Escudo de la República de Colombia
A- A A+

Ante la evolución y transformación de las ciudades, la necesidad de conectarlas con un mundo globalizado y de contar con profesionales con formación ética e integral, expertos de la ingeniería analizan el papel de esta área del conocimiento en la sociedad colombiana.

  • La ingeniería es una de las áreas del conocimiento más importante para posicionar el país en cuanto a competitividad y desarrollo.

    La ingeniería es una de las áreas del conocimiento más importante para posicionar el país en cuanto a competitividad y desarrollo.

  • Según los expertos, es necesario revisar la pertinencia de algunos programas académicos de ingeniería. Fotografía tomada de: noticias.universia.net.co

    Según los expertos, es necesario revisar la pertinencia de algunos programas académicos de ingeniería. Fotografía tomada de: noticias.universia.net.co

  • La formación integral de los nuevos profesionales es clave.

    La formación integral de los nuevos profesionales es clave.

  • Para Verónica Botero Fernández, decana de la Facultad de Minas, trabajar de forma articulada entre las diversas ramas de la ingeniería es fundamental para alcanzar excelentes resultados.

    Para Verónica Botero Fernández, decana de la Facultad de Minas, trabajar de forma articulada entre las diversas ramas de la ingeniería es fundamental para alcanzar excelentes resultados.

    Para la profesora Verónica Botero Fernández, decana de la Facultad de Minas y primera mujer en ocupar este cargo en los 131 años de este claustro formativo, los retos de cada área específica de la ingeniería son propios, pero articulados pueden dar excelentes resultados a las ciudades.

    “Nosotros tenemos un problema de infraestructura de más de 50 años si nos comparamos con Venezuela o Ecuador en materia de vías, movilidad, conectividad, puertos y demás necesidades propias del país, los cuales necesitan si o si de ingenieros competentes para dar solución a cada una de ellas”, comentó la profesora Botero Fernández.

    Para la Decana, se requiere de todos los tipos de ingeniería para salir del atraso y saldar la deuda histórica que tiene el país en cuanto a desarrollo en sus capitales y territorios apartados.

    “En el tema de ciudades tenemos grandes problemas de movilidad, ahí se necesitarían ingenieros electrónicos, eléctricos, mecánicos que trabajen en temas de ciudades sostenibles e inteligentes, para medir flujos, velocidades de tráfico, cambios de semáforos, alertas tempranas en temas de aire, entre otros”, explicó Verónica Botero Fernández.

    Así mismo, hizo un llamado para que los profesionales de la ingeniería piensen en otras alternativas a las formas de producción y consumo de recursos no renovables.

    “Nosotros tenemos grandes retos en la gestión sostenible del territorio y para eso necesitamos una gran cantidad de ingenieros en todas las ramas para que apoyen esto, del agua, de los recursos naturales, la fauna, la flora, los ecosistemas estratégicos que proveen servicios, recursos no renovables y alternativas a los mismos”, dijo.

    Por su parte, el ingeniero de Minas y Metalurgia y presidente de la Comisión Colombiana de Recursos y Reservas de Minerales, Wilfredo López Piedrahita, considera que es la formación integral de los profesionales lo que debe primar como principal reto en la ingeniería colombiana.

    “El principal reto que tiene que solucionar la ingeniería y que permea todas las esferas del país es la corrupción por falta de ética, este problema golpea fuertemente nuestra profesión y hace quedar muy mal nuestro país y nuestra carrera, las universidades deben velar por este tipo de formación”, señaló.

    El colapso del edificio Space, las fallas estructurales de la edificación Bernavento, la caída del puente Chirajara, el derrame de petróleo en la Lizama y el taponamiento de túneles de descarga en la Hidroeléctrica Ituango dan cuenta de lo que expresa López Piedrahita.

    Así mismo, Juan Diego Jaramillo Fernández, profesor de la Universidad Eafit y doctor en Ingeniería, reconoció que la academia debe ser más insistente en cuanto al papel de esta área del conocimiento en las sociedades.

    “La ingeniería no es un procedimiento, no es un checklist o una serie de pasos establecidos, es mucho más que eso e implica entender y conceptualizar perfectamente bien, de manera que se puedan detectar errores. Cuando la ingeniería se concibe como procedimiento difícilmente se identifican las posibles fallas y, en ese sentido, hay que insistir en lo fundamental”, enfatizó el académico.

    Opinión que corrobora Guillermo Hoyos Vásquez, director del Instituto de Estudios Sociales y Culturales PENSAR, de la Universidad Javeriana de Bogotá y miembro del Consejo Nacional de Acreditación, CNA Colombia, al expresar que la base científica y tecnológica del país y su desarrollo deben de ir acompañados de un auténtico progreso cultural de la sociedad.

    “Sólo en esta complementariedad se va logrando la constitución de una sociedad civil con base en procesos inclusivos y públicos, en los cuales se obtienen la formación de la opinión pública y de la voluntad común de ciudadanos capaces de concertar y de reconstruir el sentido de las instituciones y del Estado de derecho, sin que para ello haya que concebir como procesos diferentes la formación en valores y para la solidaridad y la democracia, y una educación de calidad para la ciencia y la tecnología”, precisó Hoyos Vásquez.

    Por último, la decana Verónica Botero Fernández argumentó que es momento de repensar algunos programas y enfoques de la Facultad para ser pertinentes con las necesidades que la sociedad requiere.

    “Creo que tenemos que empezar a repensar la pertinencia de nuestros programas y es el momento para hacerlo, sin desconocer que aquí hay una gran tradición y cualquier cambio costaría, tenemos que hacerlo como se hicieron los grandes cambios en la década de los años 30 y 40 pues tenemos la experticia y el conocimiento de grandes profesores, pero más que los nombres, tenemos que pensar en qué clase de personas y profesionales queremos para que piensen el mundo, tenemos que repensar el rol de los ingenieros en la sociedad actual”, concluyó la decana Botero Fernández.

    (FIN/AGG)

    6 de noviembre del 2018