Escudo de la República de Colombia
A- A A+

Pese a no ser aprobada por no alcanzar el umbral, la Consulta Anticorrupción del 26 de agosto dejó planteados algunos escenarios políticos que jugarán un papel importante en la agenda nacional. Expertos de la U.N. y de la Universidad EAFIT analizan y explican en qué consisten cada uno de estos puntos.

 

  • Aunque no pasó el umbral, la Consulta Anticorrupción consiguió 11’684.951 votos.

    Aunque no pasó el umbral, la Consulta Anticorrupción consiguió 11’684.951 votos.

  • El Presidente de la República, Iván Duque, se reunió con los voceros de cada partido para definir acuerdos en contra de la corrupción. Foto tomada de: www.presidencia.gov.co

    El Presidente de la República, Iván Duque, se reunió con los voceros de cada partido para definir acuerdos en contra de la corrupción. Foto tomada de: www.presidencia.gov.co

  • Estas fueron las siete preguntas de la Consulta Anticorrupción. Imagen tomada de: https://www.registraduria.gov.co/

    Estas fueron las siete preguntas de la Consulta Anticorrupción. Imagen tomada de: https://www.registraduria.gov.co/

  • Los expertos coinciden en que la corrupción es un mal que afecta todas las dinámicas del país.

    Los expertos coinciden en que la corrupción es un mal que afecta todas las dinámicas del país.

    1.   11’684.951 votos que piden un cambio

    El efecto que la Consulta Anticorrupción causó en la agenda pública fue muy importante, pues logró dejar de lado temas como la violencia para centrar las miradas en un problema que hasta hace muy poco parecía invisible.

    “Este análisis hay que hacerlo dejando a un lado las emociones que la consulta haya podido generar, pues se haya o no aprobado, es valioso que la gente entienda que el país colapsó en materia de corrupción desde los años 80 y que es este es el verdadero problema, el cual se puede ver más claro sin la cortina del conflicto interno”, comentó Pedro Luis Pemberthy López, docente de la Facultad de Ciencias Humanas y Económicas de la Sede Medellín.

    Opinión a la que se suma Alejandro Gómez Velásquez, profesor de Derecho Constitucional de la Universidad EAFIT, quien manifestó que los más de 11 millones 600 mil votos causaron tal impacto que los partidos políticos deberán hacer acuerdos programáticos para aplicar los siete pedidos especificados en la consulta.

    “El efecto político fue evidente al propiciar que los partidos se reunieran con el Presidente de la República para conciliar las estrategias jurídicas para implementar cada uno de los puntos; algunos se harán por reformas legales, otros por reformas constitucionales y otros, inclusive, saldrán de la agenda pública”, precisó Gómez Velásquez.

    1.   Vacíos jurídicos en la Consulta

    Pese a la gran votación, se necesitaban más de 12 millones de votos en la Consulta para hacerla vinculante jurídicamente, es decir, para que el Congreso de la República tuviera que crear en un año las leyes que los colombianos demandaban en las urnas; de no hacerlo en los tiempos estipulados, el Presidente de la República lo asume de manera subsidiada para establecerlos por decreto.

    No obstante, como el umbral no fue alcanzado, el Congreso no tiene el deber jurídico de implementar lo que se estaba proponiendo en la consulta, aunque haya intenciones de hacerlo políticamente por la ya mencionada cuantiosa votación.

    Así mismo, los expertos coinciden en que los puntos de la Consulta presentaban inquietudes jurídicas, como es el caso de los sueldos de los parlamentarios o la cantidad máxima de períodos en los que pueden legislar.

    Salario de los congresistas: es quizás uno de las puntos que más motivó a las personas a votar la Consulta, pues el sentir generalizado de la población considera que su salario, 40 salarios mínimos mensuales legales vigentes (smmlv), es muy alto y que la propuesta de 25 es lo ideal.

    Pese a ello, el profesor Pemberthy considera que llevar a buen término esta propuesta es muy difícil, pues el salario de los congresistas está protegido por la Constitución y no aplicaría una ley sino una reforma constitucional para que se haga efectivo este mandato.

    “No podemos olvidar que la remuneración se da de muchas maneras, por lo que inclusive los congresistas pueden aplicar la rebaja salarial pero se podrían adherir otras condiciones o mecanismos de compensación como el aumento de gastos de representación o la reformulación de viáticos o comisiones que terminen personificando salarios mucho más altos de los que tienen ahora”.

    Tres periodos en corporaciones públicas: no más parlamentarios atornillados en el poder, como el caso de Roberto Gerlein, exsenador del Partido Conservador quien estuvo 50 años en el Congreso, es lo que buscaba este punto de la Consulta. Sin embargo, el profesor Pedro Luis Pemberthy considera que de no establecerse claramente las condiciones puede haber una burla a la ley.

    “Según las interpretaciones de la norma que se dan en el derecho y por parte del legislador, algún congresista podría estar tres periodos en Cámara de Representantes y otros tres en el Senado y no estaría burlando la norma o inclusive legislar dos periodos seguidos, descansar uno y volver para otros dos”, agregó Pemberthy.

    1.   Oportunismo político

    Después de las votaciones del 26 de agosto, algunos representantes de diferentes partidos políticos salieron a reconocer la alta participación e inclusive se atribuyeron gran cantidad de estos votos. Los expertos analizan estas situaciones y consideran que las próximas elecciones regionales tienen un papel preponderante.

    “Los más de 11 millones de votos fueron raponeados por los partidos políticos y eso está mal, porque hubo gente que salió motivada por la lucha que daba la consulta y no por afinidades y eso también invita a preguntarse si hubo intereses u oportunismo político en la consulta o porque quienes la promovieron tienen interés en aspirar a las alcaldías y gobernaciones”, explicó el profesor Pemberthy López.

    Al contrario, el profesor Alejandro Gómez considera que la Consulta Anticorrupción tiene efectos políticos pero no necesariamente electorales.

    “Negar que la consulta jugaba y tenía un interés político es imposible, pues es clarísimo que los promotores tenían cierta legitimidad por los resultados obtenidos, pero no me atrevería a decir que estos sean endosables políticamente a los promotores”, precisó el profesor de la Universidad EAFIT.

    1.   Corrupción privada

    Los expertos coinciden en que la corrupción es un mal que afecta todas las dinámicas del país, pero que se ha olvidado un actor que es fundamental para que esta se configure y es el sector privado, pues aunque los funcionarios del gobierno son los que desfalcan las arcas, estos dineros van a dar a cuentas particulares. Solo en los casos de Odebrecht y Reficar el país perdió más de nueve mil millones de dólares.

    “Desde 1995 existe la ley 190 que establece normas tendientes a preservar la moralidad en la Administración Pública y se fijan disposiciones con el fin de erradicar la corrupción administrativa, en el Código Penal hay muchas normas también, pero se olvida la privada, estamos creyendo que el problema está en el sofá y no es así”, concluyó el profesor de la FCHE Pedro Luis Pemberthy López.

    (FIN/AGG)

    3 de septiembre del 2018