Escudo de la República de Colombia
A- A A+

Wilder Buriticá es usuario de la Unidad de Atención Integral Psicosocial a la Población Crónica en Calle con Discapacidad Física y/o Mental APCD, de la Secretaría de Inclusión Social y Familiar de Medellín. Él y sus más de veinte compañeros están logrando canalizar su vida a través del arte. A este proyecto la Universidad Nacional de Colombia Sede Medellín, abrió un espacio durante el mes de junio.

Un total de 21 piezas artísticas: 17 pinturas en acrílicos sobre lienzo, una instalación escultórica y tres pinturas sobre papel, que narran las miradas del mundo de personas con discapacidad física y/o mental, ocupan El Espacio del Hombre de la Biblioteca Efe Gómez entre el 1º y el 30 de junio.

El arte como terapia, acompaña, facilita y posibilita cambios significativos en las personas pues utiliza diversas manifestaciones artísticas como canales de expresión que permiten ir más allá del aspecto verbal. Al respecto,  Emersson Caro Cencio, profesional en artes plásticas vinculado al proyecto, afirmó que “con las obras cada uno expresa algo particular y significativo de cómo captan su realidad. Lo que plasman a través de sus trazos, por desproporcionados que parezcan, constituye algo hermoso porque es una ventana a su mundo”.

La experiencia de Wilder Buriticá, por ejemplo, es muy reveladora en este sentido. Él vivió durante años en situación de calle, consumió drogas y presenció el levantamiento del cadáver de su hermano a quien ya devoraban los gallinazos, sus pinturas retratan la calle y sus recuerdos más difíciles.

“Lo que pasa con Wilder es que a través de la palabra nunca manifiesta nada, en cambio sus dibujos cuentan todas esas situaciones que lo marcaron”, comentó Emersson Caro.

El proyecto de la Secretaría de Inclusión Social y Familiar de Medellín es además una apuesta por la inclusión y la visibilidad de esta población, muchas veces estigmatizada.

“Ellos tienen derecho a ser reconocidos y qué mejor manera que desde el arte, por eso la idea es gestionar exposiciones, concursos, muestras… que permitan verlos de otra manera, no como alguien con una discapacidad mental sino como seres humanos que tienen otros espacios en la sociedad”, manifestó Caro.

A propósito de la exposición, el pasado viernes 19 de junio, en la Biblioteca, se hizo entrega de un reconocimiento simbólico a algunos de los autores de las piezas que conforman la exposición. “Esto es solo una muestra de que no somos tan diferentes, estamos viviendo y realizando actividades como cualquier persona”, dijo Ximena Osorio, una de las pedagogas del proyecto.

22 de junio de 2015