Escudo de la República de Colombia
A- A A+

A medida que el tiempo pasa surgen necesidades, cambian vertiginosamente las prioridades y el mundo avanza. Tanto así que a inicios de 2019 en Davos (Suiza) durante la reunión del Foro Económico Mundial se anunció a Medellín como sede del nuevo Centro para la Cuarta Revolución Industrial. ¿Qué representa esto y qué puede aportar a la ciudad?

  • Medellín es una de las ciudades inteligentes de América Latina.

    Medellín es una de las ciudades inteligentes de América Latina.

  • Centro de América Latina para la Cuarta Revolución Industrial funcionará en Ruta N. Foto: tomada de bit.ly/2Hf4bW5

    Centro de América Latina para la Cuarta Revolución Industrial funcionará en Ruta N. Foto: tomada de bit.ly/2Hf4bW5

  • La inteligencia artificial es una de las áreas de trabajo del Centro. Foto: tomada de bit.ly/2NJvXem

    La inteligencia artificial es una de las áreas de trabajo del Centro. Foto: tomada de bit.ly/2NJvXem

    Si los sistemas de producción mecánica y de vapor marcaron la época de la Primera Revolución Industrial (entre 1760 y 1830), las industrias química y automovilística la Segunda (hasta 1914) y la incorporación de la microelectrónica la Tercera (finalizada hacia 2000); los sistemas ciberfísicos y biológicos, la inteligencia artificial y el internet de las cosas son ahora los focos.

    El Centro para la Cuarta Revolución Industrial en Medellín trabajará en tres áreas: Inteligencia artificial, Blockchain e internet de las cosas. Se centrará principalmente en mejorar procesos y eficiencias de entidades de control, fortalecer la política criminal y la seguridad ciudadana.

    Asimismo, busca mejorar el proceso de catastro a nivel nacional y la infraestructura para usar las tecnologías de la información y la comunicación.

    Medellín, una de las ciudades más innovadoras del mundo, reconocida así en 2017 por la agencia de innovación australiana 2ThinkNow, ha venido trabajando en torno a la industria 4.0. Cuenta desde hace 10 años con instituciones como Ruta N, invierte el 2,14 % de su Producto Interno Bruto (PIB), representado en aproximadamente $1,2 billones al año, en actividades de ciencia, tecnología e innovación, como destaca Luz María Ostau de Lafont, profesional de Dirección Ejecutiva de Ruta N.

    En la ciudad sigue en aumento la industria creativa, que brinda la posibilidad de materializar, prototipar y hacer pruebas de manera rápida. Así que “ya nos está impactando. La Cuarta Revolución Industrial está aquí y sucede en varios lugares en esta ciudad”, expone el profesor Jairo José Espinosa Oviedo, profesor de la Facultad de Minas de la Universidad Nacional de Colombia Sede Medellín.

    Afirma que en Colombia, en general, hay déficit de personal con conocimiento en el área de tecnologías de la información, pero “comparada con otras ciudades del país y del mundo, Medellín tiene una cantidad apreciable de personas que trabajan el tema y se mueven hacia esas revoluciones digitales”.

    ¿Conlleva riesgo de desempleo?

    La Cuarta Revolución Industrial tiene una característica particular y es el paso exponencial a la que avanza. Esto se basa en la Ley de Moore que plantea que el procesamiento de información se duplica cada 18 meses.

    Uno de los aspectos negativos de ese acelerado desarrollo tecnológico es el desempleo, según el profesor Guillermo Maya, de la Facultad de Ciencias Humanas y Económicas de la Sede; “La robotización desplaza trabajadores por máquinas que simplemente reciben órdenes”. “Siempre unos nuevos sectores aparecen y otros desaparecen como por ejemplo quienes manejaban coches de caballos. Eso es inevitable, el problema es ¿cómo solucionar el desempleo?”, agrega el docente, quien propone disminuir la jornada laboral conservando los ingresos.

    Por su parte, Pablo Ángel, jefe del Centro de Desarrollo Empresarial de la Universidad Pontificia Bolivariana y miembro de Andi del Futuro, dice que en torno a la Cuarta Revolución Industrial “se dibuja un panorama muy al estilo de Terminator (la película) en el que se piensa que los robots y las máquinas van a reemplazar los trabajos y van a quedar obsoletos. Eso pasó en las otras tres revoluciones, pero las carreras (profesionales) que se están ofreciendo se tienen que transformar y preparar para lo digital”.

    El Centro de América Latina para la Cuarta Revolución Industrial “contribuirá a la construcción de políticas públicas y marcos regulatorios que habiliten el uso de las tecnologías en diferentes sectores de la economía, teniendo en cuenta el respeto por temas sensibles como la privacidad de los ciudadanos”, según Ostau de Lafont.

    Con esta iniciativa Medellín se suma a la red de ciudades de las que hacen parte Beijing (China), Mumbai (India) y Tokio (Japón). Se espera que el Centro de América Latina para la Cuarta Revolución Industrial quede listo a finales de abril.

    (FIN/KGG)

    11 de marzo del 2019