Escudo de la República de Colombia
A- A A+

En los años 80 el mundo reaccionó frente a la emergencia ambiental causada por la destrucción de la capa de ozono, este precedente demostró que industria, científicos, gobiernos y sociedad son capaces trabajar de manera asociativa en la resolución de conflictos; en la actualidad una respuesta parecida se está dando frente al cambio climático. Para el investigador Omar Torres del Goddard Space Flight Center de la NASA, este panel internacional debería estar conectado con lo referente a mitigar los niveles de contaminación en la baja atmósfera.

  • La U.N. lleva más de siete años monitoreando el aire de Medellín. Foto Javier Nieto / El Tiempo.

    La U.N. lleva más de siete años monitoreando el aire de Medellín. Foto Javier Nieto / El Tiempo.

  • David Winker, científico encargado de la Misión CALIPSO del Centro de investigación de Langley de la NASA.

    David Winker, científico encargado de la Misión CALIPSO del Centro de investigación de Langley de la NASA.

  • Claudio Mazzoleni, investigador de Michigan Technology University.

    Claudio Mazzoleni, investigador de Michigan Technology University.

  • Omar Torres, investigador del Goddard Space Flight Center de la NASA.

    Omar Torres, investigador del Goddard Space Flight Center de la NASA.

  • El X Workshop Lidar Measurements in Latin America (WLMLA) tuvo lugar en la U.N. Sede Medellín.

    El X Workshop Lidar Measurements in Latin America (WLMLA) tuvo lugar en la U.N. Sede Medellín.

  • Desde mayo del 2018 la U.N. cuenta con un espectrofotómetro solar gracias a un convenio con la NASA.

    Desde mayo del 2018 la U.N. cuenta con un espectrofotómetro solar gracias a un convenio con la NASA.

    “Los contaminantes que afectan la calidad del aire son, en general, de origen antropogénico, es decir, producidos por el hombre: vienen de emisiones industriales, de la explotación minera (algunas a campo abierto), de las emisiones vehiculares, etc.”, explicó el experto. En el mismo orden, declaró que se requiere remplazar las tecnologías tradicionales por otras más limpias y amigables con el medio ambiente, pero, sobre todo, añadió que es fundamental “la voluntad política de los gobiernos”.

    Según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS) nueve de cada 10 personas respiran aire contaminado en el mundo, esto provoca aproximadamente siete millones de muertes al año. A propósito, el científico David Winker, encargado de la Misión CALIPSO del Centro de Investigación de Langley de la NASA, comentó que si bien no hay un estándar sobre la calidad del aire mundial, la decadencia de este es una realidad que precisa articulación de esfuerzos.

    “Algunos países entienden que la calidad del aire es una carencia que merece su atención y están tratando de solucionarlo, como China; por el contrario, en la India el gobierno conoce de la problemática, pero no hace nada al respecto. Más grave aún es que hay muchos otros que ni siquiera prestan atención a la situación”, precisó el científico.

    Si bien en los últimos años ha habido un avance en lo que respecta a estudiar la calidad del aire que se respira, es necesario ir un paso adelante hacia las soluciones y ahí la academia tiene un papel importante dado que “están al servicio de la sociedad y deben producirle beneficios no solo desde lo académico sino también desde la investigación de impacto, en ese sentido, hay que tener en cuenta que para proponer salidas primero es necesario estudiar las problemáticas”, planteó el investigador Claudio Mazzoleni de Michigan Technology University.

    A propósito, el profesor Álvaro Bastidas de la Universidad Nacional de Colombia Sede Medellín, resaltó que la Institución está haciendo ciencia de alto nivel en cuanto al estudio de contaminación y calidad del aire en Medellín, donde se han presentado eventos muy álgidos, “eso nos pone a la delantera en el país, y la U.N. se ha vuelto un referente internacional”, expresó.

    Además, el docente destacó que La Universidad lleva un record de siete años de mediciones continuas sobre las partículas presentes en la atmósfera de Medellín, las cuales se acumulan y son las responsables de disparar alarmas ambientales. “Podemos dar por sentado que conocemos la dinámica de la ciudad, de dónde provienen los contaminantes, de qué clase son, etc., y el paso que queremos dar es hacer las propuestas de programas de métodos de descontaminación”, sostuvo.

    Para el profesor lo que hace la U.N. a nivel de ciencia podría ser usado por el gobierno local para generar instrucciones, por ejemplo, respecto a contaminación vehicular o de emisiones industriales en Medellín y, más adelante, en otras ciudades de Colombia. “Finalmente, lo que queremos es integrarnos, ayudar y guiar a la sociedad con conocimiento verídico y comprobable”, concluyó.

    Estas reflexiones se presentaron durante el X Workshop Lidar Measurements in Latin America (WLMLA). En el encuentro, que contó con el respaldo de la NASA, la Agencia Espacial Europea y la Agencia Espacial Japonesa, participaron los países miembros de la Red Latinoamericana de Monitoreo de Atmósfera: Argentina, Brasil, Chile, Bolivia Cuba y Colombia, además de autoridades internacionales en medición de la calidad del aire.

    (FIN/CST)

    26 de noviembre del 2018