Escudo de la República de Colombia
A- A A+

Gracias a la implementación de sistemas silvopastoriles, campesinos y ganaderos de diferentes municipios de Antioquia aumentan su productividad y aprovechan los suelos fértiles para diversificar sus ingresos a mediano y largo plazo.

  • Gracias a la implementación de los sistemas silvopastoriles se fortalece el bienestar animal y se aumenta la productividad del ganado.

    Gracias a la implementación de los sistemas silvopastoriles se fortalece el bienestar animal y se aumenta la productividad del ganado.

  • En altas temperaturas, la sombra puede disminuir hasta en cinco grados la sensación térmica.

    En altas temperaturas, la sombra puede disminuir hasta en cinco grados la sensación térmica.

  • En el vivero se siembran los eucaliptos, lo que disminuye el costo en la siembra y producción.

    En el vivero se siembran los eucaliptos, lo que disminuye el costo en la siembra y producción.

  • El proyecto tiene como objetivo mejorar las condiciones de producción de más de 300 fincas ganaderas.

    El proyecto tiene como objetivo mejorar las condiciones de producción de más de 300 fincas ganaderas.

  • Luis Alfonso Giraldo, docente del Departamento de Producción Animal de la Facultad de Ciencias Agrarias y coordinador del proyecto.

    Luis Alfonso Giraldo, docente del Departamento de Producción Animal de la Facultad de Ciencias Agrarias y coordinador del proyecto.

    El proyecto liderado por la Facultad de Ciencias Agrarias de la U.N. Sede Medellín y la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural de la Gobernación de Antioquia, tiene como objetivo mejorar las condiciones de producción de más de 300 fincas ganaderas.

    El silvopastoreo es una técnica que integra en un mismo espacio árboles, pasturas y animales para obtener beneficios productivos y ambientales. En un principio se siembran árboles con una distancia de 2,5 metros entre especie alrededor del ganado y se complementa con pasturas o arbustivas (pasto de mayor tamaño y con mayor cantidad de proteína).

    Una vez terminado este proceso, que asesoran los expertos de la U.N., los árboles empiezan a dar sombra al ganado, lo cual genera una reducción significativa del estrés por calor; los arbustos, por su parte, aportan más vitaminas a los animales. En conjunto representan una mayor producción de leche y ganancia de peso para el lote de carne.

    “Uno puede hacer la selección de árboles y arbustivos que se van a plantar y ponerlos en un vivero, lo cual permite desarrollar el proceso de manera escalada, económica y rápida, reduciendo así los costos sustancialmente y obteniendo un control de cada especie que se utilizará”, explicó Luis Alfonso Giraldo, docente del Departamento de Producción Animal de la Facultad de Ciencias Agrarias.

    Además de los árboles de eucalipto, usados en zonas cálidas, también se pueden plantar especies como Teca y Acacia Mangium. Respecto a las arbustivas se utilizan Cratylia, Botón de Oro, Matarratón, entre otros. Estas variedades son usadas en las nueve subregiones del departamento y en todos sus pisos térmicos.

    Se estima que cerca del 45% de los suelos útiles del país son ocupados por la ganadería, por eso, se hace necesario encontrar alternativas para mejorar su productividad y reducir las afectaciones al medio ambiente para garantizar una economía sostenible en los sectores rurales.

    Una de las fincas beneficiadas con el proyecto pertenece a la Fundación Bertha Arias de Botero, que acoge a adultos mayores con limitaciones físicas y cognitivas en los municipios de Venecia y La Estrella.

    Hace cuatro años, los trabajadores de esta fundación realizaron un diplomado con la Facultad de Ciencias Agrarias de la Sede Medellín y a partir del conocimiento adquirido empezaron a implementar conjuntamente arreglos silvopastoriles en sus fincas. Gracias a este proyecto su producción aumentó considerablemente y por ende los ingresos para sostener a más de 300 adultos mayores que apadrina la Fundación.

    “Gracias a la ayuda de la Universidad hemos aumentado la capacidad de carga de la finca, en estos momentos los informes y los pesos del ganado están entre 850 y 900 gramos, una cifra realmente alta pues hace cuatro años los pesajes estaban entre los 300 y 350”, indicó José Norvey Patiño Castaño, profesional en Técnicas Forestales y trabajador de la Fundación Bertha Arias de Botero.

    Así mismo agregó que, “hemos mejorado la entrega del animal, pues pasamos de novillos de entre 28 y 38 meses a animales de 22 y 24 con el mismo peso”.

    Por su parte, con el ganado de leche, diariamente la finca entrega a las empresas encargadas del procesamiento 900 litros, los cuales son bonificados por su alta carga de proteína.

    “A la 1:00 p.m. y en campo abierto tenemos temperaturas de 39 grados centígrados, mientras que debajo de los eucaliptos son cinco grados menos; esa disminución de temperatura es significativa para darle bienestar al animal, además los pastos se mantienen más frescos, verdes y fértiles en épocas de verano y el suelo guarda más humedad y oxigenación de la tierra por las raíces de los árboles”, precisó Esteban Soto Isaza, administrador general de las fincas de la Fundación.

    Gracias a estos métodos silvopastoriles los sistemas productivos aumentaron progresivamente con los años, hasta el punto de alcanzar la obtención de casi mil litros de leche diarios.

    “Anteriormente producíamos cerca de la mitad de lo que hoy estamos haciendo con el ordeño y eso también es gracias al sistema de silvopastoreo con que nos apoya la Universidad, pues diariamente hacemos rotaciones de potrero que ayudan a que el ganado se encuentre en excelentes condiciones para producir alimento”, agregó Soto Isaza.

    Desmitificando mitos

    En el argot popular, se contempla que la siembra de pinos u otras especies arbóreas genera la sequía y desertificación de los suelos. El profesor Luis Alfonso Giraldo desmintió estas afirmaciones y expresó que, por el contrario, la diversificación de los suelos trae consigo muchos beneficios.

    “Los beneficios del silvopastoreo, además de que busca reconvertir las formas de producción tradicionales dándoles valor agregado para el confort del animal y la producción, también permiten reducir la emisión de metano y al realizar talas de los árboles, se pueden obtener hasta cinco millones de pesos los cuatro primeros años por la venta de madera para pulpa y a largo plazo ocho millones de pesos adicionales por hectárea”, concluyó el profesor Luis Alfonso Giraldo.

    (FIN/AGG)

    12 de septiembre del 2018