sale a compartir con los campesinos encuentra que lo que mejor los caracteriza son la nobleza y la gratitud, y tratar de buscarles soluciones a sus problemas y que ellos mejoren su calidad de vida, es una satisfacción que no tiene precio”, enfatiza.

    Cuando recién empezaba su formación universitaria Alexander pensó que llegar con transferencia tecnológica al campo y lograr desarrollos en infraestructura como vías y puentes, era lo que él debía hacer. Durante sus años como profesional ha tenido la oportunidad de realizar ese objetivo desde lo académico. Pero es ahora cuando, con más certeza, tiene entre sus planes el propósito de ser puente que acerque el bienestar al sector rural.

    Para este amante del campo, aficionado a los cotejos futbolísticos entre amigos, al vallenato, a la compañía de su familia, que encuentra en la docencia una de sus mayores satisfacciones como académico y que no puede irse a la cama sin haber, por lo menos, empezado a leer un artículo científico como una manera de formarse permanentemente, el principal desafío de hoy hasta que termine su gestión como secretario departamental no solo será hacer las cosas de la mejor manera, sino también, y sobre todo, dejar en alto el nombre de la institución que, como asegura, lo respaldará “toda la vida”: La U.N.

    (FIN/CST)

    14 de junio del 2019