Escudo de la República de Colombia
A- A A+

Con la presencia del vicerrector de la Universidad Nacional de Colombia Sede Medellín, John Willian Branch Bedoya, se dio inicio, este miércoles 24 de junio, al XXV Congreso Nacional de Estudiantes de Ingeniería Industrial, Administrativa y de Producción (CONEIAP). 

El evento, que se extendió hasta el viernes 26, buscaba resaltar lo mejor de los investigadores de ingeniería a nivel nacional, la experticia de los profesionales exitosos y dar a conocer los procesos productivos que a través de la ingeniería mejoran la calidad de vida de las comunidades.

El CONEIAP fue creado hace 25 años por la Asociación Nacional de Estudiantes de Ingeniería Industrial, Administrativa y de Producción (ANEIAP), y se realiza anualmente en diferentes ciudades del país. Esta versión fue organizada por sus asociados pertenecientes a la Universidad Nacional de Colombia Sede Medellín, la Universidad de San Buenaventura y la Universidad de Antioquia.

El propósito del XXV congreso fue hablar de los retos actuales de la ingeniería, por eso a través del llamado “Ingeniero, asume tus retos” invitó a los estudiantes a pensarse desde tres puntos de vista: la empresa como núcleo fundamental del sistema productivo, la ciudad en tanto entorno de competitividad y el Estado como el facilitador de las relaciones entre los entes productivos.

Según el vicerrector de la Universidad Nacional de Colombia Sede Medellín, el enfoque de este año permitió a los estudiantes asistentes “conocer dónde están los principales elementos asociados fundamentalmente con la industrialización del país, donde estas profesiones juegan un papel muy importante toda vez que en su seno se enmarca la transformación propia de las materias primas en productos con valor agregado, lo cual, a su vez, representa un gran impacto social y económico para las comunidades”.

Juan Felipe Laverde Salazar, coordinador general del congreso y estudiante de décimo semestre de Ingeniería Administrativa, explicó que la importancia de la temática del evento se debió, principalmente, a que hay un déficit de ingenieros en el país; por tanto, “el objetivo básicamente es que cada uno de los asistentes tenga una percepción de lo que como ingenieros vamos a asumir en el futuro, pues la idea es que sean los estudiantes de hoy quienes conformen el motor que impulse el desarrollo”.

A propósito, Boris Garzón, estudiante de Ingeniería Industrial de la Universidad Libre Sede Bogotá y quien asiste desde hace cinco años al congreso, aseguró que  su participación le “ha permitido encontrar una variedad de temas que le apuntan a darnos a nosotros como estudiantes herramientas y conocimientos que nos permitan ser diferenciales”.

“En este 2015 el ideal fue aprovechar el conocimiento al máximo para salir del espacio a impactar los espacios en los que actuamos a diario, porque además de ser ingenieros hacemos parte de una sociedad y somos los llamados a innovar, a participar y a dar los aportes que necesita el país. Tenemos que trabajar por futuro del que somos responsables a partir de ya”, concluyó Garzón.

Con representación estudiantil de ciudades como Barranquilla, Bogotá, Cali, Medellín, Pamplona, Riohacha, Santa Marta, Valledupar, entre otras, los futuros ingenieros tuvieron la oportunidad de conocer las tendencias actuales en materia de ingeniería, relacionadas con gestión del conocimiento e innovación, y que constituyen un elemento trasformador de la sociedad a nivel económico y social. 

27 de junio de 2015