Escudo de la República de Colombia
A- A A+

Brasil, Argentina y Chile son algunos de los países latinoamericanos que en los últimos años han adoptado la ecología del paisaje como una herramienta de planeación y ordenamiento territorial. En Colombia, Medellín es una de las ciudades que esta incursionando en esta materia. A propósito del creciente auge de esta disciplina científica en el mundo, el investigador chileno Francisco de la Barrera visitó la U.N. Medellín para hablar sobre algunos de sus aportes.

 

  • La conferencia Ecología del paisaje: ciencia y aporte a la ordenación territorial se realizó en la U.N. Medellín

    La conferencia Ecología del paisaje: ciencia y aporte a la ordenación territorial se realizó en la U.N. Medellín

  • La charla se desarrolló en el marco del Maestría en Estudios Urbano Regionales.

    La charla se desarrolló en el marco del Maestría en Estudios Urbano Regionales.

  • Francisco de la Barrera, profesor de la Universidad de Concepción.

    Francisco de la Barrera, profesor de la Universidad de Concepción.


    La ecología del paisaje se ocupa del estudio de los cambios espaciales y temporales del territorio; para ello echa mano de otras disciplinas como la biología en el sentido de entender cómo funciona la naturaleza, la geografía como la comprensión de los fenómenos espaciales y su relación con el hombre, y algunas ciencias sociales que le permiten analizar el impacto de la acción del hombre sobre el hábitat o territorio que ocupa.
    “Uno de los principales aporte de esta disciplina es entender que las ciudades y en general los paisajes rurales tienen una dinámica, lo que hay en cada sitio afecta la vecindad y por lo tanto cada componente es un ecosistema con un funcionamiento que al ponerse en interacción con otros ambientes que permiten que algunas cosas marchen mejor o peor”, explicó el investigador.


    Históricamente las ciudades se constituyeron como lugar de defensa, el espacio para proteger a las personas de una ruralidad salvaje, hostil y falta de cultura. Sin embargo, esa idea mudó con el tiempo y hoy día no solo es necesario incorporar la naturaleza a la ciudad sino también mejorar la relación que hay entre las zonas urbanas y rurales a través de diferentes aproximaciones, en este punto cobran valor conceptos como el de servicios ecosistémicos: recursos o procesos de los ecosistemas naturales que actúan como bienes y servicios para los seres humanos y que por tanto deben protegerse y conservarse.


    En ese sentido, de la Barrera se refirió a la experiencia de Costa Rica que ha incorporado de manera exitosa la idea de servicios ecosistémicos vinculados a desarrollo turístico y a la conservación de la naturaleza para propiciar el desarrollo económico.


    Así mismo hizo alusión a la experiencia de Medellín como una ciudad que combina adecuadamente el tema de la naturaleza dentro de la ciudad, principalmente gracias al clima que le es favorable.
    “Si bien Medellín lleva un paso adelante, debe enfocarse en encontrar espacios para que esa naturaleza se exprese mejor y aparecen aspectos como la estructura urbana, el ancho de las calles, el espacio entre las aceras y las calles, dentro de las casas o entre medio de los edificios… esos son los grandes desafíos que tiene Medellín en este sentido”, señaló el experto.


    Sobre el futuro de una disciplina como la ecología del paisaje en el ámbito latinoamericano el investigador indicó que su proyección es prometedora.


    “Ahora tenemos una Asociación Internacional de Ecología del Paisaje que es muy fuerte en Brasil, Argentina y que está fortaleciéndose en Chile; por otro lado cada hay vez más países latinos que se están uniendo a esta visión”, concluyó Francisco de la Barrera.