Escudo de la República de Colombia
A- A A+

Sí Francisco José de Caldas viviera, sería reconocido entre los académicos de hoy con la categoría de genio. Hace más de 200 años este criollo ilustrado fue llamado El Sabio y así pasó a la historia como uno de los intelectuales más boyantes de la Nueva Granada y prócer de la independencia. Pero, ¿qué hizo y quién fue este personaje que a 250 años de su natalicio el Consejo Ejecutivo de la Unesco declaró el 2018 como el año para conmemorar su legado?

  • Francisco José de Caldas y Tenorio fue llamado El Sabio. Pasó a la historia como uno de los intelectuales más boyantes de la Nueva Granada y prócer de la independencia.  Tomada de: https://www.biografiasyvidas.com/biografia/c/caldas.htm

    Francisco José de Caldas y Tenorio fue llamado El Sabio. Pasó a la historia como uno de los intelectuales más boyantes de la Nueva Granada y prócer de la independencia. Tomada de: https://www.biografiasyvidas.com/biografia/c/caldas.htm

  • Fortalecer la investigación es uno de los legados de Caldas que cobra vigencia en la actualidad.

    Fortalecer la investigación es uno de los legados de Caldas que cobra vigencia en la actualidad.

  • Para El Sabio Caldas el camino hacia la libertad era el conocimiento.

    Para El Sabio Caldas el camino hacia la libertad era el conocimiento.

  • El Sabio estudió la geografía nacional, hizo parte de la Expedición Botánica y fue uno de los precursores de la Geografía de las Plantas. Tomada de:  http://www.elmundo.com/portal/cultura/palabra_y_obra/la_importancia_de_francisco_jose_de_caldas.php

    El Sabio estudió la geografía nacional, hizo parte de la Expedición Botánica y fue uno de los precursores de la Geografía de las Plantas. Tomada de: http://www.elmundo.com/portal/cultura/palabra_y_obra/la_importancia_de_francisco_jose_de_caldas.php

    El payanés Francisco José de Caldas y Tenorio obtuvo el título de Bachiller en Derecho del Seminario Mayor de Popayán y estudió en el Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario de Santafé de Bogotá, pero no llegó a obtener el título de Licenciado y Doctor en Derecho por cuestiones de salud. Sin embargo, sus intereses estaban más allá pues Caldas quería ser científico.

    Bajo la premisa de que “el fin más elevado del hombre es el conocimiento que lleva a la libertad”, de manera autodidacta Caldas incursionó en áreas como la geografía, la cartografía, la botánica, la astronomía, la ingeniería militar, el periodismo científico y otros oficios que desarrolló convencido de habitar un territorio variado y diverso el cual era preciso estudiar y conocer a fondo.

    Según el profesor Álvaro Gaviria Mazo de la Universidad de Antioquia, Caldas fue el precursor de la investigación en el país por sus aportes en muchas áreas del conocimiento distintas a su profesión original: Derecho.

    “Se puede decir que El Sabio fue el primer decano de ingeniería de Colombia, él dirigió la Academia Militar de Ingenieros que se fundó en Antioquia en 1814. En sus investigaciones por el país y hacia el sur en el Ecuador se volvió investigador de la geografía de las plantas; hizo parte de la expedición botánica donde hizo valiosos aportes en descripción de plantas; fue astrónomo, creó por mano propia un telescopio y dirigió el primer Observatorio Astronómico de Colombia y del Nuevo Mundo; entre muchos otra contribuciones”, declaró el docente.

    Por su parte, el profesor Darío Valencia Restrepo, miembro de la Academia de Ciencias Exactas Físicas y Naturales y ex rector de la Universidad Nacional de Colombia, resaltó de Caldas su visión de conjunto de la naturaleza y sus pobladores y que “su objeto central fue poner al servicio de sus conciudadanos el conocimiento del territorio y sus recursos. Esto se constituyó en una lección ética sobre lo que debe ser una tarea esencial de un científico”.

    Igualmente el académico, subraya aspectos de la producción intelectual del prócer como sus aportes en periodismo, en la búsqueda de una comunidad científica y en la construcción de una nación libre e independiente.

    “Los logros y limitaciones de la obra de Caldas deben ser examinados a la luz de su desempeño en la periferia del trabajo científico internacional. Como primer científico colombiano, legó al país una obra que contribuyó a la creación de una cultura científica y proporcionó un vivo ejemplo de lo que debe ser el compromiso ético del hombre de ciencia y el ingeniero con el bien común de su nación”, precisó Valencia Restrepo.

    2018, el año de El Sabio Caldas

    Considerando las contribuciones de este hombre que vivió para la ciencia y murió por la patria, fusilado en el patio del Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario en 1816 durante la reconquista, el Ayuntamiento de Caldas de Reis (Galicia, España), la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, la Universidad Distrital Francisco José de Caldas, la Casa Museo Francisco José de Caldas y el Ministerio de Cultura de Colombia en asociación con la Unesco, organizaron actividades y jornadas en diferentes ciudades de Colombia y España para divulgar su vida y obra.

    Conferencias, exposiciones, concursos y turismo científicos, entre otras actividades, que finalizarán con el Congreso Internacional que tendrá lugar en Popayán durante octubre, hacen parte de la conmemoración de los 250 años del nacimiento de quien es considerado el primer científico colombiano.

    Un legado vigente

    Hoy más que nunca, en el escenario de una Colombia que precisa de ciudadanos que participen de los procesos políticos, sociales y culturales definitivos para la construcción y el futuro del país, la figura de un personaje como Francisco José de Caldas, quien fue capaz de establecer una relación irrompible entre conocimiento y libertad, debe superar los anaqueles de la Historia.

    Al respecto, vale la pena retomar la opinión del escritor y divulgador científico Gabriel Jaime Gómez Carder, quien se refirió al tema en 2016 a propósito de la conmemoración de los 200 años de la muerte del prócer. “Está muy vigente el tema de la importancia de desarrollar la ciencia en el país, de la necesidad de defender la libertad y de consolidar un sistema educativo equilibrado que contenga ciencia y humanismo porque Caldas no solamente era preparado en ciencias sino un humanista y una persona muy completa en su formación cultural”.

    Estudiar y conocer el país desde su diversidad así como potenciar la investigación y la educación, son quizás las ideas más vigentes de este personaje histórico de quien el académico Valencia Restrepo valora, sobre todo, su lucha “por liberarnos de otras cadenas no menos opresoras, las cadenas de la ignorancia”.

    (FIN/CST

    12 de junio del 2018