Escudo de la República de Colombia
A- A A+

“A mí me gusta mucho la Universidad porque cada vez que estamos en vacaciones nos dan una semanita para aprender muchas cosas, por ejemplo, hemos aprendido a prender foquitos, un poco de astronomía y también hubo una paradita sobre pájaros y todo ha sido muy chévere”. Este es el testimonio de Cristóbal Peña González de ocho años, quien participa regularmente con su hermana Isabela de las actividades de los Niños Científicos de la U.N.

  • El programa Niños Científicos de la U.N. se creó en el segundo semestre de 2016.

    El programa Niños Científicos de la U.N. se creó en el segundo semestre de 2016.

  • En un año el Programa ha impactado a más de 200 niños.

    En un año el Programa ha impactado a más de 200 niños.

  • Los pequeños realizan en la Universidad diferentes actividades que los vinculan de una manera divertida y responsable a las diferentes áreas de conocimiento.

    Los pequeños realizan en la Universidad diferentes actividades que los vinculan de una manera divertida y responsable a las diferentes áreas de conocimiento.

  • El avistamiento de aves es una de las actividades que más disfrutaron los niños.

    El avistamiento de aves es una de las actividades que más disfrutaron los niños.

  • Recorrido por el Campus El Volador buscando algunos de los tesoros de la Sede.

    Recorrido por el Campus El Volador buscando algunos de los tesoros de la Sede.

  • A futuro la idea es fortalecer la iniciativa y lograr que impacte cada vez a una mayor población.

    A futuro la idea es fortalecer la iniciativa y lograr que impacte cada vez a una mayor población.

    En el segundo semestre del 2016 la Universidad Nacional de Colombia Sede Medellín emprendió, bajo el liderazgo de la Dirección de Investigación y Extensión, este proyecto enfocado en atender algunas de las necesidades de aprendizaje de la población entre 7 y 15 años. A la fecha el proyecto Niños Científicos de la U.N., que ajusta un año en ejecución, ha impactado a 256 pequeños.

    “Uno de los objetivos que nos trazamos fue potenciar las habilidades de los niños y jóvenes a partir de un método constructivista, es decir, aprender haciendo, de ahí que los chicos realicen actividades de distintos tipos y con herramientas que les permiten tener aprendizajes significativos”, expresó Gloria Cecilia Arroyave Ochoa, responsable de la iniciativa.

    Y en efecto, los niños aprenden y, además, estimulan sus talentos. José Daniel Peña, empresario y egresado de posgrado de la Sede, es el papá de Cristóbal e Isabela y asegura que tras un día en la Universidad sus hijos llegan a casa llenos de preguntas, de ideas y con tal amor por el conocimiento que él desearía haber tenido una oportunidad como esta en su infancia.

    “A mí me encanta el Programa. Lo que más me gusta es que la Universidad tiene un sello de calidad indiscutible que se les va contagiando de alguna manera a los niños; ellos se van adentrando poco a poco en un ámbito educativo e investigativo y lo disfrutan tanto que regresan a casa con ganas de hacer cosas nuevas”, señaló Daniel Peña.

    Actividades enfocadas en física, química, astronomía, robótica y electrónica, fueron algunas de las que se abordaron en el primer semestre del 2017. Para el segundo el ejercicio se enfocó en la Facultad de Arquitectura, los pequeños tuvieron ocasión de adentrarse en aspectos relacionados con fotografía y video, escultura, pintura, caricatura  y maquetería; este última fue uno de los ejercicios que más emocionó a Cristóbal.

    “Desde el 2017-2, los sábados cada 15 días hacemos actividades de interés como avistamiento de aves, el cual logramos con el apoyo de la Sociedad Antioqueña de Ornitología;  la búsqueda de los tesoros de la Sede, donde les enseñamos a los niños algunos de los baluartes de la Universidad como el mural pedagógico de entomología y los tótem míticos del maestro Pedro Nel Gómez; recorridos ecológicos con el apoyo del área de Gestión Ambiental por el Arboretum y Palmetum; entre otras”, comentó Arroyave.

    Paula Andrea Lopera, empleada de la Universidad, inscribió por primera vez a su hija Susana a Niños Científicos de la U.N. “Yo confío plenamente en la Universidad, sé que mi niña queda en las mejores manos y me puedo ir a trabajar tranquila sabiendo que va a aprovechar bien el tiempo libre y que va a aprender y a disfrutar con otros niños”, dijo sobre el proyecto.

    Para el próximo año, la idea es precisamente fortalecer, con el apoyo de las diferentes facultades, esta iniciativa que, por ahora, es exclusiva de la U.N. Sede Medellín. “Hay planes para hacer intercambios con colegios y tenemos proyectado visitar alguna de las estaciones agrarias de la Sede”, concluyó Gloria Cecilia Arroyave Ochoa. 

    (FIN/CST)

    1 de diciembre del 2017