Escudo de la República de Colombia
A- A A+

Cuando se habla de energías alternativas se hace referencia a todas aquellas formas de producción que utilizan recursos renovables para su funcionamiento. Las más conocidas son la solar o fotovoltaica, de biomasa y eólica. Expertos de la U.N. y del sector industrial dan su concepto sobre las capacidades que tiene el país en este tema.

  • Según La Unidad de Planeación Nacional Minero Energética (UPME), las energías renovables cubren actualmente cerca del 20% del consumo mundial de electricidad. Fotografía tomada de: https://www.epm.com.co/site/home/institucional/nuestras-plantas/energia/parque-eolico

    Según La Unidad de Planeación Nacional Minero Energética (UPME), las energías renovables cubren actualmente cerca del 20% del consumo mundial de electricidad. Fotografía tomada de: https://www.epm.com.co/site/home/institucional/nuestras-plantas/energia/parque-eolico

  • Los residuos agroindustriales también son una gran alternativa de energía y generan valor agregado a diferentes productos farmacéuticos y estéticos.

    Los residuos agroindustriales también son una gran alternativa de energía y generan valor agregado a diferentes productos farmacéuticos y estéticos.

  • En Colombia la producción de energía primaria proviene de la hidroelectricidad, por la abundancia de agua en la mayoría de zonas del país.

    En Colombia la producción de energía primaria proviene de la hidroelectricidad, por la abundancia de agua en la mayoría de zonas del país.

  • Colombia tiene todas las condiciones para usar las energías alternativas actuales. Fotografía tomada de: https://pixabay.com/es/energ%C3%ADa-solar-fotovoltaica-actuales-2666106/

    Colombia tiene todas las condiciones para usar las energías alternativas actuales. Fotografía tomada de: https://pixabay.com/es/energ%C3%ADa-solar-fotovoltaica-actuales-2666106/

    Para Farid Chejne Janna, profesor titular de la Facultad de Minas de la Sede, el poder que tiene Colombia para el aprovechamiento de energías renovables es muy grande, teniendo en cuenta algunas zonas del país donde las condiciones climáticas y geográficas lo facilitan.

    “Hay diferentes zonas del país, como por ejemplo la Guajira y Cúcuta, donde la disponibilidad de horas de sol permite el aprovechamiento para la generación fotovoltaica y la concentración de los rayos solares, pues en promedio hay seis horas de sol permanentes gracias a la poca nubosidad que se presenta”, indicó el profesor Chejne Janna.

    El uso de la energía fotovoltaica en el país no es algo novedoso, según el físico y magister de la universidad Nacional de Colombia, Humberto Rodríguez Murcia, en su artículo “Desarrollo de la energía solar en Colombia y sus perspectiva”, pues han sido las zonas rurales las que han motivado la ejecución de este tipo de producción por sus costos a largo plazo.

    “El precio de los combustibles, y los costos de Operación y Mantenimiento en las distantes zonas remotas, hacen que la generación solar resulte más económica en el largo plazo y confiable. Estas actividades surgieron con el Programa de Telecomunicaciones Rurales de Telecom a comienzos de los años 80, con la asistencia técnica de la Universidad Nacional. En este programa se instalaron pequeños generadores fotovoltaicos de 60 Wp (Wp: vatio pico) para radioteléfonos rurales y ya en 1983 habían instalados 2.950 de tales sistemas”, explica Rodríguez Murcia en su artículo.

    Así mismo, Bernardo Vargas Gibson, presidente de Interconexión Eléctrica (ISA S.A), reconoce que aunque la empresa es transportadora y no generadora de energía, sí han estado muy pendientes de los desarrollos que en esta materia se presenten para apoyar a su consolidación.

    “Es claro que tenemos como país mucho potencial para las energías renovables, principalmente la solar y eólica, e inclusive la ley 1715 de 2014 ya está fructificando, por eso debemos ir en ese camino ya que nuestra huella de renovables no convencionales es mínima”, agregó el presidente de ISA S.A.

    Actualmente en Colombia, la energía eólica (producida por el viento) está siendo explorada y es la zona norte la que cuenta con las mejores potencialidades para generar este recurso. Por ejemplo, en la Alta Guajira, Empresas Públicas de Medellín (EPM) puso en funcionamiento el primer parque eólico, Jepirachí, con 15 aerogeneradores que aportan 19.5 megavatios al Sistema Interconectado Nacional.

    Residuos agroindustriales o biomasa, otra alternativa

    Aunque en el imaginario colectivo cuando se habla de energías renovables están en primer lugar solar y la eólica, hay otro tipo de energía que tiene un gran potencial y es producida por biomasa.

    La biomasa es cualquier material de tipo orgánico proveniente que puede utilizarse para producir energía y se genera al transformar madera, plantas o residuos y a partir de allí pueden obtenerse combustibles, energía eléctrica, fuerza motriz o energía térmica.

    Este tipo de energía emite poco dióxido de carbono y podría ser una solución a los métodos alternativos para eliminar desechos (entierro de basura y quema al aire libre). La dificultad es que requiere alta inversión de capital y su rentabilidad sólo se vería a largo plazo.

    No obstante, el profesor Farid Chejne Janna, ve en este tipo de energía una gran alternativa para generar valor agregado a los productos.

    “En relación a los residuos agroindustriales, de cualquiera de esas semillas que se desperdician, se pueden sacar más de 500 productos, los cuales se utilizan en industrias farmacéuticas y alimentos, por lo que deberíamos entender que ahí tenemos una especie de oportunidad muy grande al ser un país agrícola, yo veo en el tema solar, eólico y sobretodo de biomasa muy buenas alternativas”, expresó el profesor.

    En Colombia se tienen estudios de producción de biomasa, según el Ministerio de Educación Nacional, con el bagazo de la caña, con una producción anual estimada en 1.5 millones de toneladas y de cascarilla de arroz, con la que se producen más de 457.000 toneladas al año. Las zonas más adecuadas para generar esta energía son los Santanderes, los Llanos Orientales y la Costa Atlántica.

    Energías alternativas, una opción para generar empresa

    Los expertos coinciden en que quizá aún no se ha popularizado el uso de estas alternativas por el alto costo que implican en el corto plazo, por lo que es necesario a partir de políticas públicas, incentivar este tipo de producción de energías y por ende, la creación de nuevas empresas.

    “Una vez el país tome las decisiones para el aprovechamiento de este tipo de energías se abren posibilidades para el desarrollo de empresas capaces de suministrar muchos elementos y hacer los ensambles aquí mismo, abaratando por un lado los costos de producción y facilitando un nuevo nicho de nuevos mercados en el país y por ende generando más empleo”, argumentó el profesor de la U.N., Farid Chejne Janna.

    Además de las alternativas anteriormente descritas, el país también cuenta con potencial en energía hidráulica, oceánica y geotérmica, constituyéndose en una potencia tanto en materia de generación de energía convencional como renovable en la región centro y suramericana.

    (FIN/AGG)

    16 de abril del 2018