Escudo de la República de Colombia
A- A A+

La idea era hablar sobre el desarrollo de nuevas vacunas, las reglas y los principios que han permitido avanzar hasta prevenir y tratar enfermedades altamente infecciosas, y aunque el invitado efectivamente abordó el tema, su discurso incluyo frases como: atrévanse a soñar, trácense metas y no desistan en el propósito de lograrlas. El mensaje fue claro, motivador y logró cautivar a un público más que expectante.

  • El científico colombiano, Manuel Elkin Patarroyo, fue el primer invitado de la Cátedra Saberes con sabor.

    El científico colombiano, Manuel Elkin Patarroyo, fue el primer invitado de la Cátedra Saberes con sabor.

  • La Cátedra tiene como propósito contribuir al mejoramiento de la cultura científica en la ciudad.

    La Cátedra tiene como propósito contribuir al mejoramiento de la cultura científica en la ciudad.

  • Saberes con Sabor quiere establecer un canal de comunicación entre los especialistas del conocimiento científico y la ciudadanía.

    Saberes con Sabor quiere establecer un canal de comunicación entre los especialistas del conocimiento científico y la ciudadanía.

  • Manuel Elkin Patarroyo es egresado de la Universidad Nacional de Colombia.

    Manuel Elkin Patarroyo es egresado de la Universidad Nacional de Colombia.

  • Las conferencias, entrevistas y foros de la Cátedra tendrán entrada libre.

    Las conferencias, entrevistas y foros de la Cátedra tendrán entrada libre.

    Manuel Elkin Patarroyo, el hombre que llegó a la primera versión de la vacuna contra la malaria, fue el emisor del mensaje con el que, además, inauguró la Cátedra Saberes con sabor, una estrategia de la Vicerrectoría de la Universidad Nacional de Colombia Sede Medellín con el apoyo de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas Físicas Y Naturales (ACCEFYN), para vincular la academia con la sociedad a partir de la divulgación del conocimiento.

    A finales de este año el científico presentará una nueva versión de la vacuna contra la malaria que, según el experto, mezcla 24 de sus 35 componentes esenciales y que tendrá, 78,2 % de efectividad. Es factible que a mediados de 2019 esta se mejore hasta llegar al 96,6% de protección, considerando la desviación estándar.

    “Comenzaremos a hacer vacunaciones escalonadas en menos de un año; Ghana, Senegal, Costa de Marfil, Cabo Verde y Angola, son algunos de los países que ya la han solicitado”, declaró el científico 31 años más tarde de entregada al mundo su primera versión contra la malaria, padecimiento que continúa siendo un problema de salud pública en el planeta, pero que afecta mayoritariamente a los países africanos.

    Según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 2016 hubo un estimado de 445.000 muertes por malaria de los más de 200 millones de casos que se presentaron en el mundo. La ventaja, según explicó Patarroyo es que esta es una enfermedad aguda, es decir que una vez es transmitida por el parásito, la persona infectada tiene 15 días para mostrar los síntomas del paludismo que puede diagnosticarse solo con una gota de sangre, y que tiene tratamiento.

    La edad apropiada para suministrar el compuesto, indicó el científico, es a los nueve meses de vida, cuando el sistema inmunitario se haya desarrollado completamente. Esta se aplicará en dos dosis con treinta días de diferencia entre la primera y la última.

    Más allá de sus investigaciones, el doctor Manuel Elkin Patarroyo se refirió a la importancia de la vacunación en la actualidad desde lo que llama rentabilidad o costo beneficio en términos de mortalidad y sufrimiento humano.

    “No hay nada más rentable que las vacunas. Unos 70 años atrás la gente moría de viruela por millones, la polio mataba entre 150 mil y 200 mil personas por año y dejaba a la gente con parálisis que implicaban sufrimiento. Hoy por hoy cualquier vacuna puede producir efectos secundarios, pero no hay evidencia científica sólida que demuestre que si usted pone cierta vacuna produce cierta enfermedad. Para mí una vida que se salve entre dos millones es suficiente”, declaró.

    “La ciencia debe ser para el beneficio de la humanidad”

    De acuerdo con el profesor Patarroyo la satisfacción de hacer ciencia está únicamente en la posibilidad de resolver problemas en beneficio de la humanidad y, por su puesto, en el placer del descubrimiento y del conocimiento; de ahí la necesidad de extender los avances más allá del universo científico.

    “Esta es la idea hacer agradable el saber, un conocimiento que se le transmita a la gente porque la ciencia es algo que debería ser asequible a todos en todas partes del mundo no solo desde el punto de vista del conocimiento mismo sino también desde su aplicación”, destacó y añadió que estrategias como la analogía tienden puentes con la sociedad.

    El científico también hizo un llamado a la dirigencia empresarial del país para que se comprometa a apoyar la ciencia. “Los países se desarrollan basados en la educación, en la investigación, en la tecnología y en la innovación; si nuestro país no le aporta a esto estamos muertos porque tendremos que seguir comprando las soluciones que nos negamos a generar”.

    Una vez concluida la charla Patarroyo exaltó el interés del público presente por el conocimiento y les remarcó a la larga fila de jóvenes que esperaron para sacarse una foto con él que nunca hay que abandonar los sueños.

    (FIN/CST)

    21 de septiembre del 2018